Europa Laica ante el 8 de marzo de 2017

El Grupo sobre Feminismo y laicidad de Europa Laica  emite el siguiente comunicado para difundir ante el 8 de marzo de 2017.

*La junta directiva respalda la inmensa mayoría de las cuestiones más importantes de fondo de este comunicado. Sin embargo algunas interpretaciones sobre cómo abordar ciertas cuestiones que se plantean, están en discusión en el seno de Europa Laica. No obstante atendiendo a la iniciativa, se hace público tal cual es remitido por el Grupo. (Nota aclaratoria de la Presidencia de Europa Laica)

EUROPA LAICA ANTE  EL 8 DE MARZO DE 2017

Europa Laica apoya y anima a la participación en la Jornada de lucha del día 8 de Marzo por un mundo libre de violencias contra las mujeres y contra la ideología patriarcal como soporte de esta discriminación ancestral.

Apoyamos asimismo  la Jornada de Huelga que a nivel mundial se llevará a cabo este día.

Nos solidarizamos también con las compañeras de Puerta Sol (en Madrid) que mantienen su huelga de hambre y exigimos la retirada inmediata de cualquier sanción por esta protesta.

Nos adherimos  a la urgente demanda de UN PACTO DE ESTADO YA  para acabar con cualquier violencia hacia las mujeres por el simple hecho de serlo:  ¡¡NI UNA MENOS ¡!!

El feminismo es un movimiento social interclasista, ya que todas las mujeres, de todas las clases sociales, de diferentes culturas o razas y con distintas orientaciones o identidades sexuales pueden ser abusadas sexualmente, agredidas, explotadas en el hogar y en el mercado laboral y discriminadas en aquellos ámbitos en los que hay recursos y poder. Las estructuras ideológicas, simbólicas y materiales sobre las que está edificada la desigualdad afectan en mayor o menor medida a todas y cada una de las mujeres y ninguna de ellas puede sustraerse a algunos de los rostros de esa desigualdad. Hablar de derechos humanos para todas las personas  en términos de igualdad es hacerlo desde el feminismo y también desde el laicismo.

La transformación que buscamos parte de los principios de igualdad y democracia. Algo que pasa necesariamente porque la mitad de la población tenga los mismos derechos. Históricamente en todas las luchas sociales y políticas se ha priorizado la lucha contra el sistema, con la promesa de ocuparse luego de la discriminación de las mujeres. Y así estamos, esperando desde la Revolución Francesa. No, las mujeres somos parte del todo y sólo incorporando el feminismo al laicismo, a la política, los movimientos sociales, evitaremos reproducir las desigualdades que queremos combatir. Ha llegado el momento de hacer política feminista, hacia dentro y hacia fuera. Hacia dentro para clarificarnos y hacia fuera para unirnos a otros movimientos por la justicia social.

Pero en este comienzo de siglo, el capitalismo neoliberal se ha convertido en el dispositivo de mayor opresión para las mujeres. Las políticas de austeridad empobrecen y subordinan más a las mujeres que a los varones. El perfil del trabajador y trabajadora sin derechos y sobreexplotadas tiene, sobre todo, rostro de mujer.

El feminismo que defendemos se compromete y moviliza políticamente  en la lucha contra el neoliberalismo.

El feminismo del siglo XXI tiene que entender que el capitalismo neoliberal, en estrecha alianza con los diversos patriarcados, está privando de derechos conquistados a las mujeres, está articulando nuevos espacios de subordinación, incrementando la explotación y feminizando la pobreza.

El resultado es un creciente e instrumental aumento de la violencia contra las mujeres, con el objetivo de que acepten el papel secundario y de sometimiento, que toda sociedad patriarcal les impone.

Es evidente que el feminismo tiene su ámbito interno y específico de análisis. El laicismo que defendemos tiene que asumir los siguientes principios:

  • Reconocimiento de una injusticia milenaria contra la mitad de la población.
  • Que las mujeres no sufran ningún tipo de violencia por el hecho de ser mujeres.
    Los mismos derechos laborales, sociales, políticos  y su aplicación en todos los ámbitos
  • Una educación que cuestione críticamente el modelo patriarcal y donde las mujeres sean visibilizadas en toda su larga trayectoria histórica, hoy todavía desconocida.
  • Una cultura inclusiva, con una mirada crítica y anti patriarcal en los modelos culturales que hoy se transmiten.
  • Que las mujeres sean quienes decidan sobre su propia sexualidad y sobre su maternidad como sujetos de derecho ya que todos los seres humanos  deben vivir en igualdad. No todos somos iguales ni idénticas  pero debemos  vivir en un mundo que haga posible la equidad.
  • Que todos los seres humanos sean tratados con dignidad manifestando nuestra oposición al comercio sexual de la prostitución así como a la mercantilización de sus cuerpos.
  • Mantener relaciones con los grupos feministas para que también el laicismo sea parte del feminismo.
  • La defensa, difusión y formación de ideologías machistas y patriarcales son un ataque directo a la libertad de conciencia y al feminismo. En este campo es en el que más se da una específica coincidencia entre ambos movimientos laicismo y feminismo.
Print Friendly, PDF & Email
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedInEmail this to someone

También te podría gustar...