Aborto: Llama ONG a la iglesia católica a «no promover el odio y la discriminación»

La Red Nacional Católica de Jóvenes por el Derecho a Decidir (RNCJDD) llamó a la jerarquía de la Iglesia católica «a no promover el odio y la discriminación?, a raíz del debate que se ha generado sobre el aborto.

Por medio de un comunicado, esa organización señaló: "Hacemos un llamado a la cordura, la conciliación y la tolerancia al interior de nuestra Iglesia. Y exhortamos a las y los legisladores a ser congruentes con la libertad de conciencia y la laicidad del Estado".

Ante el debate generado en la ciudad de México en torno a la ampliación de causales en caso de aborto, añadió, “nos pronunciamos por el derecho que tienen las mujeres a decidir sobre sus vidas".

Además, "reivindicamos que el cuerpo de las mujeres no pertenece ni a la Iglesia, ni al Estado, sino sólo a ellas mismas. Defendemos firmemente que el derecho a decidir sobre nuestros cuerpos es un derecho constitucional inalienable y que éste es fundamento de la dignidad humana".

Según el comunicado, la muerte de mujeres jóvenes por embarazo precoz, parto y puerperio, equivale al 9.1 por ciento de la mortalidad materna a nivel nacional, lo que representa unas 718 mil muertes al año, y la convierte en la tercera causa de decesos en esta población.

"Queda claro, con estos datos del INEGI, que las mujeres jóvenes nos encontramos vulnerables ante la muerte y la discriminación en el ámbito de nuestros derechos sexuales y reproductivos en México", añade.

De los más de 25 mil embarazos anuales de madres menores de 19 años, continúa, cerca del 10 por ciento termina en abortos, realizados en muchos casos en condiciones inadecuadas de higiene, que ponen en riesgo la salud e, incluso, la vida de las adolescentes según el Instituto de las Mujeres del Distrito Federal (Inmujeres-DF).

“Si a lo anterior añadimos que las condiciones necesarias –señaladas por los organismos internacionales de protección a los derechos humanos de las mujeres– para un desarrollo integral de las mujeres no son las adecuadas, entonces tendremos un panorama completo de marginalidad y discriminación hacia la juventud”, consideran.

Un ejemplo es la deserción escolar. El 50 por ciento de los jóvenes deja de asistir a la escuela antes de cumplir los 17 años de edad. El 64.6 por ciento de los jóvenes de 18 años de edad reporta que ya no asistió a la escuela por su condición de pobreza.

Según el Consejo Nacional de Población, el sueldo que ganan las jóvenes no pasa de tres salarios mínimos, lo que claramente pone en condición desfavorable a las mujeres que quieran continuar con un embarazo.

Como jóvenes, dice esa red, "defendemos la vida digna, que tiene rostros e historias de mujeres reales que viven y sufren ahora; de jóvenes que se encuentran en un serio dilema ético y se ven orilladas a tomar una decisión sobre continuar o no un embarazo, cuando no existen las condiciones materiales y emocionales que les permitan ofrecer una vida digna a otro ser humano.

"En el caso específico del aborto, 52 por ciento de las y los jóvenes opinamos, a nivel nacional, que no es pecado, y el 57 por ciento está de acuerdo con el aborto si la mujer fue violada, según datos que aporta la Encuesta de opinión sobre factores de vulnerabilidad ante el VIH/SIDA entre jóvenes de preparatorias públicas, realizada por Católicas por el Derecho a Decidir y la RNCJDD".

Añade: “Como integrantes de la Iglesia católica, recordamos que la base de nuestras enseñanzas es el amor y la comprensión. En él, nos reconocernos como hermanas y hermanos, y defendemos la vida de las mujeres.

"Creemos que la Iglesia debe humanizar su discurso y conciliar en este tema, que involucra más allá de enseñanzas sobre cuestiones morales, la vida de las mujeres que mueren o están en riesgo por abortos mal practicados.

"Al igual que la jerarquía, las y los jóvenes creemos en el sagrado don de la vida, por lo que apelamos a su deber como líderes espirituales para actuar en nombre de Dios y María, acogiendo en su seno a aquellas mujeres que han muerto por abortos mal practicados, así cómo a aquellas que están en el dilema ético de interrumpir un embarazo.

"Hacemos un llamado a la jerarquía de nuestra Iglesia católica para:

que se sensibilice a la realidad que enfrentamos, las mujeres jóvenes católicas y aquellas que no lo son, ante la decisión de interrumpir un embarazo, en condiciones de inseguridad y clandestinidad, reconociendo que tenemos el claro derecho a decidir y que deseamos ante todo tener una vida digna”.

Añade: “Convocamos a los y las legisladoras a que sigan comprometidos y congruentes con la libertad de conciencia, la defensa de la vida de las mujeres y con la laicidad del Estado, al no permitir que en este debate se introduzcan prejuicios morales.

“Más allá de las presiones de los grupos conservadores, deben continuar con el ejercicio del diseño de políticas públicas que cumplan la finalidad social del reconocimiento de los derechos humanos de las mujeres para que impidan las injusticias que viven.

“Los y las legisladoras tienen una tarea histórica para saldar la deuda de justicia social con las mujeres de nuestro país. Por ello deben aprobar la iniciativa de ley sobre el aborto en la Ciudad de México", concluye el comunicado de la RNCJDD.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...