4.000 euros de costas judiciales por defender la aconfesionalidad del Estado

En 72 horas de campaña de donaciones se ha cubierto sobradamente la cantidad reclamada por el Supremo como pago de costas judiciales en ese proceso.


El TS condena a dos organizaciones laicas al pago “desmesurado” después de que los tribunales desestimaran una denuncia por la concesión de la Medalla al mérito policial a una virgen.

“Unas costas desmesuradas”. Así han calificado Europa Laica y MHUEL (Movimiento Hacia un Estado Laico), las costas judiciales impuestas por el Tribunal Supremo a estas dos organizaciones después de que los tribunales desestimaran su demanda por la concesión de la Medalla al mérito policial a la Virgen del Amor.

Un total de 4.000 euros que serán sufragados por donaciones solidarias tras una campaña lanzada esta misma semana. “Se nos han querido cepillar y hemos pasado el cepillo”, señalan en un comunicado

“Nuestra demanda les enfrentó al bochorno nacional e internacional. Por eso no les ha bastado con desestimarla en todas las instancias judiciales posibles sino que nos han castigado el desaire de la denuncia condenándonos al pago de unas costas desmesuradas de 4000 euros”, subrayan.

JORGE FERNÁNDEZ DÍAZ OTORGÓ LA MEDALLA

El litigio comenzó hace más de cuatro años, cuando Europa Laica y MHUEL demandaron al ministro de Interior, en aquel momento el ‘popular’ Jorge Fernández Díaz, por otorgar dicha medalla a una virgen.

Estos colectivos argumentaron que la ley (5/1964) establece que podrán ser recompensados con tal Medalla “los funcionarios de los cuerpos que integran la policía [] cuando se estime que reúnen alguna de las circunstancias exigidas para su concesión; y excepcionalmente las personas ajenas [] cuando se hagan acreedoras a ello…”, dando como méritos resultar muerto en acto de servicio, mutilaciones o heridas graves, dirigir un servicio de excepcional trascendencia o destacar por valor o eficacia.

Las organizaciones acusaron al ministro de “saltarse la ley” y lo llevaron a los tribunales. Subrayaron el hecho de que la Virgen no pertenece a ningún cuerpo policial, ni es persona física, ni acredita ninguna de las condiciones exigidas: “Lo seguimos manteniendo hoy. Y cualquiera con sentido común llegará a idéntica conclusión”, señalan.

Europa Laica y MHUEL critican el hecho de que solo “mentes imbuidas de prejuicios religiosos, como opusdeístas o legionarios de cristo, sean ministros o magistrados del Supremo” son capaces de “colar una Virgen en ese marco normativo”, ya que “para ellos las leyes que dimanan del Altísimo prevalecen sobre el mundano boletín oficial”.

En este sentido, recuerdan que la Constitución habla de aconfesionalidad y separación de poderes. “El pleito de la medalla nos demuestra que la práctica es el rancio nacional-catolicismo que impregna las principales estructuras del Estado con densidad creciente conforme se asciende en la pirámide del poder”, afirman.

El colectivo laicista emplaza al nuevo ministro de Interior, Fernando Grande-Marlaska a que se pronuncie sobre estas prácticas “honores, medallas y méritos otorgados a todo tipo de santos, cristos y vírgenes que inundan por doquier todas las instituciones del Estado, contando con la colaboración de cargos públicos, cuando, justo al contrario, deberían ser retiradas para hacer efectiva la aconfesionalidad constitucional”, advierten.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...