Alcalá de Henares pedirá al Obispado que traslade a Reig Pla

El pleno del Ayuntamiento aprueba, con la oposición del PP, una moción para reprobar al prelado que cargó contra los homosexuales el pasado Viernes Santo

COMENTARIO: Todo este asunto estaría resuelto si el Estado no cediera espacios públicos en RTVE, o cualquier otra cadena pública, para que las religiones hagan su pastoral y su proselitismo. Algo que convierte un medio público, al servicio de toda la ciudadanía en algo confesional. Por supuesto que los obispos, como cualquier otra religión, convicción o persona, tiene deecho a expresar su doctrina, pero en sus iglesias y con sus recursos, que son muchos, pues disponen de prensa, cadena de radio y televisión propias. 

Ahora denuncian falta de separación entre la iglesia y el Estado, pero la hay ahora, y la hubo antes cuando le permiten utilizar un medio público para exponer su doctrina. Fue el señor Pla el que inició esa intromisión y vulneración del principio de separación y de violación de los Derechos Humanos. No lo olvide señor Pla.


La polémica sobre las palabras del obispo de Alcalá Juan Antonio Reig Pla en la homilía de Viernes Santo provocaron ayer un encendido debate en el pleno municipal de Alcalá de Henares, según informa El Diario de Alcalá.

UPyD ha llevado al pleno una moción en la que piden que el Obispado traslade a Reig Plá y que el Ayuntamiento no lo invite a actos oficiales. El edil Ricardo Rubio ha justificado la moción por "el sentido común" y porque el obispo, lejos de retractarse por sus homófobas palabras, sigue en la misma línea. La moción ha salido adelante a pesar de los votos en contra del PP.

Hace escasamente un mes, el PP ya rechazó una moción, en este caso presentada por IU, para reprobar a Reig Pla. La moción también solicitaba a la Conferencia Episcopal el traslado del obispo de Alcalá y pedía que los cargos públicos de la ciudad no asistieran a los actos en los que interviniera el prelado, ni que éste fuera invitado a los actos oficiales del Ayuntamiento. En esa votación, UPyD se abstuvo, por lo que ayer, la edil de IU Pilar Fernández se preguntó "qué ha cambiado en treinta días". Aun así, IU votó a favor: "Para que individuos de esta calaña no digan estas cosas desde su púlpito no tenemos ningún problema en decir que sí a la moción", especificó Fernández.

El portavoz socialista, Javier Rodríguez, señaló que si hace un mes había motivos para reprobar al obispo, "ahora hay más". Además pidió una reparación del daño causado por las palabras de Reig Pla, "que han colocado a Alcalá en el mapa de la homofobia", añadió. El líder socialista reprochó también la falta de reflejos de los ediles populares que asistieron a la homilía y denunció "el clamoroso silencio político" del equipo de gobierno. Por ello, introdujo una enmienda en este sentido.

Los populares, a través de Gustavo Severien, rechazaron la moción y criticaron "la nueva inquisición en la que se ha instalado el grupo socialista", calificando al portavoz municipal del PSOE como "el nuevo Torquemada". Javier Rodríguez ha especificado que la enmienda que presenta el PSOE "reprueba la actitud de las personas que acudieron a esa misa, no a las personas".

"Ninguna institución está legitimada para juzgar la Doctrina Católica"

La Diócesis de Alcalá afirma en un comunicado que la moción aprobada por el Ayuntamiento viola los Derechos Humanos y el principio de separación Iglesia-Estado.

La Diócesis de Alcalá de Henares asegura que con la moción para reprobar al obispo Reig Pla, aprobada ayer por el pleno del Ayuntamiento, "se produce una triste e intolerable violación de los Derechos Humanos y del principio de separación Iglesia-Estado".

En un comunicado colgado en su página web, el Obispado critica la petición municipal de retirar toda invitación oficial al obispo Reig Pla, que cargó contra los homosexuales en su homilía del pasado Viernes Santo. Además, la moción da luz verde al Ayuntamiento para pedir a la Conferencia Episcopal la marcha del prelado de Alcalá de Henares. El escrito de la Diócesis afirma que "ninguna institución humana está legitimada para juzgar y, menos aún, impedir que se enseñen los contenidos de la Doctrina Católica. Además, cuando tal juicio e intento de conculcar la libertad religiosa procede formalmente de una institución política, se produce una triste e intolerable violación de los Derechos Humanos y del principio de separación Iglesia-Estado".

El Obispado recuerda en su comunicado que Juan Antonio Reig Pla, siempre ha enseñado, con caridad y verdad, la Doctrina Católica; "y así seguirá haciéndolo, con la gracia de Dios".

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...