89 países castigan la libertad de expresión, según Amnistía

La ONG dedica el acto en conmemoración de su 50 aniversario y del Día Internacional de los Derechos Humanos en Madrid a la defensa de esta libertad en retroceso

El director de Amnistía Internacional en España, Esteban Beltrán, ha advertido este sábado que "la libertad de expresión en el mundo ha retrocedido de forma muy significativa en los últimos tiempos, con un total de 89 estados que hoy en día imponen restricciones a este derecho universal".

Beltrán ha recordado que hace solo tres años los estados que imponían limitaciones eran 69, 20 menos que en la actualidad. De ahí que el acto en comemoración del Día Internacional de los Derechos Humanos y del 50 aniversario de Amnistía celebrado este sábado en Madrid se dedique a la defensa de esta libertad en retroceso, ha explicado.

Paradógicamente, en la época de Internet y las redes sociales se están produciendo retrocesos en la libertad de opinión y expresión, ha apuntado Beltrán, para quien "la mayor disponibilidad de información y de facilidades para comunicarse" no garantiza nada.

Bastantes países mantienen delitos de expresión y de opinión en su código Penal (todas las dictaduras y algunas democracias como Turquía); muchos estados africanos han limitado la libertad en momentos electorales; en América Latina hay más de 400 periodistas amenazados, y en estados sin ninguna limitación teórica como Rusia se persigue y detiene a los disidentes.

Así se recoge en el manifiesto que ha leído Joan Manuel Serrat, en el que el cantautor ha tenido un recuerdo para los millones de personas en el mundo que a diferencia de él no pueden participar en un acto público sin el riesgo de ser amenazados, detenidos, torturados o incluso ejecutados. "Muchos estados siguen restringiendo la libertad de expresión", ha subrayado, y ha destacado que Amnistía nació hace 50 años como "resultado de la indignación al saber que tres estudiantes portugueses habían sido detenidos por brindar por la libertad". En el manifiesto, Serrat ha hecho una mención expresa a los casos de la activista siria Hanadi Zahlout, al objetor de conciencia turco Haliv Savda y a los miles de presos políticos en el campo de Yodok (Corea del Norte), por cuyas causas Amnistía organiza desde hace días un maratón de recogida de firmas.

"El mundo puede cambiar, pero no va a cambiar solo", ha proseguido Serrat, motivo por el que "Madrid también se moviliza" hoy a favor de los derechos humanos, ha resaltado.

RETOS PARA 2012

Durante el acto se han recogido firmas a favor de los tres activistas mencionados, campaña que según Beltrán se desarrolla en 50 ciudades y 60 centros escolares de toda España.

Para el director de Amnistía, 2012 será un año decisivo en el que "veremos si los derechos humanos se consolidan en el norte de África y en Oriente medio". "Está por ver qué sucede en Egipto, si las libertades se afirman en Túnez, qué posición adopta el nuevo gobierno de Libia y qué sucede con la represión en Siria y Yemen", ha señalado Beltrán, quien ha comparado la consolidación efectiva de los derechos del hombre en esta región con la caída del Muro de Berlín.

El año próximo puede también conducir a la firma de un tratado internacional para regular el comercio de armas, aspecto que junto a la amenaza que la crisis económica supone para derechos fundamentales como el acceso a la salud y a la educación representa una de las principales preocupaciones de Amnistía de cara a 2012.

Archivos de imagen relacionados

  • Amnistia Serrat
Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...