Acto de protesta ante la Casa Cuna Santa Isabel

El pasado sábado 2 de febrero, como cada primer sábado de mes, miembros de la Asociación Sos Raíces se reunieron en la puerta de la Casa Cuna Santa Isabel, sita en la calle Casa de la Misericordia, 8, de Valencia para protestar por la actuación de esta congregación religiosa a lo largo de varias décadas y por la nula colaboración que sigue manifestando con sus víctimas y con la justicia en aras del reencuentro de las familias afectadas por las adopciones irregulares. Allí estuvo Enrique J. Vila Torres, presidente de esta asociación, y también estuvieron para prestar su apoyo, varios miembros de la Junta Directiva de Valencia Laica, incluida su Coordinadora, Raquel Ortiz, así como varios miembros de la Associació Valenciana d’Ateus i Lliurepensadors (AVALL).

            Afectados por el robo de bebés, ya fueran madres y padres que están buscando a sus hijos o hijas, o viceversa, colocaron varios carteles y monigotes de papel en la fachada de este siniestro establecimiento, demandando la verdad después de tantos años. Recordemos que la justicia ha exigido la apertura de los archivos para que los reencuentros familiares sean posibles, y que, a diferencia de lo que ha ocurrido en la Casa Cuna de Barcelona, perteneciente a la misma congregación religiosa, en Valencia su directora, sor Aurora Gallego, se ha negado a suministrar cualquier información. Sin embargo, las administraciones públicas valencianas siguen apoyándole de todas las maneras posibles, llegando incluso al extremo de nombrar el 5 de octubre de 2011 a sor Aurora Gallego hija adoptiva de Valencia con el voto en solitario del grupo popular del Ayuntamiento, un hecho sin precedentes tanto respecto a otras monjas del Estado español sospechosas de estas prácticas aberrantes, como a que se trate de una votación por un solo grupo político de este tipo de honores en este Ayuntamiento, ya que se conceden siempre por unanimidad a personas de prestigio acreditado.

            Valencia Laica y AVALL seguirán mostrando su apoyo, dentro de sus modestas fuerzas, a las víctimas de estos horribles delitos que todavía siguen impunes para escarnio y vergüenza de esta supuesta democracia y de este supuesto Estado aconfesional y de derecho.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...