Perú: Ex congresista de Agua Viva promovió ley que favorece a su iglesia evangélica

El “apóstol” Pedro Hornung, primero de la izquierda; su esposa, la “profeta” Mirta Lazo, al centro, el día de la entrega de la medalla del Congreso.

La “profeta” Mirta Lazo, esposa del “apóstol” Pedro Hornung, quien compró el coliseo Amauta por 6 millones de dólares, consiguió la aprobación de una norma que entre otras ventajas otorga beneficios tributarios a las comunidades evangélicas. La Conferencia Episcopal Peruana denunció el proyecto porque tenía “nombre propio” aunque la Iglesia católica tiene todo tipo de privilegios.

Un año después que el “apóstol” de la comunidad evangélica Agua Viva, Pedro Hornung Bobbio, comprara el coliseo Amauta por 6 millones de dólares, su esposa Mirta Lazo de Hornung, entonces legisladora y “profeta” de la misma iglesia, logró que el Congreso le concediera a su cónyuge la Medalla de Honor en el grado de Comendador.

La ceremonia se produjo el 30 de junio de 2010 en la sede principal de Agua Viva, el coliseo Amauta, y contó con la presencia del presidente del Congreso, Luis Alva Castro, y del legislador Michael Urtecho Medina, líder espiritual de Agua Viva. Urtecho enfrenta ahora un juicio por corrupción por recortar y apropiarse del sueldo de sus trabajadores en el Legislativo.

Poco después, el 7 de julio del mismo año, en un reporte de sus actividades oficiales que dirigió al presidente del Congreso, Mirta Lazo incluyó su participación en el evento de condecoración de su esposo. Una investigación de Wayka comprobó que la ex congresista por Restauración Nacional, la “profeta” Mirta Lazo, hizo más por su iglesia. También promovió vigorosamente una ley que beneficia a comunidades evangélicas como la suya.

La iniciativa que respaldó Mirta Lazo buscaba extender los beneficios económicos de la iglesia Católica a las iglesias evangélicas y cristianas bajo la figura de la igualdad.

El contenido de este proyecto establecía donaciones y exoneraciones tributarias para las entidades religiosas, como Agua Viva.

Con nombre propio

Wayka reiteradas veces solicitó a la “profeta” y ex congresista Mirta Lazo una entrevista para que explicara su controversial intervención en la aprobación de una norma que la involucraba directamente, puesto que es líder de la comunidad evangélica Agua Viva, cuyo presidente es su cónyuge Pedro Hornung, y entre sus principales pastores, se encuentran su hijo Sergio Hornung Lazo y su nuera Carla Strombeck de Hornung.

Mirta Lazo de Hornung transitó en Restauración Nacional, postuló sin suerte por Solidaridad Nacional y apoyó la candidatura presidencial de Keiko Fujimori. También se ha sumado a la campaña ‘Con mis hijos no te metas’ –que petardea la igualdad de género– y promueve el indulto al ex presidente Alberto Fujimori, condenado por violaciones a los derechos humanos.

La Ley de Libertad Religiosa, aprobada el 2 de diciembre de 2010, cuando Mirta Lazo era segunda vicepresidenta del Congreso, estableció que el Estado puede prestar cooperación económica y técnica para el mantenimiento del patrimonio de las entidades religiosas no católicas, así como darles donaciones y beneficios tributarios.

No obstante que era parte interesada, por su condición de liderazgo en Agua Viva, Mirta Lazo presionó para que el Congreso diera luz verde a la norma. Por ejemplo, el 18 de agosto de 2010 escribió al oficial mayor, José Abanto Valdivieso, “para solicitarle se sirva priorizar el debate en el Pleno del proyecto de Ley de Libertad Religiosa”.

El 30 de noviembre del mismo año, por intermedio del presidente de la Comisión de Justicia, Aurelio Pastor, demandó “se sirva poner en consideración de la Junta de Portavoces la prioridad en el debate del dictamen recaído en el proyecto de Ley de Libertad Religiosa”, según documentos obtenidos por Wayka.

Es decir, había no solo un especial interés de la profeta de Agua Viva sino también apuro en que se aprobase el proyecto de ley que beneficia a su iglesia y demás iglesias evangélicas que les extendía los beneficios pactados entre el Estado y la iglesia Católica con el Concordato de 1980. De ese momento en adelante, el Estado ya no solo financiaría a la iglesia Católica, sino a las evangélicas y cristianas que se encontraran en el Registro de Entidades Religiosas creado y administrado por el Ministerio de Justicia.

Wayka pidió a la ex congresista que ofreciera su versión, pero respondió que no se pronunciaría.

Ira eclesiástica

De acuerdo con el Libro de Debates, durante la intervención de Lazo para sustentar su respaldo a la norma, no mencionó que era pastora y dirigente de Agua Viva, una de las más importantes iglesias evangélicas del país.

Tampoco informó que la organización religiosa era presidida por su esposo, también fundador y dirigente de Agua Viva, ni que la iglesia estaba dirigida mayoritariamente por integrantes de su familia.

Las autoridades de la iglesia Católica denunciaron ante la presidencia del Congreso el trasfondo de la ley que promovía la “profeta” Mirta Lazo de Hornung.

El presidente de la Conferencia Episcopal Peruana, el arzobispo Miguel Cabrejos Vidarte, en carta remitida al presidente del Congreso, Luis Alva Castro, el 7 de abril de 2010, denunció que la iniciativa tenía nombre propio. Es decir, que beneficiaba a determinadas iglesias evangélicas.

“Más llamativo aún es que (…) estos grupos evangélicos continúen exigiendo en privado reformar artículos y agregar otros que otorgan beneficios a instituciones evangélicas con nombre propio, exigencias que sin duda manifiestan una instrumentalización del proyecto de ley como si estuvieran negociando una mercancía”, escribió un indignado obispo Cabrejos. La alusión es evidente.

El artículo 11º de la Ley Nº 29635 de Libertad Religiosa recoge el espíritu del proyecto original respecto al interés de las agrupaciones evangélicas por disfrutar de algunas prerrogativas relacionadas con su crecimiento económico: “Las entidades religiosas gozan de las donaciones y beneficios tributarios existentes siempre que cumplan con los requisitos previstos en el ordenamiento jurídico nacional”, indica la ley.

Wayka constató que la Ley de Libertad Religiosa no es la única normativa que actualmente otorga beneficios económicos a las iglesias evangélicas y cristianas. Por ejemplo, según la Ley de Tributación Municipal, entidades religiosas como Agua Viva, si bien pueden pagar hasta 6 millones de dólares por un inmueble, están exoneradas de los impuestos de rigor por adquirir propiedades (alcabala) o vehículos, además de no tener que pagar el impuesto predial por los terrenos o casas que tengan.

Además, se encontró que en base a la Ley de Impuesto General a la Renta, las entidades religiosas no católicas están exoneradas hasta el 2018 de pagar el IGV por las actividades económicas que realicen en el país. La importación de bienes para estas organizaciones (Ley del Impuesto General a las Ventas e Impuesto Selectivo al Consumo), así como las donaciones extranjeras, también se encuentran inafectas a los impuestos si se trata de iglesias. Un gran ahorro para las iglesias que es posible gracias a lo que termina siendo una subvención del Estado peruano

Print Friendly, PDF & Email
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedInEmail this to someone

También te podría gustar...