Acto religioso en un homenaje a los Guardias Civiles victimas de ETA en el cuartel de Intxaurrondo en San Sebastián

En el cuartel más amenazado y azotado por ETA, el de Intxaurrondo en San Sebastián, este martes se ha honrado a los 167 guardias civiles asesinados por ETA en Euskadi, de los que un centenar estaban destinados en el cuartel que les honra con un pebetero en el exterior del cuartel cuya llama ha sido prendida en un solemne acto presidido por el ministro del Interior.

Un homenaje celebrado con motivo del 50 aniversario del asesinato de José Antonio Pardines, que se cumplirá el próximo 7 de junio, y que fue el primer agente de la Guardia Civil asesinado por ETA. En el acto, Juan Ignacio Zoido ha asegurado que tras la disolución de la banda, “nada ha cambiado, pagarán por todo lo que hicieron”, ha dicho, y se ha comprometido antes los agentes, mandos y familiares del Cuerpo a que los crímenes de sus compañeros que siguen sin resolverse, así como los de cientos de víctimas, “serán investigados y los culpables perseguidos y detenidos”.

Al acto han asistido diversas representaciones de otros cuerpos policiales como la Ertzaintza, la Gerdarmería francesa y la Policía Nacional. También han acudido diversas autoridades de la judicatura, como el presidente del Tribunal Superior del País Vasco, Juan Luis Ibarra, el obispo de San Sebastián, Luis Ignacio Munilla o el presidente del PP vasco, Alfonso Alonso, además de familiares de agentes de la Guardia Civil destinados en Euskadi.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...