Al origen del pensamiento laico

Laicidad y laicismo

Laicidad y laicismo son dos vocablos utilizados indistintamente por la mayoría de los laicos, y comprendidos como la separación de la Iglesia y el Estado.  Aunque los dos vocablos tengan en el fondo la misma finalidad, sobre el plan académico cada uno tiene sus propios significados.

Laicidad, en sus comienzosllamada secularización,  representa en la actualidad un movimiento ciudadano que lucha por la separación del Estado de la  Iglesia Católica, en nuestro país. La Iglesia católica continua teniendo una gran influencia en las Instituciones del Estado, en los centros de enseñanza y goza de privilegios que no son compatibles con los principios de un estado democrático.

El Laicismo, o pensamiento laico, es un sistema de ideas que comenzaron a aparecer al mismo tiempo que las ideas del estado democrático. Para la construcción de la democracia era necesaria la laicidad, es decir separar las creencias y lo divino de lo que es lo laico y lo humano. Como la democracia se crea sobre la base de la igualdad de todos los ciudadanos y de sus libertades, es lo mismo que defiende el laicismo.

El laicismo es una ideología que no está en contra de las religiones siempre y cuando que no quieran imponerse a los Estados. La realidad es que la historia de la Iglesia y la de los Papas es una historia de poder terrenal y de influencia en los Estados europeos, y que el laicismo ha tenido que seguir y desarrollarse para la libertad de conciencia y la igualdad de todos los ciudadanos quedase a la voluntad de los altos eclesiásticos. Pero los enfrentamientos no han sido tanto por la doctrina cristiana que por las ambiciones terrenales de la Iglesia lo que ha producido los grandes problemas en las naciones y en las sociedades. Las derivas de la Iglesia católica han sido tan enormes, tan graves y perjudiciales a tantas personas que se puede decir que es la misma Iglesia la que abandonó el camino del cristianismo primitivo para convertirse en una potencia más terrenal entre las potencias terrenales de Europa.  Esto tampoco significa que el laicismo no reconozca a personajes de estos periodos con conductas de humildad y de caridad hacia el prójimo, pero estas personas hacia cada vez la diferencia del lujo, las riquezas, los metales preciosos y el fausto de la corte vaticana y de tantos otros palacios episcopales que llegaban a deslumbrar a los de los reyes y príncipes por su extraordinario fausto.

Para comprender la evolución de la humanidad y del pensamiento humano, es necesario presentar algunas etapas esenciales del desarrollo del hombre y de las sociedades, hasta el momento en el que el humano comienza a separar dos identidades distintas, la de las creencias y religiones y las propias a las posibilidades del hombre, que era de poder crear con toda independencia, sin la asistencia de Dios ni de sus representantes, sus propias normas humanas, políticas y morales.

Los primeros hombres, después de siglos de evolución de las especies simias, nace la especie humana. El hombre nace libre de su conciencia, sin ninguna influencia ni presiones otras que las de la naturaleza.

El pensamiento humano, desde los comienzos evoluciona, se adapta o se transforma según las exigencias de la naturaleza y las necesidades materiales y sus preocupaciones   existenciales. El testimonio de esta primera evolución son los objetos encontrados encontramos  en las búsquedas arqueológicas, armas y utensilios utilizados por estos primeros hombres, que si no hubiesen tenido la capacidad de pensamiento y de imaginación no hubiesen podido fabricarlos.

Henri Laborit, describe a los primeros hombres iguales a las otras especies animales, absorbidos  enteramente por la inmediata supervivencia y el aprovisionamiento de alimentos. Los primeros hombres vivían en “hordas”, pequeños grupos de humanos,  sin otras leyes que las de la naturaleza, y las normas de convivencia que ellos mismos decidieron. 

El pensamiento religioso aparece en la historia de la humanidad en todos los continentes entre los años 800 y 1200 antes de nuestra era según los cálculos de Karl Jaspers, al denomina periodo axial de la humanidad, tiempo en el que segúnél aparecen todas las ideas fundamentales de las religiones. No hay que considerar que el fenómeno religioso tiene las mismas significaciones en los diversos puntos del mundo. Las religiones son diferentes y adaptadas a las culturas ya existentes en la diversidad de los pueblos.

Las construcciones de las creencias y las religiones parecen ser una etapa necesaria a la evolución de la humanidad. La necesidad de conocer el comienzo del Cosmos y el comienzo del hombre y el significa de su existencia. Como los misterios que encierra el cosmos es imposible de descubrir por falta de conocimientos y medios, no le queda otro remedio que de construirlo con la imaginación.

