Al menos 17 muertos en ataques contra iglesias en Kenia

Dos ataques perpetrados con granadas dejan también al menos 45 heridos en dos iglesias cerca de la frontera con Somalia

Al menos 17 personas murieron y otras 45 resultaron heridas por dos ataques perpetrados contra iglesias en el norte de Kenia, cerca de la frontera con Somalia.

"Aún no hemos arrestado a ningún sospechoso pero tenemos información de que cinco personas participaron en el ataque en la Iglesia AIC, que fue una combinación de disparos y granadas, mientras que otros dos sospechosos participaron en el ataque con granadas en la Iglesia Católica", declaró a una radio local Philip Ndolo, de la Policía de Garissa.

En el pasado, atentados en esta zona del país y en Nairobi han sido atribuidos a militantes o simpatizantes de la milicia islamista radical somalí Al Shabab.

El Consejo Supremo de Kenianos Musulmanes (SUPKEM, por sus siglas en inglés) condenó inmediatamente ambos ataques. "Queremos enviar nuestras condolencias y nos entristece saber que aún no ha habido arrestos", dijo en rueda de prensa Abdulghafur El-Busaidy, presidente de SUPKEM. "Todos los lugares de culto deben ser respetados, estos criminales deben ser doblemente castigados".

Los atentados de hoy recuerdan a los atribuidos a la secta islamista Boko Haram en Nigeria, que en las últimas semanas han realizado ataques similares y también en domingo en iglesias cristianas del norte de Nigeria.

Precisamente, esta misma semana el jefe de AFRICOM, el comando militar de Estados Unidos en África, había alertado de que Boko Haram, Al Shabab y Al Qaeda en el Magreb Islámico podrían estar compartiendo dinero, explosivos y otros recursos, además de entrenar de forma conjunta a sus militantes.

"Cada una de estas organizaciones es en sí misma una amenaza peligrosa y preocupante, pero lo que realmente me preocupa son las indicaciones de que están intentando coordinar y sincronizar sus esfuerzos", dijo el 25 de junio el general Carter F. Ham durante un seminario sobre África en Washington.

Los de hoy en Garissa, la mayor ciudad del este de Kenia, a unos 140 kilómetros en línea recta de la frontera con Somalia, son los últimos de una serie de atentados en varias ciudades kenianas, casi todos ellos atribuidos a miembros o simpatizantes de Al Shabab.

El viernes, cuatro cooperantes fueron secuestrados y su conductor asesinado en los campos de refugiados de Dadaab, a unos 90 kilómetros de Garissa y entre esta ciudad y la frontera con Somalia. Este ataque fue similar al que en octubre acabó con la captura de las también cooperantes españolas Montserrat Serra y Blanca Thiebaut, quienes se cree que están en Somalia.

Otras tres personas murieron en la ciudad costera de Mombasa tras un atentado con granada en un bar el pasado 24 de junio. Este suceso ocurrió un día después de que la Embajada de Estados Unidos en Kenia avisara de la "amenaza inminente" de un atentado terrorista en la costa keniana.

Fue tras el secuestro de las dos españolas cuando el ejército keniano se decidió a lanzar su operación militar en Somalia contra Al Shabab, para lo que cuenta con una base militar precisamente en Garissa. En los últimos meses, la misión de paz de la Unión Africana en Mogadiscio y los ejércitos de Somalia, Etiopía y Kenia han ido ganando terreno a Al Shabab. Actualmente, la milicia sigue controlando partes del sureste de Somalia y sigue en control de la ciudad portuaria de Kismayo.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...