Algunos obispos insisten en la «secesión» de España

El Secretario General de la Conferencia Episcopal, CEE, Juan Antonio Martínez Camino y el arzobispo de Pamplona, Fernando Sebastián Aguilar, defienden nuevamente la unidad de España como “elemento básico del bien común”, y ofrecen las pautas para leer de forma "adecuada" la Pastoral.

Por si alguien tenía dudas sobre el signifiao de su contenido, desde ABC ambos opbispos ofrecieron “elementos objetivos de interpretación para una lectura adecuada de la Instrucción Pastoral”. De esta forma, aseguran, “ayudan a los católicos a responder a sus obligaciones de caridad social respecto a la patria”, a través de un “ejercicio autorizado de la razón moral iluminada y fortalecida por el Evangelio de Cristo”.

Contra los nacionalismos
Camino y Sebastián Aguilar, defensores del ala más ultra conservadora de la Conferencia Episcopal, junto a Rouco y Cañizares, negaron las últimas interpretaciones sobre su polémica pastoral que "pretenden hacer decir que los obispos están en contra de la democracia y que añoran algún modelo político del pasado, autoritario y centralista”. Sin llegar a explicar porqué rechazan estas afirmaciones, quisieron dejar claro a través de una farragosa argumentación que “las pretensiones nacionalistas independentistas no están hoy moralmente justificadas en el caso de España”.

Se apoyan en Juan Pablo II
Para fortalecer esta afirmación recurrieron a lo dicho por Juan Pablo II respecto a Italia: “Es preciso superar decididamente (…) los peligros del separatismo con una actitud honrada de amor al bien de la propia nación y con comportamientos de solidaridad renovada”. Para ambos representantes episcopales hay que tomar buena nota de estas palabras superando “no sólo el separatismo, sino incluso el peligro del mismo”.

No a la autodeterminación, no a la secesión
Los prelados precisaron que “no es moralmente aceptable la secesión, es decir, la ruptura de la unidad política de España por medio de la llamada autodeterminación” y recordaron lo afirmado en 2002 por la CEE en otra instrucción pastoral: “La Doctrina Social de la Iglesia reconoce un derecho real y originario de autodeterminación política en el caso de una colonización o de una invasión injusta, pero no el de una secesión”.

Sí ambiguo a los nacionalismos
Una vez fijada su postura con contundencia respecto al independentismo, ofrecen una contradictoria defensa del nacionalismo, al decir que “la Iglesia, reconoce, en principio, la legitimidad de las posiciones nacionalistas que, sin recurrir a la violencia, por métodos democráticos, pretendan modificar la unidad política de España”. Por si a alguien le surgían dudas sobre esta “contradicción “, aclararon que no es lo mismo “modificar” la unidad de España que “romperla”.

Un referéndum no legítimo moralmente
Nueva y densa explicación para referirse a la posibilidad de que los ciudadanos voten en referéndum la posibilidad de autodeterminación. Sostienen los prelados que no abordan esta cuestión porque no es una propuesta “hecha por nadie de manera explícita y determinada”. Pero, en una breve lección de lógica, aseguraron que si la Instrucción enseña que la unidad de España es “un elemento fundamental del bien común”, encontrarían difícil avalar moralmente ni el referendum ni la autodeterminación, “por más que fuera verdaderamente libre y voluntaria. Nos encontraríamos en un caso de posible legitimidad legal no sustentada en una base suficiente de legitimidad moral”.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...