27-M: Juicio al contubernio católico-liberal en las urnas

La batalla por la hegemonía de la izquierda en ayuntamientos y comunidades autónomas no se puede ganar ofreciendo un mes mas de pensión -que bienvenida será- o siete kilómetros mas de Metro.

No se ignora que en el primer caso, y aunque se añadan gafas gratis, las anualidades de muchos pensionistas no llegan a las mensualidades de quienes esas ofertas nos hacen. Seamos serios. Para hacer eso, basta con ser un buen gestor, y tener la voluntad de hacerlo. La batalla por ganar la opinión está en el campo de la filosofía.

Cada partido político tiene un modelo de desarrollo para cada ciudad, para sus habitantes, derivado de su forma de ver colectivamente el mundo, de su antropología, de sus usos y costumbres, de su ideología. Irse de merienda al Cuelgamuros, Valle de los Caídos, denota una forma de ser distinta de quienes disfrutan yendo a comer pollo al ajillo a las Vistillas, por ejemplo.

La aspiración y la lucha por gobernar de otra manera, se inscribe en el terreno de las ideas, la superestructura, la concepción filosófica, la propuesta cultural diferenciada de cada partido, en representación de sus votantes. Y eso es lo que, a día de hoy, ha estado ausente en la campaña electoral previa a elegir alcaldes, presidentes de comunidad autónoma, concejales, consejeros, directores generales, etc. el próximo domingo, 27 de Mayo de 2007.

Los gobiernos autonómicos y municipales tienen transferidas ya sus competencias en educación y cultura, resultando clamoroso el silencio ante esos aspectos claves que prefiguran el malestar de la ciudadanía o su bienestar y contento a cuatro años vista.

Estas reflexiones a vuela-pluma, esbozan los ámbitos no debatidos – o que no han conseguido saltar a los medios de comunicación – y que, no obstante, han emergido con fuerza en cientos de actos y manifestaciones durante los pasados cuatro años, a mi juicio.

¿Queremos gobiernos municipales y autonómicos laicos o católicos?

Los políticos católicos, el PP, entiendo que son seglares que la Iglesia Católica, Apostólica y Romana, libera a las instituciones públicas. Reteñidos, comulgados y llorados llenan las bancadas de Ayuntamientos y Comunidades autónomas apropiándose de los campos de los municipios, vaciando – en beneficio personal de unos pocos – o endeudando las arcas municipales que la ciudadanía colma mansa y puntualmente año tras año. Filosóficamente pertenecen al grupo de las teologías, del pensamiento mágico. Con tácticas similares al ministro de cultura de Hitler, Goebbels, distraen sus latrocinios de hoy, su impunidad de setenta años, con argumentos-espantajo, menores, se olvidan del shock-post traumático de los madrileños, por ejemplo, tras la Masacre de Madrid, 11 de Marzo, 2004, construyendo
by-passes de cemento, ni siquiera a nuestros corazones, sino a la almendra, dicen, de mi ciudad. ¿Se puede equivocar más la paloma gallardona? Guerra-civilistas y crueles, frios y desalmados, hacen del noble arte de la política, del servicio a los otros, política-basura, fast-politic, cuchufleta, desperdicio, detritus.

No tienen ética, solo moral y tomada del Derecho Canónico, del Catecismo, de Sínodos y Concilios Vaticanos, en vez de la Constitución y el Codigo Civil. Su autoridad moral en España, no es el gobierno ni el rey, al que deben acatamiento al menos, sino Rouco Varela, Cañizares, Blázquez de la Conferencia Episcopal Española. Vayamos a las actitudes de sus fuentes de moral: CEOE, la Bolsa, el Mercado de Valores o la Conferencia Episcopal.

– Cañizares acoso hasta la puerta del Auditorio de CCOO, en Madrid a
nuestro amigo y gran histrión, Rubianes, pero no dio la cara: envió a sus huestes, un grupo de falangistas del AES. Hace unos días un juéz catalán lo ha absuelto. Enhorabuena. Cañizares ¿no le pedirá disculpas?

– La Conferencia Episcopal Española, madre moral del PP, ha prohibido a
los sacerdotes y vecinos de la Iglesia de San Carlos Borromeo de Vallecas de Madrid, la celebración de su liturgia en las misas. La teología de la Liberación no gusta en la central del descerebre, el Vaticano.va, la combaten en latino-américa y en España con la misma saña que a los masones.

