Al menos 112 muertos en los enfrentamientos entre musulmanes y budistas en Birmania

Al menos 112 personas han muerto, incluidas 61 mujeres, y otras 72 han resultado heridas en los nuevos enfrentamientos sectarios entre budistas y musulmanes rohingya en seis localidades del estado de Rakhine, en el oeste de Birmania, en los últimos cinco días, según informa la agencia china Xinhua, que cita a responsables locales.

   Según el portavoz de esta región, U Win Myaing, el balance de víctimas ha sido recopilado hasta mediodía de hoy y la situación parece haberse calmado. Durante los enfrentamientos, ha indicado, unas 2.300 viviendas han sido incendiadas en las seis localidades que se han visto afectadas por la violencia –Myaebon, Mrauk U, Kyauk Phyu, Minbya, Yathedaung y Kyauktaw–.

   Las autoridades locales han impuesto toque de queda desde las 19:00 horas hasta las 5:00 horas en Minbya y Mrauk U desde el pasado lunes, debido al incremento de la violencia.

   Entretanto, la oficina del presidente birmano, Thein Shein, ha denunciado que se está tratando de manipular el conflicto en Rakhine y ha advertido de que el Gobierno actuará contra las personas que lo están haciendo.

   "Hay personas y organizaciones que están manipulando los incidentes en el estado de Rakhine desde la retaguardia", reza el comunicado, publicado este viernes por el diario estatal 'New Light of Myanmar'.

   El presidente subraya que actualmente Birmania "ha logrado el apoyo y el reconocimiento internacional de su camino hacia una transición tranquila en el proceso de democratización en un periodo corto de tiempo" y "la comunidad internacional observa con interés el proceso en curso".

NUEVOS ENFRENTAMIENTOS

   Los nuevos enfrentamientos entre las comunidades budista y rohingya, de credo musulmán, "tienen un gran impacto en la integridad y el interés nacional", subraya la Presidencia, precisando que se adoptarán "medidas efectivas dentro del Estado de Derecho" por parte de la Policía, el Ejército y las autoridades locales.

   Asimismo, se deja claro que las personas y organizaciones que presuntamente están manipulando estos sucesos "serán expuestas y se emprenderán acciones legales contra ellas".

   El estado de Rakhine ya fue escenario los pasados mes de mayo y junio de enfrentamientos entre ambas comunidades que dejaron, según la Presidencia, 50 muertos y 54 heridos. El Gobierno impuso entonces el toque de queda en las seis localidades y posteriormente declaró el estado de emergencia en Rakhine.

   Los nuevos enfrentamientos entre la mayoría budista y la minoría rohingya, que denuncian su marginación por parte de las autoridades, estallaron el pasado domingo en Minbya y se extendieron rápidamente a Mrauk U, Kyaukphyu y Myebon en los días sucesivos.

   Aunque los enfrentamientos entre ambos grupos son habituales, se recrudecieron el pasado mes de mayo, a raíz de la detención de tres hombres musulmanes acusados de violar a una mujer budista. Dos de ellos fueron ejecutados y el tercero se suicidó.

   La violencia étnica es uno de los muchos retos que afronta el Gobierno de Thein Sein, quien accedió al poder en marzo de 2011, después de décadas de régimen militar que llevaron a Birmania al ostracismo internacional.

   Desde entonces, ha llevado a cabo una serie de reformas política, entre las que destacan la promoción de un diálogo de paz entre las minorías étnicas, la liberación de cientos de presos políticos, la legalización de los sindicatos y la flexibilización de la censura mediática.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...