Las casillas del IRPF deben desaparecer

Como ya viene siendo habitual en los últimos casi diez años, los miembros de la Asociación Laica de Rivas, queremos insistir durante estos meses, en que todos los ciudadanos tenemos que presentar nuestra declaración de la renta, en que NO MARQUEMOS NINGUNA DE LAS CASILLAS que figuran en el ‘impreso de la misma’ y que desde la tele nos proponen.

‘No marques la casilla de la Iglesia Católica (I.C.), ni tampoco la de Fines Sociales’.   Explicamos por qué:

1.- Al marcar la casilla de ‘asignación tributaria a la Iglesia Católica’, lo que hacemos es restar un 0,7% de nuestra contribución al erario público (dineros que se deben dedicar a sanidad, educación, dependencia,…), para que se lo entreguen directamente a la I.C. Esto vulnera el principio constitucional por el que ninguna religión tiene carácter estatal. Además de quebrantar el principio de igualdad ante la ley (se discrimina por razón de creencias).

2.- Proponemos que tampoco se marque la casilla de ‘asignación tributaria a fines de Interés Social’,  de nuevo restaríamos otro 0,7% a la caja común del Estado. Y entendemos que es el Parlamento (los diputados que hemos elegido) quienes tienen que definir  los fines de interés social, así como la asignación a estos y fiscalización de cómo se gasta el dinero de todos.

La Iglesia Católica no está en crisis, es más vive en ‘un paraíso fiscal’. Las subvenciones totales a la I.C., se estiman en unos 11.000 millones de euros anuales. Sirva como dato comparativo que el Gobierno del PP ha recortado 12.000 millones de euros en Sanidad, entre 2009/15 y 9.000 millones de euros en Educación, entre 2009/13.

La Iglesia Católica recibe 249 millones de euros procedentes directamente del 0,7% asignado en la declaración de la renta. Pero no es este su único privilegio desde la firma del Concordato en 1979, también pagamos entre todos: El sueldo y seguridad social de 20.000 religiosos (obispos, curas y monjas), que suponen 183 M/€; El sueldo y seguros sociales de 19.000 catequistas de religión en los centros de enseñanza pública y concertada católica, 600 M/€; El mantenimiento del patrimonio-artístico, otros 600 M/€ (además la I.C., gestiona éste en beneficio propio y se apropia de lo recaudado con las visitas); Del dinero común se subvencionan 2.450 centros concertados católicos, con otros 4.400 M/€; También la I.C., está exenta de pagar impuestos por sus miles de inmuebles (IBI, Impuesto de Construcciones y Obras-ICIO, Sucesiones y Donaciones; Transmisiones patrimoniales; Actividades Económicas, Actos Jurídicos Documentados, etc. Aproximadamente 2.000 M/€.

En total 11.200 M/€ anuales de financiación directa o indirecta.

En su propaganda, la I.C., nos invita a ‘marcar las dos casillas’ en la declaración de la renta, así obtiene doble financiación (más del 30% de la de Fines Sociales es para organizaciones católicas). Además engaña con lo que nos dice: a Cáritas solo dedica el 2,5% (6,2 M/€) de los 249 millones. El resto lo gasta en salarios de sacerdotes y obispos, en campañas publicitarias y en lo que le cuesta mantener la cadena ‘13TV’.

El Estado y los sucesivos gobiernos de la Democracia son los responsables de estos exorbitantes privilegios, y de que nunca haya sido fiscalizada. Nunca la I.C., presenta su cuenta de resultados, ni su balance de actividad anuales.

Las confesiones religiosas deben autofinanciarse y pagar impuestos, como entidades privadas que son.

Asociación Laica de Rivas Vaciamadrid  (ALRV) – Abril 2017

Díptico IRPF 2017 Rivas

Print Friendly, PDF & Email
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedInEmail this to someone

También te podría gustar...