Si los humanos tenían ya antes sus creencias, lo ignoramos. Algunos científicos creyentes avanzaron la hipótesis que el hombre nació religioso, es decir, que desde el principio tenían la idea de la existencia de Dios en sus conciencias. No existe ninguna prueba científica para afirmarlo, es más la expresión de un deseo que de una realidad. Lo más probable es, que durante siglos el hombre ha vivido sin dioses, y que cuando llegaron vendrían de la imaginación humana sirviendo de respuesta a las interrogaciones sobre misterios imposibles de comprender.

Las religiones, cada una a su manera dará una explicación a los comienzos del cosmos. La gran diferencia entre estas formas de explicación es manifiesta entre el mundo occidental y el Oriente.

Los dioses son el principio del cosmos, antes de ser dioses eran considerados como fuerzas misteriosas sobrenaturales incomprensibles al espíritu humano. Una vez transformadas en dioses y divinidades hacen de estas fuerzas identidades existentes en el mundo de los hombres. Ahora, ya conocidas e identificadas en sus individualidades se les puede respetar y venerarles con ritos y ofrendas para obtener su protección. Su historia quedará presente en el imaginario de cada pueblo y transmitida de una generación a otra oralmente, siglos antes de ser consignadas par escrito que son las que hoy conocemos. Las historias de los dioses, con sus hazañas y aventuras serán relatadas serán relatadas en leyendas y en los mitos. Las mitologías son diversas y las encontramos en muchos de los pueblos prehistóricos. Aunque los contenidos pueden ser diferentes, las estructuras son semejantes como lo atestan los estudios y análisis de una gran cantidad de mitos comparados.

Nuestro camino continuará por el estudio del pueblo griego, pues de la cultura y civilización de este pueblo son los comienzos de nuestra cultura y civilización occidental.

La mitología griega,  comienza por el principio que antes de la creación del Cosmos todo era obscuridad y caos. Del caos, surgen las divinidades creadoras responsables del orden cósmico. Cada elemento del Cosmos, tiene sus leyes y una función, que atribuida por los dioses, aseguran el orden y la armonía del funcionamiento cósmico.

Los dioses y las divinidades son antropomorfos, y también su carácter es igual al de los hombres. Al crear a los dioses semejantes a los hombres, es por utilizar la mejor referencia que conocen, la imagen del hombre. La diferencia que separa al hombre de los dioses griegos, es que son inmortales y poseen poderes sobrenaturales. Los dioses griegos comparados con el dios bíblico, es que el de la biblia es infinito, ya que no tuvo comienzo.

A los dioses se les asigna sus misiones para con los humanos. La misión principal será la de la protección de las ciudades, también habrá otras a las que se les puede implorar para ser ayudados relacionas con necesidades personales de la vida de los ciudadanos, siendo las más frecuentes el amor y la fertilidad.

El orden cósmico, procedente del caos primordial y de la acción de dioses, servirá de modelo en los primeros tiempos a la organización social y política de los gobiernos. La estructura funcional del cosmos en que cada elemento tiene una función indispensable para mantener el orden cósmico, este mismo principio será aplicado a la estructura social de los hombres. Cada individuo que nace, nace en una estructura social determinada para mantener el orden. La estructura de los hombres es piramidal y jerárquica. Unos nacen para mandar y gobernar, esos serán los reyes a los que todos los otros humanos les deben obediencia y respeto. Luego vendrá la casta de los guerreros con sus estructuras militares, su misión es la defensa de las fronteras del reino, la protección de los ciudadanos y la de los reyes. En último lugar, el pueblo llano o la plebe, predestinados al trabajo y la producción para el mantenimiento de todos. Este modelo perduro siglos en los reinos de las civilizaciones de la Antigüedad.

Pero para mantener el orden es necesario un superior o jefe. Esto es lo que ocurrió en el mundo de los dioses. Hesíodo, el poeta, nos relata las luchas entre los dioses por el poder superior divino. Zeus ganando las batallas es el dios superior de todas las divinidades. Dando lugar a una jerarquía divina por orden de importancia en las misiones atribuidas en la corte de los dioses.

