El consejero de Enseñanza de Cataluña valida la renovación de los conciertos a escuelas del Opus firmada con el 155

Fachada de una escuela concertada de Barcelona Albert Garcia

El consejero de Enseñanza, Josep Bargalló, ha ratificado la renovación de los conciertos educativos que firmó el Gobierno central en nombre de la Generalitat durante la aplicación del artículo 155 de la Constitución. Pese a su rechazo a los conciertos con centros del Opus Dei que segregan por sexo y a diferencia de otros ámbitos donde el Govern sí ha desobedecido las órdenes de estamentos estatales, Bargalló ha decidido seguir adelante con este procedimiento alegando “motivos jurídicos”.

“Según nuestros servicios jurídicos, no se podía parar el proceso con los que segregan por sexo sin afectar a toda la escuela concertada. Nos esperaremos a que se vayan acabando”, indicaron fuentes de Enseñanza. Así, la escuela catalana mantendrá, otros cuatro años, el concierto educativo en 1.956 grupos privados de infantil y secundaria, incluidos aquellos que pertenecen a una quincena de centros vinculados al Opus Dei que segregan por sexo.

La renovación de los conciertos ha sido fuertemente criticada por una parte de los actores educativos y choca, además, con el anuncio de Bargalló de que eliminará la financiación pública a los centros privados del Opus Dei. Según explicó en la comisión de Enseñanza el pasado lunes, la separación de alumnos por sexo va en contra de la “coeducación”. Además, aseguró, tampoco renovará la concertación a los centros “que no participen de las necesidades de escolarización del territorio” al que pertenezcan. Y, “para evitar problemas”, Bargalló apuntó que aclarará en la Ley de Educación de Cataluña qué quiere decir “necesidades de escolarización”.

Pero todos estos cambios a los que aludió el consejero se referían a los conciertos de secundaria que todavía están en vigor y que tendrán que renovarse en 2020. En los que han sido ratificados recientemente no podrán intervenir. De hecho, las escuelas del Opus Dei permanecerán, al menos, hasta 2022 dentro de la red pública porque los conciertos renovados por Bargalló hace unas semanas —de infantil y secundaria— no terminan hasta dentro de cuatro años.

El Departamento sí ha hecho, no obstante, una serie de modificaciones que están contempladas en la normativa y responden a una reducción de los grupos concertados en algunos centros porque el colegio no cumple la relación media de alumnos/profesor por unidad concertada que requiere la norma.

“Mecanismo del miedo”

En plena revolución de la preinscripción escolar, donde la demanda pública está ganando el pulso a la concertada, la Federación de Asociaciones de Padres de Cataluña (Fapac) criticó ayer el “mecanismo del miedo” que, a su juicio, utiliza Enseñanza para “forzar a las familias a aceptar una plaza concertada laica o religiosa por miedo a no poder escolarizar a sus hijos” en un centro cercano a su casa.

En este sentido, la Fapac denunció que Bargalló ha ratificado una renovación de conciertos que “se mantiene por encima de las necesidades reales de escolarización”. La resolución definitiva reduce unos 33 grupos en P3, según la Fapac, el plan inicial de renovación de los conciertos en infantil. Sin embargo, agregan, “la resolución definitiva tendría que haber reducido muchos más de los 33 grupos que finalmente no se han renovado”. La federación de padres agregó, además, que en los tres años siguientes, Bargalló ha firmado una resolución que dota a la escuela concertada de más grupos de los que se demandan.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...