Alcaldes de distintas localidades de las rías gallegas y la conselleira do Mar en las misas y procesiones en honor de la Virgen del Carmen

Vecinos y visitantes de Aguiño, Cabo de Cruz, Muros, Noia y Rianxo se vistieron ayer de gala para rendir homenaje a la Virgen del Carmen. Tras las misas, que muchos niños recordarán por haber recibido la primera comunión, la multitud se agolpó en los muelles con la esperanza de poder subirse a alguna de las embarcaciones que participaban en la procesión.

Una de las parroquias que vive con especial sentimiento esta celebración es Aguiño. La iglesia registró un lleno que constituía la demostración de la fe profesada a la patrona de los marineros. A su término, una comitiva integrada por la nueva promoción de la policía infantil, el alcalde y otros representantes públicos, y amenizada por la Banda de Música Nuestra Señora del Nordés, emprendió camino hacia el puerto. Tras recorrer las calles y cruzar el pasillo formado por los chicos del Club de Remo Náutico de Ribeira, la Virgen del Carmen pasó a ocupar su lugar en el pesquero Manilo, mientras que la imagen del Niño lo hizo en O Poche.

Escoltados por más una veintena de pequeñas embarcaciones, los dos navíos iniciaron su trayecto hasta el final de la ría de Arousa. En la bocana se realizó la ofrenda floral en recuerdo de los marineros fallecidos.

De vuelta en el puerto, los integrantes del club de remo volvieron a elevar sus palas para dejar que los asistentes condujeran la santa de nuevo al templo. Una vez dentro, los feligreses entonaron la Salve marinera.

A la misma hora que en Aguiño, los barcos se hacían a la mar en Cabo de Cruz. Esta vez, la imagen de la patrona fue llevada por un grupo de mujeres y surcó las aguas a bordo del bateeiro O Rubio. En el momento de echar la corona al mar, la esposa del armador intervino para dedicar unas palabras a los fallecidos en el naufragio del Paquito Nº Dos, Raúl, Germán y Mané. Además de las autoridades locales, en el acto participó la conselleira do Mar, Rosa Quintana.

El homenaje en Muros, así como en Rianxo, tuvo lugar por la tarde. En el primer caso, la santa viajó durante un recorrido de una hora en el Elemont, escoltada por una flota de más de 100 embarcaciones a la que se sumó la trainera del Club de Remo Muros.

Otro lugar que registró una asistencia de récord fue Rianxo. La procesión comenzó en el templo de la Virxe de A Guadalupe y finalizó en el puerto, repleto de embarcaciones que acompañaron al Suárez 2 en la travesía marítima.

Tampoco en la villa noiesa faltaron los actos dedicados a la patrona de los marineros y, como es tradicional, hubo una procesión terrestre que recorrió el casco urbano con el acompañamiento de la Banda Municipal de Noia.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...