Los mitos, son esos relatos de la existencia de los dioses, de sus vidas y pasiones, de sus relaciones con los hombres y de sus poderes sobrenaturales. A los relatos míticos de los dioses a veces se añaden la de algunos héroes por su bravura y valencia en las contiendas contra sus enemigos. Estos héroes pueden también devenir dioses si los hombres lo quieren.

La importancia de los mitos son los símbolos y las interpretaciones que los dan a los acontecimientos. La simbología de estos relatos ha despertado un interés por su estudio y análisis en los círculos universitarios. La simbología perdura en muchos de las situaciones actuales aunque las interpretaciones hayan cambiado.

Entre las personalidades que se han dedicado a su estudio está Freud, para la elaboración de su teoría psicoanalítica. Para Freud, la significación y los símbolos representan las estructuras primarias del pensamiento humano, pues es de los mitos que han comenzado las culturas de los pueblos. De estos estudios Freud percibe los secretos del inconsciente humano. Levi-Strauss vio en la estructura de los mitos el funcionamiento general del pensamiento humano. Tanto Freud como Levi-Strauss vienen a confirmar los mismo, que los mitos son una etapa de la evolución mental de los hombres. Del pensamiento mítico procederá  el pensamiento religioso y que al pensamiento mítico le sucede el pensamiento filosófico.  

Las construcciones mentales de las religiones son muy similares a las construcciones mentales míticas, tienen como  elementos los simbólicos y las significaciones de los rituales. En la misma Iglesia, Filón de Alejandría dijo que las secuencias de la biblia son interpretaciones alegóricas. Para San Agustín, vio en los símbolos un medio para penetrar en el pensamiento divino. Y si se analizan las herejías, son otras interpretaciones diferentes que hacen los hombres de los mismos textos religiosos.

El politeísmo de las primeras religiones, es comparable a la de la Iglesia católica con el número impresionante de vírgenes y de santos. Cada uno su función para cada remedio. A santa Lucio los ojos, a san Cristóbal los conductores y santa Cecilia la música…y así tantos otros para cada necesidad. La religión nos proporciona nuestro santo para cada necesidad terrenal. La protección, de una ciudad o pueblo la dejamos a un santo patrón y se nombra alcalde o alcaldesa a una virgen o santo nombrada por los concejales de un ayuntamiento.

También hay medallas oficiales para una virgen o un santo, cuando este o esta han cumplido  algo de extraordinario, entonces es el gobierno que por ley la designa por méritos en un acto oficial  y en presencia de las altas autoridades civiles y religiosas.

Añadir estos comentarios, es añadir un reflexión a una  situación actual  y hacer comprender que el laicismo es necesario para salir del obscurantismo protegido y mantenido por un gobierno que debería ser civil y laico.

La religión de los griegos,es una religión al servicio del Estado. Las autoridades civiles son los encargados de organizar los cultos, los sacrificios y ofrendas a los dioses. Los sacerdotes al servicio de los cultos son las autoridades del Estado las que las nombran por un periodo determinado según las tradiciones. Estado y religión son Uno pero en las manos del Estado.

Un cambio se producirá en las mentalidades de los griegos, cuando comienzan a dudar de la veracidad de los mitos. El pensamiento se racionaliza y buscan los griegos  las verdades en la observación directa de la naturaleza, sirviéndose de lo que ya conocen las matemáticas y la geometría. El pensamiento filosófico es  remplazado  por el pensamiento filosófico. Pensamiento que no niega la existencia de los dioses pero que los separa de lo que es lo humano y perteneciente al hombre.

El origen del pueblo griego.  En el principio de unos tiempos que se desconocen, grupos de hombres habitaban las islas y parte del continente del á siglos más tarde territorio griego. Del norte,  llegaron unos pueblos de origen indo-europeo que junto con los autóctonos constituirán el pueblo griego, y crearán la primera civilización griega: La civilización Micena.  Civilización que desaparece, sin que conozcamos las causas, en el año 1200 antes de nuestra era. Desde esta fecha se desconoce la historia de este pueblo. Es la llamada: “Época obscura del pueblo griego”

El pueblo griego reaparece en la historia en el siglo VII antes de nuestra era. Una etapa de progreso comienza para la Humanidad. Los griegos de estos tiempos no creyendo en la veracidad de los mitos, abandonan ciertas tradiciones del pasado para consagrarse a la construcción del futuro.