– La CEE ha salido en manifestación contra los nuevos Derechos humanos de gays y lesbianas, contra el derecho a una educación pública y laica, para impedir que se llame matrimonio a la unión entre personas de un mismo sexo, para seguir adoctrinando a niños y adolescentes, para dividirles su vitalidad natural en siete pecados capitales.

– La CEE quiere que la religión, una cuestión de opción personal muy respetable e intransferible del ser de cada uno, que pèrtenece ontologicamente al ámbito de su intimidad personal y familiar, se siga impartiendo en las Escuelas Publicas y que sea evaluable. Que el gobierno de España, o sea nosotros, les financie las nóminas de los catequistas que los obispos digan, sean profesores de carrera o curas de paisano adoctrinadores, por tanto, sin respeto a la libre conciencia de niños y adolescentes; materia sensible.

– La CEE conoce, encubre y es cómplice del genocidio de posguerra 1939-1944. No existe declaración pública o documento emitido por los obispos españoles que desarrolle la menor autocrítica. Por ello siguen en la Impunidad y desnudos de toda autoridad moral.

El conocimiento y la asunción de responsabilidades derivadas de nuestra Historia reciente

Franco envió a la muerte a cinco republicanos por hora, estadísticamente hablando, en el periodo comprendido entre el 2 de Abril de 1939 y el 30 de Junio de 1944: 192.648 republicanos murieron el las prisiones y campos de concentración de Franco. Fuera de esos centros, mantuvo al resto de la población en un Estado de Excepción, sin derechos, durante cuarenta años, 40.

Pero la negación del holocausto, los genocidios y monstruosidades del fascismo español, italiano y alemán, en nuestro país, así como su apología, es un delito en Europa, desde el pasado día 19 de Abril
, con penas que van de un año a tres de cárcel. ¿alguien, en su sano juicio, cree que el PP-ICAR aplicará esa directiva, esa Declaración, tra
scendental para la Justicia pendiente en nuestro país, del Parlamento Europeo?

En Madrid, por ejemplo, Alberto Ruiz Gallardón o Esperanza Aguirre,
se niegan a reconocer esos hechos, a condenarlos ¿Qué garantía democrática de futuro pueden darnos a la ciudadanía? ¿Qué alcalde o presidenta de la Comunidad actuará en consecuencia a partir del 27 de Mayo?…que zozobra.

Al tiempo hacen oídos sordos a la recomendación del Gobierno de España: retirar todos los símbolos franquistas o joseantionianos de instituciones o vías públicas. Se oponen a la instalación en Cuelgamuros (Valle de los Caidos) de un Centro de la Memoria Histórica.

La Consejería de Interior de las Comunidades Autónomas, poderes transferidos, tienen la obligación de cumplir y hacer cumplir la Ley de Nulidad de los Tribunales, los Juicios y las Sentencias de Franco, en el momento en que se publique en el BOE ¿lo harán en Castilla y León, en Valencia, en Madrid, en Navarra, si –lo dudo- ganara el PP-ICAR?

El referéndum sobre la forma de Estado

El rey Juan Carlos I, fue propuesto y coronado por los franquistas. No se consulto al soberano, el pueblo. La Corona firmó entonces un Principio Fundamental donde se definía a España como un Estado Católico. No existe ningún documento o filmación donde el Rey varié esa condición del Estado Español, heredera del Concordato Franco-Iglesia.

Sin embargo, hoy existe una fuerte corriente de pensamiento y filosofía laicista que debe ser atendida en sus peticiones, en cientos de actos públicos y manifestaciones por una III República, como forma de garantizar el laicismo del Estado, laicismo necesario para el desarrollo ontológico de cada persona, para el progreso y la investigación sin impedimentos ni luchas clericales que impidan la evolución científica, el uso saludable del entendimiento en libertad, la razón, el materialismo o la filosofía, el humanismo que cada ciudadano, en libertad plena, su amor por la madre Tierra, su derecho, en fín, a la protección de los hallazgos que su conciencia vaya sintetizando.

La entrada en la modernidad de nuestras leyes, no puede ser más que la basada en ese desarrollo integral de la conciencia y la protección de la igualdad y fraternidad.

