Agrupaciones religiosas de México reclaman desarrollo legislativo sobre libertad religiosa

Organizaciones religiosas, especialmente católicas, presionan a los legisladores para que promuevan leyes en favor de una libertad religiosa entendida como colaboración del Estado con las iglesias en todos los ámbitos, y particularmente en el escolar, un terreno en el que la iglesia católica tiene gran interés en entrar. Ya hablan de laicidad positiva y su deriva puede ser muy peligrosa acabando con el Estado laico en México y que puede terminar un multiconfesionalismo con privilegios para todas ellas.


Al inaugurar el Primer Encuentro de Legisladores y Consejos Interreligiosos de México, el vicepresidente de la Mesa Directiva, diputado Javier Bolaños Aguilar, señaló que falta mucho por hacer desde el legislativo en materia de libertad de culto y religiosa, al pronunciarse por construir una agenda y elaborar iniciativas que fortalezcan una estructura social con valores y objetivos claros.

El legislador del PAN indicó que los derechos humanos de libertad de conciencia, pensamiento y religión, están reconocidos “pero no otorgados” por la legislación; por ello, planteó elaborar una agenda política con esos temas y avanzar en la constitución de una mejor sociedad.

La circunstancia que atraviesa el país en materia de inseguridad y corrupción, tiene mucho que ver con la pérdida de valores en México y del impulso a la familia, consideró.

“¿En qué momento dejamos que se asociara el concepto de gobiernos progresistas con generar sociedades permisivas, con impulsar iniciativas que tienen que ver con la despenalización de las drogas, o del aborto?”, cuestionó.

Se debe ver por los que menos tienen; atender a madres solteras y proteger a quienes no pueden defenderse “porque no han nacido, que son precisamente la parte más débil y vulnerable de la sociedad y con la que tenemos el compromiso de generar políticas públicas para su protección”, indicó.

Un gobierno progresista, añadió, debe instrumentar programas que generen oportunidades a padres y madres de familia que les permitan sacar adelante a sus hijos; reconocer en los huérfanos una parte importante de la sociedad y restituirles lo que perdieron: “una familia, con un padre y una madre, no con dos papás o dos mamás”.

La diputada Alejandra Noemí Reynoso Sánchez (PAN), vicepresidenta de la Mesa Directiva, señaló que no se debe confundir el Estado laico con persecución y negación de cualquier credo. “Respetar la libertad religiosa en ningún momento debe atentar contra el estado laico, pero hay que comprender que la laicidad del Estado debe ser positiva”.

México tiene mucho que aprender en materia de libertad religiosa, las reformas de 1992 reconocieron esa garantía “pero quedaron lejos de lo suscrito por México en el tema de derechos humanos”.

De Acción Nacional, la diputada Jisela Paes Martínez, sostuvo que para gozar de la libertad religiosa, es necesario elaborar la legislación reglamentaria, no sólo plasmarla en la Constitución, que permita a la sociedad expresar sus opiniones sin ser reprimida, e indicó que es indispensable conocer la opinión de los consejos y líderes religiosos para llevar a buen puerto la reglamentación.

Del PRI, el diputado José Hugo Cabrera Ruiz afirmó que en el país, sólo cinco por ciento de la población no profesa ninguna fe religiosa; “por ende, 95 por ciento, tiene una convicción religiosa. De ese tamaño es para México la importancia de la libertad religiosa”.

Éste es un tema relevante en el ámbito jurídico, y hay acuerdos internacionales firmados para garantizar el derecho a la libertad religiosa, por lo que se debe revisar el marco legislativo y escuchar las voces en la pluralidad.

De la Asamblea Legislativa del Distrito Federal, el diputado José Encarnación Alfaro Cázares (PRI), presidente de la Comisión Especial para la Reforma Política del Distrito Federal, afirmó que más allá de los principios religiosos que cada uno profesa, está el valor supremo de lograr que nuestro país sea cada vez mejor y “este encuentro congrega a mexicanos que con distintas religiones, tenemos una fe indestructible en nuestro país y nuestra nación”.

El presidente del Consejo Interreligioso de México, reverendo Efrén Vázquez Gutérrez, afirmó que en ninguna escuela pública se debe imponer ni enseñar alguna línea de pensamiento religioso, siendo disfrazada como materia llamada “moral”, pues son el hogar y las iglesias, a donde pertenece la enseñanza religiosa.

Las escuelas deben enseñar valores universales como respeto, comprensión, caridad y responsabilidad, “pues nos unen como seres humanos sin importar lo que cada uno crea o profese”.

Sostuvo que el Estado no debe inmiscuirse en la organización ni en la doctrina de ningún grupo religioso, pero sí debe garantizar el derecho de los ciudadanos a tener sus propias creencias y expresarlas.

“No quiere decir que no haya relaciones de colaboración en asuntos de interés común”, como opinar en proyectos de ley, y otras políticas gubernamentales que atañen a la moral pública; asistencia y atención religiosa en hospitales, prisiones, asilos u orfanatos. Además, señaló la importancia de hacer notar que la existencia de formas sanas en las relaciones entre Estado y grupos religiosos no supone privilegios para ninguna religión.

Al hacer uso de la palabra, Luis Gilberto Gallego Cortéz, del patronato de Conciencia Nacional por la Libertad Religiosa, A.C., refirió que el encuentro debe servir para reflexionar positivamente y permitir encontrar soluciones y propuestas para la sana convivencia entre todos los que pensamos diferente.

El representante del Consejo Interreligioso de Chiapas, monseñor Felipe Arizmendi Esquivel, obispo de San Cristóbal de las Casas, propuso legislar sobre objeción de conciencia; mejorar tanto la Ley de Asociaciones Religiosas y Culto Público, como su reglamento para defender y promover la libertad religiosa.

Planteó que asociaciones religiosas puedan poseer y operar estaciones de radio y televisión, quitando impedimentos actuales y que se elabore una legislación fiscal acorde con los fines y objetivos de las asociaciones religiosas e iglesias, pues “no son empresas económicas con el objetivo de comerciar”

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...