Azul de Estado Mayor para la Virgen de la Concepción en Córdoba

La Virgen de la Concepción, cotitular de la hermandad de las Penas de Santiago, luce ya la faja de Estado Mayor donada por el coronel jefe del Regimiento Córdoba 10, