Acusan al papa de «ocultar la situación de emergencia» de la Iglesia

El teólogo y disidente religioso suizo Hans Küng ha criticado al papa Benedicto XVI por "ocultar la situación de emergencia" de la Iglesia Católica, que "se encuentra enferma del sistema romano" y comparado al pontífice con Vladimir Putin, el primer ministro ruso. "La vida eclesiástica ha colapsado a nivel de parroquia", afirma Küng con motivo de la visita del papa esta semana a Alemania en una entrevista adelantada hoy por el semanario germano "Der Spiegel".

El teólogo suizo, al que el Vaticano retiró en 1979 la licencia para enseñar teología católica, considera que "la jerarquía eclesiástica no ha tenido hasta ahora el valor de admitir sinceramente y sin tapujos la realidad de la situación".

Profesor emérito de la Universidad de Tubinga, en el sur de Alemania, Küng afirma que las imágenes de los grandes actos protagonizados por el papa no hacen sino mostrar de manera engañosa una iglesia poderosa.

"Entretanto se sabe que esos actos no aportan prácticamente nada a las parroquias", comenta el teólogo, que en el pasado trabajó estrechamente con Joseph Ratzinger, el actual Benedicto XVI.

En ese sentido subraya que, tras la celebración de ese tipo de actos multitudinarios, "no tenemos después más feligreses que acuden a misa, ni más aspirantes al sacerdocio, ni menos abandonos de la Iglesia".

Asimismo critica al papa por cultivar "un culto personal sin igual, que se encuentra en contradicción con lo que puede leerse en el Nuevo Testamento".

"Hoy me pregunto si no nos encontramos en una fase de 'putinización' de la Iglesia Católica", señala el teólogo suizo en referencia al primer ministro ruso.

Por ello explica que existen "similitudes estructurales y políticas" entre el primer ministro ruso y la política de restauración de los papas en la Santa Sede después del Concilio Vaticano II, que en realidad condujo a una renovación del entendimiento ecuménico.

"En la práctica tanto Ratzinger como Putin han colocado a sus antiguos colaboradores en puestos dirigentes y liquidado a aquellos que les resultaban adversos", afirma el también presidente de la Fundación por una Ética Mundial.

Küng dice que "en ese sistema los denunciantes se encuentran en auge. Todo párroco en Alemania de tendencias reformadoras, pero también los obispos, deben tener miedo de ser denunciados en Roma".

Por ello, la consecuencia es, según el teólogo disidente, que "bajo el papa alemán maneje los resortes del poder una camarilla predominantemente italiana de sumisos que no muestran comprensión alguna hacia las exigencias de reforma" en el seno de la Iglesia Católica

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...