Europa Laica y el Movimiento hacia un Estado Laico ( MHUEL ), acusan a la Magistratura de sustentar el simbolismo católico del Estado

El Tribunal Supremo ha desestimado la demanda que ambas organizaciones presentamos para la revisión de la sentencia de la Audiencia Nacional por la que se validaba (en una votación de 3 a 2) la concesión en 2014 de la Medalla de Oro al Mérito Policial a la Virgen del Amor por el anterior Ministro del Interior, Jorge Fernández  Diaz.

Tras recorrer todas las instancias judiciales posibles, todas las resoluciones recibidas siguen sin determinar el encaje por el cual se cubre la legalidad para otorgar esta medalla con base a la normativa existente para tal tipo de condecoraciones, además de por entender que la mera concesión de una medalla a una imagen carece de todo sentido desde el punto de vista intelectual o racional ni tampoco por la normativa de asignar méritos policiales a una Virgen, por mucho que las sentencias den vueltas para argumentar lo contrario.

En ningún momento la petición de nulidad que se argumentaba en nuestra demanda se basaba sobre principios aconfesionales con los que cabría objetar dicha concesión. Lo hicimos a conciencia, sabedores que si no lo hubiéramos hecho así, abriríamos el camino a una florida literatura jurídica que, aludiendo a grandes y supuestas interpretaciones, sirviera para justificar algo y su contrario. Por el contrario, se puso el foco exclusivamente en denunciar el incumplimiento flagrante -que cualquiera puede concluir- de una ley y en la inaplicación de sus propias normas y procedimientos.

Pero la realidad de las resoluciones recibidas muestra lo que queríamos evitar ya que por una parte se atrincheran tanto en el tribunal Supremo como en el Constitucional como en la Audiencia Nacional, en formalismos para no analizar el fondo de la cuestión que no es otro que el de la vulneración de la propia normativa para este tipo de concesiones cuando no el de la inadecuación del  uso de estas simbologías religiosas por parte de las instituciones públicas. Por el contrario, se ampara este tipo de comportamientos en base a justificaciones que son más de carácter ideológico que de legalidad, mantenidas  por la mentalidad existente en gran parte de la judicatura y en otras instituciones que sigue anclada en un pasado de nacional-catolicismo en donde la penetración de organizaciones religiosas de orientación claramente  antidemocrática no hacen sino alejar a España de la modernidad.

Europa Laica y MHUEL seguimos considerando ilegal esta concesión e injusta la sentencia recibida, manifestando que seguiremos sin renunciar a una separación efectiva de las iglesias y el Estado, con la erradicación de este tipo de simbologías de parte en las instituciones que han de ser de todos. Porque la laicidad del Estado es un principio indisociable de la democracia y de la libertad, y esa es nuestra aspiración.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...