Los primeros pueblos de Grecia, que conocemos de esa nueva épocase debatían en medio de situaciones conflictivas y caóticas. Las relaciones entre los dirigentes y el pueblo eran una continua confrontación. Al interior mismo de las clases sociales, el entendimiento era imposible, cada uno defendía sus propios intereses y privilegios sin preocuparse del interés general de todos. Los gobiernos se sucedían entre tiranos y las clases aristocráticas. La justicia, dependía de los que la administraban, ya que las leyes escritas no existían.

 “Los mismos ciudadanos son los que quieren destruir nuestra gran ciudad, por su afán de riquezas, y los jefes del pueblo con sus injusticias y privilegios, preparan grandes  con su avaricia y desmesura. No saben frenar su rapacidad…se enriquecen dejándose llevar por actos injustos, sin ni siquiera respetan los bienes del Estado; cada uno por su lado roban y saquean.” Finley-Los primeros pueblos de Grecia.,

La ciudad era ingobernable y las reformas se hacían indispensables. Las reformas vendrán de los sietes sabios de Grecia. Ellos fueron los que trajeron al pueblo griego “La Sabiduría”. La sabiduría, concepto utilizado en la Antigüedad, significando “el saber vivir en la felicidad”. La sabiduría del saber vivir engloba el conocimiento de sí mismo y los conocimientos del mundo. Para llegar a la sabiduría que los siete sabios de Grecia trajeron al pueblo eran necesarias la introducción de “Las virtudes cívicas”; principios éticos marcados por la prudencia, el equilibrio y la medida. La sabiduría griega es un concepto civil y laico, que hace referencia al humanismo. La Sabiduría de la Iglesia es la que hace referencia a los divino.

El primer pensamiento laico, racional, dirigido a la organización de la “Cité” es atribuido a los siete sabios de Grecia.” P.Nemo-Hist. de las ideas políticas-Puf.

Las virtudes ciudadanosson las normas que regirán las conductas civiles de los griegos, mientras que “la Piedad”, rigen las conductas para con los dioses. La piedad es el respeto de las leyes divinas y el respeto de las tradiciones.Sócrates fue condenado a muerte por el delito de impiedad, no aceptaba someterse ni a la tradición ni al culto a los dioses oficiales. El tenía el suyo.

Muchos se han preguntado sobre la religiosidad de los griegos, la respuesta es difícil a dar, lo que sí es diferente entre la religiosidad de los griegos y la de los cristianos en que son conceptos muy diferentes en las mentalidades de entonces y la de nuestros tiempos.

Con las reformas emprendidas para organizar las ciudades, se produce un acontecimiento importante que es la separación de un poder civil y laico, de los conceptos e influencias de lo divino y lo religioso. Esta misma separación la hará siglos más tarde el mismo Jesús: “Dar al Cesar lo que es del Cesar y a Dios lo que es de Dios”.

La democracia, otro de los grandes acontecimientos en la historia proviene también del pueblo griego, representado una ruptura total con los antiguos conceptos, al proclamar que todos los hombres son iguales contra l sistema de clases por nacimiento. La libertad total para los hombres no era todavía su momento. La igualdad era solo para los hombres libres, excluyendo las mujeres y los esclavos.

En un sistema, donde los hombres son iguales, el poder tenía que residir en el pueblo, haciendo de todos los hombres libres los responsables del gobierno.

La democracia solo duró unos años. Durante siglos, la democracia, fue un recuerdo de la Historia. Los caudillos de la guerra, los reyes y los emperadores retomaron de nuevo el poder y gobernaron. Los dioses continuaron su carrera  en el Imperio Romano y hasta la persona de los Emperadores se hicieron dioses.

La democracia y el laicismo nacieron juntos, y juntos tienen sus caminos, defienden idénticos valores y el mismo destino. Durante siglos quedaran en la penumbra de la historia en la espera que llegara su momento. El momento llegó y la lucha continua hasta conseguir los ideales de la democracia y del laicismo.

La llegada del cristianismo primero, luego fue la Iglesia la que llegó, convertida en una potencia más entre las potencias terrestres. Como el poder espiritual le parecía insuficiente reclama también el poder terrenal, incluyendo como derecho, documentos falsos que le daban la herencia del Imperio. Con la llegada de los Papas, el cristianismo declina en sus valores y en su doctrina. El lujo y la ambición del poder están por encima de los Evangelios. Durante siglos la Iglesia estuvo arraigada a la codicia de sus prelados sin que nada ni nadie pudiera impedirlo.

