La Argentina más despoblada y pobre tumba la ley del aborto. El norte argentino, azote al aborto legal

Grupos contarios a la ley del aborto marchan frente el Senado durante la discusión parlamentaria del jueves. Martín Acosta Reuters

La representación fija de cada provincia en el Senado, con tres asientos, ha resultado determinante para el resultado

En cada pueblo de casas de adobe y calles de tierra roja hay una capilla. Sus puertas están siempre abiertas y es posible que a su alrededor haya apenas un par de viviendas, algún automóvil abandonado y un algarrobo añejo que da sombra a unos perros vagabundos. Si el pueblo es ciudad, la capilla será ya una gran iglesia, en ocasiones hasta una catedral más o menos imponente, impecable en su cuidado y atestada de gente los domingos de misa. El peso de la Iglesia en el norte de Argentina es enorme, por su presencia física y también simbólica. La educación privada está en sus manos, aún hoy, en un país que se declara laico. Y la influencia política de la jerarquía eclesiástica es inocultable. El protagonismo de los senadores norteños en la derrota de la ley del aborto fue una muestra evidente de ello.

Las provincias del norte argentino son las menos pobladas y las más pobres del país sudamericano. En la madrugada del jueves aportaron 23 de los 37 votos que tumbaron la ley del aborto que Diputados había enviado a sus pares para su aprobación. El mapa lo muestra con claridad: con la excepción de Chaco, reconocida por su clase media progresista, las provincias de la mitad superior votaron por el No. Sus habitantes representan sólo el 28,8% de la población total del país, pero con su voto han logrado torcer la voluntad mayoritaria del resto.

La Argentina más despoblada y pobre tumba la ley del aborto

El origen de semejante peso está en la organización institucional emanada de la Constitución de 1853. En Diputados están representados los habitantes en forma proporcional. Buenos Aires, Córdoba y Santa Fe dominan la cámara Baja y las provincias más pequeñas apenas tienen legisladores. Desde allí salió la ley del aborto. En el Senado, en cambio, cada provincia tiene tres representantes, sin importar su tamaño. Tiene sentido: la idea fue que la cámara Alta fuese garantía del espíritu federal de las normas y evitase que los distritos grandes impusieran su voluntad sobre los pequeños. El jueves, el mecanismo funcionó a la perfección, aunque fue funcional a la Iglesia, promotora del rechazo a la legalización de la interrupción del embarazo.

Decenas de buses cargados de manifestantes llegaron a Buenos Aires desde Salta, Tucumán, Jujuy, Catamarca, La Rioja, San Juan o Santiago del Estero para ocupar el lado de la plaza destinado a los “celestes”, por el color que identifica a los grupos antiabortistas. Detrás de semejante despliegue estuvo la Iglesia y también numerosas agrupaciones evangélicas, que poco a poco han ido ganando poder entre las comunidades. La vigilia celeste fue por momentos una gran misa a cielo abierto, con rezos comunitarios, el reparto de rosarios y vírgenes y grandes cruces de madera que pasaban de mano en mano como en procesión.

Los senadores norteños tomaron nota de la presión. En sus discursos contra el aborto mencionaron una supuesta “idiosincrasia” norteña poco afecta a los movimientos culturales “de la ciudad”. La idea de que el proyecto de ley era “cosa de la gente de Buenos Aires”, una imposición de ricos sobre pobres (“las mujeres pobres no abortan” se escuchó varias veces, pese a la evidencia en contra de las estadísticas) sobrevoló las exposiciones. Los legisladores atendieron así una serie de sondeos que en los días previos mostraron que sus votantes estaban en contra del aborto. El año que viene habrá elecciones generales y oponerse a los deseos de la mayoría es siempre una mala idea si se quiere vencer en las urnas.

 

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...