A propósito del Día Internacional para la Tolerancia

El Día Internacional para la Tolerancia es una magnífica oportunidad para demandar el fortalecimiento de la laicidad e insistir en el combate a «la hostilidad religiosa, que da poder o favorece a las personas cuyo credo está oficialmente consider

COMENTARIO: Toda persona merece el respeto, que tiene su base en la dignidad e igualdad de los seres humanos; pero no todos sus actos, opiniones o creencias son tolerables. Al contrario pueden y deben ser objeto de crítica racional. Los derechos humanos pueden ser un buen índice de la tolerancia. Se recomienda la lectura del libro de César Tejedor "¿Debemos tolerarlo TODO?


El próximo 16 de noviembre es el Día Internacional para la Tolerancia, proclamado como tal por la Asamblea General de Naciones Unidas, el 12 de diciembre de 1996. El objetivo: difundir por doquier la premisa de que "la tolerancia es el cimiento sólido de toda sociedad civil y de la paz".

El Diccionario de la Real Academia Española define el término tolerancia de la siguiente manera: "Respeto a las ideas, creencias o prácticas de los demás cuando son diferentes o contrarias a las propias". Otra definición importante la encontramos en la Declaración de Principios sobre la Tolerancia, de acuerdo con la cual "la tolerancia consiste en el respeto, la aceptación y el aprecio de la rica diversidad de las culturas de nuestro mundo, de nuestras formas de expresión y medios de ser humanos". Agrega la definición en cuestión que "la tolerancia consiste en la armonía en la diferencia".

Pese a las anteriores definiciones, considero conviene aclarar que en sus orígenes el término tolerancia no tenía relación alguna con el respeto. Isidro H. Cisneros sostiene que la expresión "tolerancia" proviene del latín tolerantia-ae, que significa soportar algo aun con cierto sufrimiento.

Por el anterior significado, las personas que se oponen a ser soportadas al saber que son incómodas, molestas y gravosas por sus ideas o convicciones, piden que se emplee el término respeto en vez de tolerancia. Admito que la tolerancia no es un valor menor, y que "son muchos los tratados internacionales en los que se sientan como base de la convivencia no sólo el respeto a los derechos fundamentales, sino también la práctica de la tolerancia".

Sé perfectamente bien que un elevado porcentaje de la población mundial está satisfecho con el término tolerancia. También sé que dicha expresión es "oficial" en los documentos y en la convocatoria de la Organización de las Naciones Unidas a la Conferencia Mundial contra el Racismo, la Discriminación Racial, la Xenofobia y las Formas Conexas de Intolerancia. A pesar de ello, millones de personas creemos que el término puede llegar a generar situaciones de discriminación.

En materia de creencias religiosas y de culto es mil veces preferible que se hable de respeto y aceptación a la diversidad religiosa, en vez de tolerancia religiosa. Hay mucho que hacer al respecto, y creo que el trabajo debe seguir en esa dirección, pese al pesimismo de quienes piensan que si a estas alturas no ha sido posible lograr la tolerancia, mucho menos se logrará una cultura de respeto y aceptación a lo diferente.

Es importante que las personas y los grupos interesados en lograr el tránsito de la tolerancia al respeto sigan trabajando en la organización de congresos, simposios, seminarios y talleres para la defensa del Estado laico y la difusión del respeto a los derechos religiosos. Estará de acuerdo conmigo, estimado lector, que el fortalecimiento de la laicidad estatal es lo único que puede ayudarnos a erradicar por completo la discriminación e intolerancia religiosa, flagelo que ha golpeado y sigue golpeando con brutalidad a miles de evangélicos en varios estados de la República Mexicana, entre ellos Chiapas, Oaxaca, Hidalgo y Puebla.

Estoy completamente de acuerdo en que la educación es "el medio más eficaz de prevenir la intolerancia", tal como se afirma en el artículo 4.1 de la Declaración de Principios sobre la Tolerancia. El artículo en cuestión asienta, asimismo, que "la primera etapa de la educación para la tolerancia consiste en enseñar a las personas los derechos y libertades que comparten, para que puedan ser respetados y en fomentar además la voluntad de proteger los de los demás". Lo ideal sería educar no sólo en la tolerancia, sino también en cuestiones de laicidad, como lo hacen actualmente las escuelas públicas de Francia.

Quiero dejar asentado, por último, que para lograr el anhelado tránsito de la tolerancia al respeto se necesita trabajar mucho más en serio en la consolidación del Estado laico, régimen que norma su actitud ante el hecho religioso de acuerdo a los siguientes principios: 1) Principio de imparcialidad ante las doctrinas religiosas; 2) Principio histórico de separación entre el Estado y las Iglesias; 3) Principio de garantía de la libertad religiosa; 4) Principio de igualdad jurídica de las asociaciones religiosas. Un Estado que se rige bajo los anteriores principios no privilegia a una determinada asociación religiosa; privilegia, eso sí, la protección de los derechos humanos de todas las personas y de las minorías.

El Día Internacional para la Tolerancia es una magnífica oportunidad para demandar el fortalecimiento de la laicidad e insistir en el combate a "la hostilidad religiosa, que da poder o favorece a las personas cuyo credo está oficialmente considerado como la única interpretación de la verdad religiosa".

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...