Los problemas de la visita del papa Francisco a Colombia

bergoglio

La semana pasada se confirmó que el papa Francisco vendrá a Colombia desde el 6 hasta el 10 de septiembre. Existen muchos motivos de peso para oponerse a esta visita — el primero y más importante, por supuesto, es que Colombia es un Estado laico, y si un líder religioso quiere venir al país, que se pague él mismo su visita (o la paguen sus borregos), pero no con dinero de los contribuyentes.

Este es el argumento de mayor peso: el Estado debe tratar a todos sus ciudadanos por igual, y darle un tratamiento privilegiado a una religión particular (o a varias religiones, o a todas) atenta contra todos los que no adhieren a esas creencias, por tanto el Estado debe ser absoluta y totalmente laico, para no violentar el derecho humano a la libertad de culto de nadie — ninguna religión se verá beneficiada por dineros públicos.

Esto, que es la piedra angular de cualquier sociedad que aspire a ser civilizada, no debería tener vuelta de hoja, aunque como buena pocilga de trogloditas, en Colombia casi todos ignoran olímpicamente este mandato constitucional —incluso la Corte Constitucional—.

Y hay gente que cree que el laicismo es negociable, que, bajo ciertas circunstancias (‘culturales’, extraordinarias o la excusa del momento), se puede —y, peor, sería deseable— destinar recursos públicos a la promoción religiosa. Entre esos, nunca falta el argumento utilitarista, que es el colmo de lo absurdo. Para la muestra, en el caso que nos ocupa, un talDiego Perdomo salió a decir que no jodamos tanto, que nos callemos con nuestra libertad de culto, y nuestros molestos derechos humanos, pues al fin y al cabo, la visita del Papa traería réditos económicos al país, y que el dinero está por encima de nuestras libertadesindividuales, así que olvidémonos del asunto, dejemos de preocuparnos por lo que es legítimamente nuestro, y sigamos pagando impuestos para que se despilfarren en la superstición ajena, porque eso ayudará a la economía.

La esclavitud también era económicamente muy rentable, y eso no la hace menos equivocada. Permítanme rectificar: a diferencia de la visita papal, la esclavitud sí era económicamente rentable… porque tenemos razones para pensar que la visita del papa Francisco no lo será — su visita al Encuentro Mundial de las Familias 2015 en Filadelfiadejó completamente endeudada a la ciudad, aún cuando los organizadores se habían comprometido a pagar todo (y no lo hicieron).

Así que voy a ser meridianamente claro: no podría importar menos si la visita del Papa diera tanto dinero como para pagar la deuda externa y que ningún colombiano tuviera que trabajar ni un día más por el resto de su vida, ni siquiera eso justificaría que se despilfarre dinero de los contribuyentes en la promoción religiosa; sea católica, musulmana, judía, hindú o budista. Cero, nada, zip. El respeto a los derechos humanos no está condicionado a que resulten rentables: y a quien no le parezca, que se vaya a Arabia Saudita, donde prevalece la economía nacional sobre los derechos de la ciudadanía.

Y no me vengan con la excusa de la visita de jefe de Estado. Vamos, ¿acaso no había un Mandamiento que prohibía mentir? Toda la pompa de la noticia es porque el Papa es una celebridad católica, no más. Las palabras del presidente Juan Manuel Santos al recibir la noticia fueron la bienvenida a un líder religioso, no a un jefe de Estado — el propio Santos dijo que es una “visita apostólica” para que Bergoglio venga a repartir las “enseñanzas de Jesús” a los “hijos de dios”.

Si todavía no se han muerto de pena ajena, aún hay más razones para desfallecer.

Por ejemplo, la Conferencia Episcopal se puso a soltar spoilers y resulta que el Papa viene a decirle a los colombianos que hay que dar el primer paso hacia la reconciliación. No shit, Sherlock!! O sea: vamos a gastar miles de millones de pesos en la visita de un líder religioso para que escupa una obviedad como un castillo que, para completar, podría haber dicho en teleconferencia, o subido a YouTube.

O eso de las enseñanzas de Jesús, que es un cliché tanto ridículo como peligroso, porque el protagonista principal del mito judeocristiano ciertamente tiene enseñanzas moralmente cuestionables y repugnantes.

Como si el tema no fuera ya una cadena sistemática de absurdos, aquí está la guinda del pastel: en enero de 2015, tras la masacre de Charlie Hebdo, el papa Francisco justificó el terrorismo diciendo que, con sus provocadoras blasfemias, los caricaturistas se habían buscado que los hermanos Kouachi segaran sus vidas esa fatídica mañana de enero. Wow!Pues vaya forma de “dar el primer paso hacia la reconciliación”. En mi humilde opinión,ningún apologista del terrorismo es idóneo para promover el proceso de ‘paz’, mucho menos la reconciliación.

En todas sus giras, Francisco repite su monserga contra el laicismo, los derechos sexuales y reproductivos, la población LGBTI, los métodos anticonceptivos, la adopción homoparental, la tecnología y —ohh, la ironía— las “noticias falsas” de las que tanto se ha servido la mafia que dirige. No hay motivos para pensar que esta vez será la excepción.

Después de esto, si alguien vuelve a decir que Juan Manuel Santos es un buen gran de póker, entonces yo soy Messi, porque sólo a un inepto se le ocurre hacerle propaganda estatal a un tipo que promueve todas las fantochadas fascistas y antiderechos de la oposición (el uribismo y Ordóñez) a escasos meses de las elecciones.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedInEmail this to someone

Quizás te interese