Abuso de niños

Benedicto XVI será recibido en Madrid por 56 niños disfrazados de guardias suizos. La Guardia Suiza es un ejército de mercenarios creado en 1505 para proteger al pontífice, así que estamos vistiendo a niños españoles de mercenarios y además suizos. O sea, asesinos a sueldo provenientes de un paraíso fiscal. Manda huevos el disfraz que han remendado para nuestros pobres niños.

Roma está empeñada en vestir y desnudar a nuestros niños cuando y como quiere, y estos niños de entre 9 y 13 años son carnaza ofrecida por sus padres para un espectáculo en honor a un señor que, quizá, diga y haga y represente cosas muy santas y pías, pero que también es un encubridor de pederastas.

Los niños de 9 años aun no saben si quieren ser católicos, musulmanes, bomberos o Bob Esponja. Inducirlos a rendir pleitesías ante mandatarios de tal o cual signo político, o disfrazarlos de mercenarios suizos ante el papa, es como pintarlos de negro si nos visita Obama, travestirlos de velina en tetas ante Berlusconi, o meterlos en una olla hirviente con guisantes cuando haya que recibir a un rey antropófago del Congo, como el emperador Bokassa. Un monarca que negocia por su país está obligado a ser cortés ante homólogos muy singulares.

Nuestro rey Juan Carlos I también ha sido un tierno niño en su infancia, y hasta muy avanzada edad. Por lo tanto, ante esta violación de los derechos del niño español, debería ponerse más sensible que ninguno. Y, cuando un rey se pone más sensible que ninguno, lo primero que hace es movilizar a su Ejército. Y ya lo estoy viendo. La guerra de moda. Ratzinger vs. Juanito. Suena a película y todo.

Le regalo el título a Segura por si quiere componer otro Torrente. Y lo que recaude, si no es mucho pedir, que lo done a la Asociación Española de Niños Afectados por el Síndrome del Guardia Suizo. Que la habrá. Y no os lo fío muy largo.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...