Acusado un cardenal de Honduras por cobrar grandes sumas de la Universidad católica y proteger la corrupción del obispo auxiliar

El arzobispo de Tegucigalpa, el cardenal Óscar Andrés Rodríguez Maradiaga, cobró supuestamente durante años unos 41.600 dólares (unos 35.000 euros) mensuales procedentes de la Universidad Católica de la capital de Honduras, según desvela hoy en un artículo el semanario italiano «L’Espresso» en su pagina web.

El semanario asegura además que el papa Francisco ordenó una investigación sobre «las inversiones millonarias y sobre el comportamiento inapropiado del obispo auxiliar de la diócesis de Tegucigalpa, Juan José Pineda.

Según este artículo, Rodríguez Maradiaga, cardenal muy cercano al papa Francisco, quien le nombró coordinador del Consejo de los cardenales -el llamado C9- encargados de la reforma de la Curia, durante años cobró «cerca de 41.600 dólares mensuales más un «aguinaldo» de 64.200 dólares (54.000 euros) en diciembre».

De acuerdo con un informe interno de la universidad al que «L’Espresso» asegura haber accedido, «sólo en 2015 el cardenal recibió casi 600.000 dólares, una suma que según algunas fuentes estaría justificada por su condición de ‘Gran Canciller’ de la universidad a lo largo de una década».

El semanario asegura que «el Tribunal de Cuentas del pequeño país centroamericano está investigando el uso de grandes cantidades de dinero entregadas por el Gobierno hondureño a la Fundación para la educación y la comunicación social y a la Fundación Suyapa, ambas pertenecientes a la Iglesia local».

Agrega que Francisco incluso envió al obispo argentino Jorge Casaretto, quien ha recogido las «graves acusaciones de un gran número de testigos» sobre la situación de la diócesis y que el papa ahora «decidirá personalmente qué hacer»,

Rodríguez Maradiaga cumplirá el próximo 29 de diciembre 75 años y tendrá que presentar su renuncia como obispo al haber llegado a la edad de jubilación, y será el papa quien decidirá si confirma sus cargos o lo mantiene.

Los testigos a quienes ha escuchado Casaretto, explica «L’Espresso», «también han referido de inversiones millonarias catastróficas» y que «Maradiaga habría transferido importantes montos de la diócesis a algunas compañías financieras londinenses, entre ellas Leman Wealth Management (…), y ahora parte del dinero a ellas asignado para la gestión (y depositado en cuentas en bancos alemanes) habría desaparecido».

«El informe de Casaretto también menciona grandes flujos de dinero desde el imperio mediático creado por el arzobispo y controlado por la Fundación Suyapa», que gestiona los periódicos y las estaciones de televisión de la diócesis, aseguran.

«L’Espresso» informa también de que la Iglesia hondureña no ha entregado las informaciones requeridas sobre activos y pasivos y tampoco las varias justificaciones de los gastos, según una carta de los magistrados que el medio dice haber obtenido.

El artículo fue escrito por el periodista Emiliano Fittipaldi, quien ya fue enjuiciado y absuelto por falta de competencia territorial por el Tribunal vaticano por el caso de filtración de documentos, VatiLeaks2, que aparecían en uno de sus libros.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...