En el periodo medieval,  La Iglesia domina todo el continente europeo cristiano. El poder del Papado solo rivaliza  con el poder del Imperio. Las luchas y las intrigas entre el Papado y los reinos son frecuentes en los tiempos medievales, el Papa que no renuncia al poder terrenal desea hacerse con los territorios pertenecientes a los monarcas, y estos hacen alianzas para defender sus territorios  de la codicia papal. El Papa, cuando está en litigio con los reyes, en el nombre de Dios les excomulga a los que no se someten. Y, en medio de una  decadencia moral de las altas jerarquías religiosas, el pueblo llano sigue fiel y escucha a los predicadores. Era necesario convencerles de los pecados,  de dar tributos a la Iglesia y de poder comprar la salvación eterna con monedas. Todo era fácil de convencerles cuando los creyentes son analfabetos y supersticiosos. La ignorancia de los hombres siempre ha sido beneficio para las religiones.   

La gran parte de la historia del laicismo, se puede decir que comienza con el fin de la Edad Media y la llegada del Modernismo.

El laicismo hoy, es reconocido pero no aceptado por la Iglesia y por muchos creyentes. Como el refutarlo es difícil, están los que prefieren recuperarlo a sus propios intereses. Así proponen un laicismo abierto, positivo…y el Papa un laicismo sano. En la Unión Europea, el poder de la Iglesia y del Papa Juan Pablo II, personalmente consiguieron que en los documentos oficiales no apareciera ni siquiera la palabra “Laicismo”. Y por el momento en el parlamento europeo el laicismo es tabú, como si no existiese en la ciudadanía europea.

Algunos diputados del parlamento trabajan duro y solos por introducir la discusión de la laicidad en Europa;  son una minoría y en general no es un tema que interesa a la mayoría de los parlamentarios. Siempre hay otros temas que abordar por ser más importantes y urgentes.

El Papa Juan Pablo II, en su encíclica “Fides et Racio”,  escribió: ”La fe y la razón son dos alas que permiten al espíritu humano elevarse hacia la contemplación de la Verdad”. La verdad para el Santo Padre no es necesario imaginarla, la Verdad es la Iglesia y lo que dicen los Papas. Pero como la fe y la razón no son compatibles, como no hacer de ellas dos alas de un mismo pájaro que cuando se eleva con las dos alas llegan  al mismo destino. Si la comparación alegórica es bella no deja por tanto de no la realidad. Mejor tener los pies sobre tierra que levantar el vuelo. Pues es sobre tierra donde se encuentra la Verdad. Cada hombre tiene la suya y es con ella con la que tiene que vivir, buscar otra más arriba, sólo está reservada para unos cuantos que ya tienen asegurada las necesidades materiales, que otros tienen que buscarlas para poder vivir.

Nuestros tiempos son convulsos y el mundo necesita Laicismo y Democracia,  dos conceptos mal conocidos y peor interpretados que los ciudadanos ignoran en su auténtica significación y en sus consecuencias sociales. De donde, la necesidad de una información y una formación al conjunto social. Si los contenidos son importantes, también lo es la estrategia en la información y formación. Si en nuestro país, por razones históricas, el laicismo es considerado de izquierdas, en otras naciones no pertenece a ningún color político. La derecha liberal es tan laica como la que puede ser en otros partidos de izquierdas. Es importante el conocerlo si el laicismo tiene que ser un valor en la Unión Europea. 

El laicismo tiene que ser consciente de los diversos grupos sectarios que nacen actualmente de las religiones cristianas oficiales. La Iglesia católica es la que más grupos fanáticos protegen, los conoce y también sabe hasta donde están dispuestos a ir, pero calla y deja hacer.  En las Iglesias evangélicas, con sede central en EEUU, también tienen sus grupos violentos dispuestos a hacer lo necesario en el nombre de Dios.

Por otra parte está el grupo creyente del creacionismo, oponiéndose a toda otra tesis de la creación que la del paraíso terrestre, Adam y Eva, la manzana y el pecado original.   

Otro de los problemas actuales es el multiculturalismo, que si se puede decir que es una riqueza cultural, tiene también sus peligros contra la democracia y los principios que la sustentan. Unos no quieren verlo y minimizan y otros lo utilizan y lo exageran. No se puede ignorar en los nuevos movimientos emigratorios han llegado movimientos islámicos radicales y conquistadores.

Estos son los grandes desafíos a los que tendrá que responder el Laicismo. Lo que presupone una preparación y una estrategia para el futuro, sin por tanto olvidar el pasado.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...