Los socialistas británicos contra la influencia católica en la Gran Guerra

Lord Asquith

A finales de 1916 cayó el primer ministro británico Lord Asquith, y fue reemplazado por Lloyd George, dos liberales enfrentados. La forma de llevar la guerra del primero fue muy criticada y en diciembre de 1916 renunció.

Pues bien, en un artículo de Justice se hizo una profunda crítica a Asquith y a su acercamiento al papa Benedicto XV, que había protagonizado varios intentos de mediación para la paz, y que justo en agosto de 1917 iniciaría otro más. Justice era el órgano de la Social Democratic Federation. El artículo crítico fue recogido por El Socialista, órgano oficial del PSOE, en el número 2783 de en enero de 1917. Supone un claro ejemplo de anticlericalismo socialista.

La Federación había protestado desde Justice contra la política final del gobierno de Asquith al dar importancia al papa, caracterizado como un “personaje eclesiástico germanófilo que reside en el Vaticano”. Eso era debido al envío de un enviado especial, algo que era considerado tan disparatado como si los italianos hubieran enviado un embajador ante el arzobispo de Canterbury. Para el periódico este envío tenía que ver con la creciente presencia de católicos en el Foreign Office, aludiendo a que Edward Grey, a la sazón el secretario de este departamento, había elegido a tres secretarios privados católicos seguidos. Era una prueba, siempre siguiendo al periódico, de la creciente influencia de la minoría católica en Inglaterra, y que era empleada sin escrúpulos. Otro ejemplo de su poder tendría que ver con que las instituciones católicas estarían exentas de la inspección oficial. Este poder de los católicos en torno a Asquith y Grey podía ser uno de los motivos de la caída de este gobierno, según Justice. Por otro lado, aunque no se diga nada en el artículo, el papa Benedicto XV se caracterizaría por su clara aversión hacia el socialismo. En todo caso, esa aversión tendría más que ver con la Revolución Rusa, justo después de los hechos que aquí relatamos.

Los socialistas españoles aprovechaban este hecho para fustigar contra el catolicismo.

Debemos recordar algunos hechos para comprender la situación de los católicos en Inglaterra. Su situación comenzó a mejorar a finales del siglo XVIII, cuando en 1778 se aprobó una ley que permitía a los católicos tener propiedades y heredarlas, así como ingresar en el ejército. La emigración de católicos a raíz de la Revolución Francesa, y a la relación británica con Portugal y España a raíz de las guerras napoleónicas fueron factores que permitieron un mejor tratamiento hacia el catolicismo. En 1829 se aprobó la Ley de emancipación de los católicos, que permitía que pudieran votar y ser votados para el Parlamento. Las emigraciones casi masivas de irlandeses hacia el Reino Unido durante el siglo XIX permitieron que los católicos crearan una estructura eclesiástica con jerarquías incluidas. Por último, no olvidemos la importancia de la figura del cardenal Newman, que había sido un presbítero anglicano y que se convirtió al catolicismo en 1845.

Print Friendly, PDF & Email
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedInEmail this to someone

También te podría gustar...