En Bélgica una congregación religiosa desafía al Vaticano autorizando la eutanasia en sus hospitales

Tres religiosos de los Hermanos de la Caridad están amenazados de exclusión de la Iglesia católica por permitir la muerte asistida. Antes de este cambio en su reglamento, la congregación trasladaba a otros hospitales a los pacientes a los que el Estado belga había autorizado la eutanasia

La congregación católica laica de los Hermanos de la Caridad en Bélgica ha anunciado este martes que mantiene su “visión ética” al autorizar la eutanasia a los médicos y enfermeros de los quince hospitales que gestiona en todo el país, a pesar de la oposición del Vaticano.

Tres religiosos que forman parte del consejo del consejo de administración de la congregación, compuesta esencialmente por laicos, se encuentran en el banquillo de acusados, amenazados de exclusión de la Iglesia católica porque “se debe un respeto absoluto a la vida”, indicó el pasado 10 de agosto un responsable de la congregación, René Stockman, que vive en Roma

“Esta visión ética ha sido redactada conforme al pensamiento cristiano que aplicamos en nuestra organización. Nosotros tenemos en cuenta siempre a estos efectos los cambios y la evolución de nuestra sociedad”, ha justificado en un comunicado la congregación establecida en Gante, en el norte de Flandes.

En la base del litigio, que fue objeto de una reunión el lunes del consejo de administración de la congregación, figura una orden interna reciente que permite a los médicos de practicar la eutanasia, considerada como “un acto médico”, en los quince hospitales psiquiátricos gestionados por los Hermanos de la Caridad.

Antes de este reglamento, la congregación laica de derecho pontificio trasladaba a otros centros hospitalarios a los pacientes que habían obtenido la autorización de eutanasia del Estado belga, que despenalizó la muerte asistida en 2002 para los mayores de edad y la extendió a los menores sin límite de edad hace tres años.

En su comunicado, titulado ‘Opinión ética concerniente a la eutanasia y el sufrimiento psicológico en fase no terminal”, los Hermanos de la Caridad precisan que “el personal de nuestros centros respeta la libertad de los médicos de practicar o no la eutanasia así como la libertad del resto de enfermeros de participar o no en este procedimiento”. “La libertad está también consagrada por la ley”, añade el comunicado.

En cuanto al Vaticano, “hizo una pregunta completamente personal e individual” a los tres religiosos acusados. Y “las decisiones” que estos tomaron tras su interrogatorio “no deben ser debatidas en los medios de comunicación”, indica también el comunicado, sin dar más explicaciones.

Además de hospitales, la rama belga de los Hermanos de la Caridad gestiona también escuelas y guarderías. En sus hospitales tratan alrededor de 40.000 niños, jóvenes, adultos y ancianos.

Print Friendly, PDF & Email
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedInEmail this to someone

También te podría gustar...