Al menos 500 muertos en un poblado musulmán de la región central de Nigeria

Al menos 500 personas perdieron la vida a consecuencia del asalto de militantes de la etnia cristiana a la aldea de Yelwa, de etnia mayoritaria musulmana, en la región central de Nigeria, informaron ayer, jueves, fuentes de la Cruz Roja. A pesar de que ha sido imposible evaluar el número exacto de las víctimas de la violencia religiosa, altos representantes de la Cruz Roja y testigos presenciales estimaron que el número de muertos podría cifrarse en el medio millar, muchos de ellos mujeres y niños.

   Las fuentes señalaron que el número de heridos se podría elevar a unos 200 y que muchos edificios del poblado han sufrido grandes desperfectos a consecuencia de los violentos ataques.
La localidad de Yelwa se encuentra en el distrito de Shendam, ubicado a 250 kilómetros al este de Abuya, la capital federal de Nigeria, cuyas autoridades enviaron el lunes pasado refuerzos policiales y militares para controlar la situación en la zona.
También 25 aldeanos murieron por disparos de la policía cuando se encontraban en la calle discutiendo sobre los enfrentamientos que asolan desde el pasado fin de semana la localidad y no acataron la orden de la policía de dispersarse, según informaciones de la prensa local.
Los enfrentamientos tienen como protagonistas a musulmanes de la tribu hausa-fulani y cristianos de la etnia rival tarok.
Enfrentamiento abierto
El conflicto entre los hausa-fulani y los tarok se produce por las diferencias sobre el control de las fértiles tierras de la región ya que los primeros son, en su mayoría, pastores nómadas y los segundos agricultores que ha cercado sus terrenos, lo que impide el libre desplazamiento a través de los mismos.
La actual oleada de violencia comenzó el pasado domingo, cuando grupos fuertemente armados de cristianos tarok atacaron a los musulmanes hausa-fulani de Yelwa.
Según líderes islámicos locales, al menos 300 musulmanes murieron en el ataque, en el que los tarok utilizaron dos camionetas armadas con ametralladoras pesadas. La Policía, sin embargo, ha cifrado las víctimas mortales en alrededor de un centenar.
El máximo líder musulmán del país, Addulkadir Orire, aseguró que los asesinatos del domingo se pueden considerar como un auténtico «genocidio», ya que la mayoría de las víctimas son «mujeres y niños indefensos, ametrallados indiscriminadamente» por los atacantes. Toque de queda
El Gobierno ha impuesto asimismo el toque de queda nocturno y ordenado a las tropas abrir fuego contra quienes cometan actos de violencia o desacaten las órdenes de los soldados.
Con casi 130 millones de habitantes que se integran en más de 200 grupos tribales, Nigeria, el país más poblado de Africa, es considerado como uno de los mayores «rompecabezas» del continente africano, en el que las diferencias de todo tipo se dirimen, por lo general, en confrontaciones armadas.
La introducción en 1999 de la «sharia» (ley islámica) en el norte nigeriano, donde los musulmanes son mayoría, desató una serie de sangrientos enfrentamientos entre éstos y los cristianos de la región, que causaron la muerte de más de 10.000 personas, y obligaron al Gobierno a declarar el estado de emergencia y enviar tropas al área.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...