Activistas cubanos se quejan por proselitismo religioso en espacios públicos

La carta dirigida a las autoridades estuvo motivada por las presentaciones en entidades estatales de la provincia de Matanzas del grupo de payasos evangélicos Los Parchís.

Activistas entregaron la víspera a las autoridades de la provincia occidental de Matanzas una carta donde expresan su preocupación por las actividades evangelizadoras de un grupo de payasos en ese territorio, que a su juicio violan el carácter laico del Estado cubano.

“El domingo 16 de junio del 2019, Día de los Padres, el grupo de payasos evangélicos Los Parchís comenzó a trabajar en la comunidad de Triunvirato, municipio Limonar. Desde entonces se han presentado cada sábado (…) y utilizan como eslogan “Vencedores en Cristo”, y así aparece en el pendón que los promociona junto al logo de la Empresa Extrahotelera Palmares”, indica la misiva disponible en Internet.

El documento, dirigido a la Oficina de Atención de Asuntos Religiosos del gobernante y único Partido Comunista de Cuba (PCC), fue acompañado con un dosier de imágenes impresas sobre el trabajo de Los Parchís y un DVD con videos y fotos de sus presentaciones.

La misiva fue firmada por Yadiel Cepero, activista por los derechos de las personas lesbianas, gays, bisexuales, trans e intersexuales (LGBTI), y Yoelkis Torres, coordinador general del proyecto AfroAtenAs y la Red Comunitaria Humanidad por la Diversidad, adscrita al estatal Centro Nacional de Educación Sexual.

Cepero informó a través de su cuenta de Facebook que la carta fue entregada el 6 de agosto a Boris Luis Guerrero, jefe del departamento ideológico del Comité Provincial del PCC.

Indicó que el funcionario consideró innecesario dar acuse de recibo y les comunicó “que el asunto sería tratado y habría una respuesta”.

Espectáculos como actos de evangelización

De acuerdo con la misiva, Los Parchís Cuba reconocen abiertamente que cada una de sus presentaciones son actos de evangelización.

“Para estos fines utilizan canciones cristianas, frases y juegos en los que niños y niñas son incitados/as a cantar y adorar a Cristo”, explicó el texto.

Una de las principales preocupaciones de la queja recae en que tales actividades se efectúan en centros estatales como el Complejo Bellamar, la piscina de Brisas del Mar y el aeropuerto internacional Juan Gualberto Gómez, del balneario internacional de Varadero, entre otros.

En dichos lugares, continuó el texto, promueven “la teología de la prosperidad y la sociedad de consumo a través de sus presentaciones, llegando a irrespetar y restar valor a otras creencias religiosas”.

Cuba es un Estado laico

A juicio de los activistas, tales hechos violan el artículo 15 de la Constitución de la República donde se establece que el Estado cubano es laico y las instituciones religiosas y asociaciones fraternales están separadas del Estado.

Además, contravienen el artículo 57 de la Carta Magna relacionado con el derecho de toda persona a profesar o no creencias religiosas, con el debido respeto a las demás.

Cepero y Torres recuerdan que, desde 2018, durante el proceso de consulta previo a la aprobación de la nueva Constitución de la República, se constata el auge de un movimiento fundamentalista cristiano en Cuba.

Ello se ha expresado en ayunos colectivos, declaraciones, recogida de firmas, toma del espacio público para desarrollar campañas en contra el matrimonio igualitario, entre otras acciones.

Por ello, finalmente, exhortan al gobierno cubano “a prestar debida atención a los hechos que se han venido produciendo y adoptar las medidas correspondientes”. (2019)

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...