A pesar de los gestos de Obama, los musulmanes siguen odiando a EEUU

Barack Obama felicitó este sábado, aprovechando su discurso semanal por radio, a todo el mundo musulmán por el comienzo del mes de ayuno del Ramadán. Los esfuerzos del presidente por mejorar la imagen de Estados Unidos en el mundo del Islam aún no se ven recompensados. El odio sigue.

Escribe Pedro Rodríguez en ABC que el Pew Research Center, una de las instituciones más reputadas de Estados Unidos en el estudio de tendencias de opinión pública, lleva años intentando cuantificar la percepción internacional del gigante americano y de sus líderes.

La última edición de su Proyecto de Actitudes Globales confirma que el fenómeno de Barack Obama ha ayudado a mejorar de forma significativa la imagen de Estados Unidos en el mundo. Aunque con llamativas excepciones.

El estudio, basado en 27.000 encuestas realizadas en 24 países y los territorios palestinos, confirman un contagio abrumador de la «obamanía» en Europa Occidental, con repercusiones positivas también en Iberoamérica, África y la mayoría de Asia.

Sin embargo, las buenas vibraciones parecen detenerse en los países de mayoría musulmana, donde persisten grandes dudas sobre la política exterior y el poder de Estados Unidos. Y aunque Obama es valorado bastante mejor que su predecesor en el Despacho Oval, esa popularidad no se traduce en una mejor imagen del gigante americano.

De todas las muestras estudiadas, cinco de mayoría musulmana presentan menos del 30 % de la población con una opinión favorable de Estados Unidos: Egipto, Jordania, Pakistán, Turquía y los territorios palestinos.

El estudio confirma que el anti-americanismo parece tener profundas raíces en Oriente Medio y se ha extendido a otros países como Turquía o Indonesia. Actitud negativa que se habría enquistado con la respuesta de la Administración Bush al 11-S y la invasión de Irak en el 2003.

A pesar del cambio de ocupante en la Casa Blanca, la desconfianza musulmana hacia Estados Unidos resulta evidente. Las encuestas del 2009 presentan un mínimo respaldo a los esfuerzos anti-terroristas de Washington. Con grandes porcentajes que consideran abiertamente a Estados Unidos como un enemigo, incluidas grandes mayorías en Pakistán (64%) y los territorios palestinos (77%). Además de grandes porcentajes que consideran a Estados Unidos como una posible amenaza para su seguridad nacional.

También cae en Israel
Mientras que en países no musulmanes se percibe a la Administración Obama como partidaria de respuestas diplomáticas multilaterales y objetiva con respecto al conflicto palestino-israelí, esa buena opinión no se observa en países de mayoría musulmana. En los territorios palestinos, Jordania, Egipto y Líbano, más de un 60 % de los encuestados considera que el presidente Obama seguirá inclinando la balanza a favor de Israel.

De forma llamativa, el más reciente estudio global del Pew Research Center ha detectado que en Israel el respaldo hacia Estados Unidos ha retrocedido un 7 % durante los últimos dos años. Con una mayoría de israelíes más confortable con la política exterior del presidente Bush que con el nuevo ocupante de la Casa Blanca.

El famoso discurso que el presidente de Estados Unidos pronunció en Egipto el pasado junio habría tenido un impacto especialmente negativo en la opinión pública de Israel, con un retroceso del 11 % en los niveles de confianza hacia la gestión internacional de Obama.

Dentro del capítulo de signos esperanzadores, la popularidad de Estados Unidos ha aumentado por ejemplo en Indonesia, el mayor país musulmán del mundo y donde el presidente Obama pasó una parte de su infancia.

Con significativas mejoras también en algunos países de África. Pero con todo, el daño a la imagen americana persiste a través de la idea de que la llamada guerra contra el terror iniciada tras el 11-S está dirigida fundamentalmente contra el mundo musulmán.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...