Alcalde de Salamanca: «Mientras sea alcalde, la Semana Santa se celebrará con normalidad»

La polémica era inevitable y todos los participantes lo sabían. El Grupo Municipal Ganemos Salamanca ofreció ayer una rueda de prensa para presentar una serie de propuestas culturales en el marco de la Semana Santa. ¿El objetivo? Reforzar las características, sí, culturales de estos días, más allá de su dimensión religiosa. ¿El motivo? La aconfesionalidad del Estado, que debería impedir, a juicio de Pilar Moreno y Gabriel de la Mora -concejales que afrontaron la comparecencia- que, por ejemplo, el alcalde y los integrantes de la Corporación participen como tales en los actos religiosos que proliferan estos días o que se concedan honores a advocaciones o santos, incluidos los patrones de la ciudad.

Este punto de partida se convirtió finalmente en esa anunciada polémica cuando los ediles de la agrupación de electores mostraron sin ambages sus opiniones sobre la Semana Santa. Una fiesta, se quiera o no, de marcada índole religiosa que ocupa las calles de la ciudad durante varios días y que para Ganemos debería ser vista, en exclusiva, desde el punto de vista de la cultura. De ahí que Moreno y De la Mora propusieran medidas para ayudar a los artistas de la ciudad, que no cuentan, denunciaron, con un lugar autogestionado de ensayo desde la desaparición del que tenían en La Salle.

Y de ahí también que Ganemos se abstuviera la semana pasada cuando se aprobó en el Ayuntamiento la subvención a la Junta de Hermandades y Cofradías de la ciudad, por importe de casi 35.000 euros. Un dinero que se reparte entre la ayuda a la propia Junta para su sostenimiento y actividades y la aportación a la restauración del patrimonio artístico. «Nos abstuvimos porque consideramos que está bien que se dé dinero al patrimonio, al que esté reconocido como importante, pero no que se ayude a las cofradías», afirmó Pilar Moreno, que insistió en mirar a la Semana Santa como «hecho cultural y religioso que camina hacia la secularización».

Pero la religión es otro cantar y, en opinión de Ganemos, potenciar a la Semana Santa, desde todos los puntos de vista, implica un «trato desigual» con respecto al resto de religiones. «Salamanca es una ciudad multicultural, en la que se deben tener en cuenta las creencias de todas las personas», apostilló De la Mora, para quien «no se debería hacer ostentación de las cofradías religiosas en edificios públicos», en referencia a los estandartes con los escudos cofrades que cuelgan ya de los balcones del Ayuntamiento.

Y aquí entró de lleno el equipo de Gobierno, encabezado por el alcalde, Alfonso Fernández Mañueco, que en un mensaje en su cuenta de Facebook aseguró que, mientras él sea alcalde, «la Semana Santa se celebrará con total normalidad y contará con todo el apoyo del Ayuntamiento». Por su parte, Julio López Revuelta, concejal de Cultura, mostró en una comparecencia pública, una imagen del Ayuntamiento de Zamora, gobernado por Izquierda Unida, en la que se pueden observar los estandartes de las cofradías zamoranas. De «falta de coherencia» tildó López la actitud de Ganemos, grupo al que acusó de realizar «declaraciones populistas». El concejal añadió que el Ayuntamiento no va a permitir «ningún ataque a la Semana Santa, que es un hecho religioso pero también cultural».

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...