Basten estas tres muestras, para debatir y reflexionar bien,
antes de votar el próximo domingo. No seré yo quien te pida el voto, eso corresponde al ámbito de tu conciencia. Solo alerto de que la obligación ética de ir a votar no puede ser desoida en estas elecciones, importantísimas, donde –sin duda- nos jugamos la pervivencia del mismísimo sistema democrático.

Estás a punto de convertirte en protagonista del mayor salto a la modernidad, del fín de la Impunidad del Contubernio Católico-Liberal Franquista, antes Alianza Popular, antes gobierno de Franco, de ser causa-primera,
con tu voto a las izquierdas, de la alegría y las Fiestas que tomarán las calles y las plazas de toda España, pasado mañana, la Noche Electoral.

Pon champán a enfriar si puedes y si nó sidra. La alegría será efervescente para los que ópten por votar y vivir el camino de Pablo Iglesias, Dolores Ibárruri, Federica Monseny.

Los aguafiestas de estos cuatro años, los que quieren congelarnos hasta la sonrisa con sus amedrentamientos, amenazas, mentiras, robos del herario municipal; los manipuladores de la Historia real de nuestro país, los encubridores del Terrorismo de Estado de Franco, están en el camino que va al Lado Oscuro de la Patronal, a la Censura, a las listas blancas, a los recomendados, al usted no sabe con quien esta hablando, al camino que nos devuelve al Estado Católico, totalitario por ello y no al revés.

Si el Contubernio Católico-liberal Franquista, antes Alianza Popular, antes gobierno de Franco, no perdiera la mayoria en los Ayuntamientos y las Comunidades donde ha gobernado hasta el día de hoy, último día de campaña electoral, esta vez sumiría por mucho tiempo a nuestro país, a nuestros hijos, nietos o sobrinos, en una dictadura encubierta, en un Estado de Excepción, pues entre sus primeros actos estaría la anulación de los derechos humanos que
se desprenden de las leyes aprobadas en el Congreso de los Diputados, en los últimos cuatro años, por el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero y Maria Teresa Fernández de la Vega.

Te alerto del panorama que contemplaríamos en los barrios, pueblos, ciudades o aldeas de toda España: el día después de la Masacre del 11-M. De las Municipales a la Moncloa hay solo un paso. ¿Qué garantías tendríamos todos nosotros, la izquierda española, catalana vasca o gallega de que no se volvieran a enviar los ejércitos de tierra, mar y aire, sin permiso del Congreso, a aumentar el estado de Guerra permanente que los Estados Unidos organizan en el mundo entero? Ninguna garantía tendríamos. Volverían a las Azores. Volverían los atentados terroristas de Al-qaeda.

Y otra vez a desvivirnos por reconstruir el edificio entero de los derechos humanos, como si sobre nuestro país pesara la maldición de Sísifo, tarea en la que estamos hace quinientos quince años, 1492, Granada. Hispania pasó a llamarse – por decreto – España. Su nacimiento fue precedido de ocho siglos de golpes militares-católicos, de guerra y cruzadas sin fin, Jerusalem incluida,
contra las comunidades hispano-musulmanas, hispano-judías, paganas, luteranas, naturalistas o heterodoxas todas, cosas bien sabidas por todos que están en el imaginario fabuloso de Aznar, Acebes, Rajoy, Cañizares, Rouco Varela, Blázquez como cabezas visibles del último retorno del españolismo.

No sé, el 27-M, es para todos una intriga, pero hay señales de buenos augurios; las izquierdas podrían arrasar. Se cumple estos días el deseo de mi amigo Pablo Guerrero: Llueve a cántaros. Además, decía Confucio que cuando llueve los espíritus entran en las personas. Ojalá, tras la lluvia salga el sol el próximo domingo. Como pétalos blancos y rosas, nuestros votos en las urnas podrían hacer florecer, una primavera de derechos humanos como nunca jamás antes fue contemplada en nuestra tierra, este trozo de Europa, de Andorra a Tarifa, de Finisterre a Valencia, que de antiguo nos dicen que se llama España.

Sin frivolizar, creo que existen tres formas de entender la propuesta de modelo de desarrollo, como grosso-modo, existen tres filosofías previas a toda actuación en la realidad que nos envuelve, el materialismo, la teología y el adecuacionísmo u oportunismo. Todos los partidos que se presentan a las elecciones del 27 de Mayo se inscriben en estos tres grupos.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...