Un jesuita bendice la Asamblea Constituyente de Venezuela, el mismo día que el Vaticano pidió cancelarla

La vulneración de la laicidad del Estado y el uso de la religión en la política, lamentablemente, no es patrimonio de partidos conservadores o de derechas, otras opciones también rompe el principio básico de la neutralidad y la separación de la política y la religión que debe regir en toda democracia.

El cura negó las denuncias de fraude, pidió que “Dios ilumine” a los asambleístas y citó al cura argentino Enrique Angelelli.

“Somos soberan@s. No necesitamos aprobación de naciones cipayas del imperio”, tuiteó tras la elección de la Asamblea Constituyente Numa Molina, el cura venezolano que bendijo la jura de este polémico suprapoder el mismo día en que el Papa Francisco pidió que se suspendiera.

“Mi bendición quiero que sea para el pueblo, para todo el pueblo, para los 30 millones de venezolanas y venezolanos, para los que no pudieron salir aquel día porque estaban secuestradas sus libertades injustamente (en alusión a las protestas y cortes de calles de la oposición) , y para los 9.089.320 que salieron ese día (sic), y yo sé que son más, que salieron a decir queremos la paz, para ellos quiero expresar hoy mi bendición”, declaró Molina desde el Palacio Federal Legislativo.

“La paz se ha convertido en un himno de los venezolanos”, insistió el cura que hizo caso omiso de las denuncias de fraude electoral realizadas por la propia empresa que suministró el sistema de voto electrónico, que estimó que no fueron 8.089.320 los electores ese día como lo asegura el chavismo sino por lo menos “un millón menos”.

Molina también pidió que “Dios ilumine” a los asambleístas y citó al “obispo martir de Argentina”, monseñor Enrique Angelelli, asesinado por la dictadura militar en 1976, que decía que”hay que vivir siempre con un oído al evangelio y otro al pueblo”.

“Ustedes son instrumentos para la paz y trazar esos sueños de lucha que el pueblo ha manifestado (…), son hombres y mujeres de Dios para salvar, amar, dar aliento, esperanza y legislar a favor del pueblo”, culminó el sacerdote jesuita y párroco de la iglesia San Francisco de Caracas.

En Venezuela, Molina es conocido por sus declaraciones afines al chavismo y sus críticas a la Conferencia Episcopal Venezolana (CEV), de la que dijo “tiene muy poco de pastoral y mucho de político-partidista”.

En su cuenta de Twitter se presenta como un “Sacerdote jesuita, teólogo y periodista en ejercicio. Comprometido con las luchas y el dolor de los pueblos” como “se lo enseñó Jesús de Nazaret” y abundan los retuits a cuentas de figuras del chavismo, como la excanciller y presidenta de la Asamblea Constituyente Delcy Rodríguez o el propio presidente Nicolás Maduro.

En su página web tiene publicados varios artículos en defensa del proyecto chavista. “Jamás había visto un proceso electoral tan robusto y tan concurrido a pesar de las amenazas que recibió el pueblo”, escribió el día de los comicios de la Asamblea Constituyente. En otra nota afirma que Venezuela es víctimas de “la más feroz guerra mediática” y de una “brutal injerencia internacional” que busca “apoderarse de los recursos naturales” del país y “destruir el Estado-Nación generando caos”.

Print Friendly, PDF & Email
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedInEmail this to someone

También te podría gustar...