Alberto Fernández Díaz (PP) reclama priorizar la acogida de refugiados cristianos

El presidente del grupo municipal del PP en el Ayuntamiento de Barcelona, Alberto Fernández Díaz, se ha reafirmado este miércoles en su petición de que la capital catalana priorice la acogida de refugiados cristianos que huyen de sus países por estar perseguidos. Fernández Díaz ya hizo esta petición el pasado lunes, un día después de los atentados en dos iglesias coptas en Egipto.

«Ser cristiano añade un plus de vulnerabilidad y peligrosidad en países en guerra o donde atenta el integrismo islámico», ha sostenido el dirigente popular este miércoles en un comunicado, insistiendo así en su propuesta.

Lo ha dicho después de que el Gobierno de Ada Colau le haya reprochado su posicionamiento, con críticas también de la alcaldesa, que aseguró el martes que su propuesta es discriminatoria y vulnera los Derechos Humanos: «Confío en que reflexione y rectifique, porque es muy grave», añadió Colau en un apunte en Twitter.

Lejos de hacer caso a la alcaldesa, Fernández ha señalado este miércoles que el Gobierno municipal habla de vulneración de derechos cuando ha dado prioridad a los que abandonan su lugar de origen por su orientación sexual, algo que «nadie puede interpretar como una vulneración de derechos ni una discriminación hacia los demás colectivos».

El líder municipal del PP ha sostenido que «los países musulmanes no acogen a refugiados cristianos y, de hecho, tampoco a musulmanes, sus propios hermanos de fe, que también han de buscar acogida en Europa» y ha recordado que «en su día Canadá ya se apuntó a dar acogida a refugiados cristianos».

En esta ocasión ha sido la teniente de alcalde de Derechos Sociales, Laia Ortiz, quien le ha replicado, acusándole de «atizar el odio» y de querer volver a la «época de las cruzadas». «No sé si estaba imbuido de un espíritu especial de Semana Santa o qué le ha pasado por la cabeza, pero es una barbaridad y una aberración», ha dicho Ortiz.


Alberto Fernández vuelve a las Cruzadas

Juancho Dumal

La petición realizada ayer por Alberto Fernández Díaz, presidente del Grupo Popular del Ayuntamiento de Barcelona, para que la ciudad «dé prioridad a aquellos refugiados cristianos que huyen de la barbarie de la guerra y del integrismo islámico» es un plantemaniento no ya reaccionario, sino medieval. Concretamente, de la época de las Cruzadas, entre los siglos XI y XIV.

¿A qué viene a estas alturas diferenciar la religión de quienes huyen de la guerra y del hambre? ¿A qué viene, en un Estado felizmente aconfesional, dar prioridad a unos creyentes sobre otros? ¿Por qué poner el foco en este momento en las diferencias religiosas? ¿Y por qué hacerlo en una ciudad abierta como Barcelona en la que, por cierto, se ha registrado la mayor manifestación de toda Europa en favor de la acogida de refugiados?

Todo indica que Fernández Díaz ha vuelto a marcar territorio político –mirando al sector más ultra del PP en esta caso– sin importarle la utilización en la refriega política de un drama como el de los refugiados.

MARINE LE PEN

No deja de ser llamativo que esta reclamación se produzca pocos días antes de la primera vuelta de las elecciones presidenciales francesas, donde la ultraderecha de Marine Le Pen, blande como tema estrella la inmigración, los refugiados y la supuesta islamización de Francia. Si lo que pretende el hombre del PP en Barcelona es abrir aquí un debate sobre el predomino social de unas creencias u otras, su tentativa está condenada al fracaso. Sencillamente, porque esa guerra de religiones no forma parte de nuestro paisaje cultural y político.

Suele subrayarse que en España no existe una ultraderecha potente –como la francesa, la holandesa o la danesa– que dé la batalla política en el terreno de las críticas al islam y la defensa de los valores tradicionales cristianos. Es cierto, pero con una notable salvedad. Aquí es el PP el que, desde los tiempos de Manuel Fraga, agrupó a personas de talante liberal y democrático junto a los más fieles herederos del llamado franquismo sociológico. A estos últimos dirige Alberto Fernández su ocurrencia para dar prioridad a cristianos sobre musulmanes.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...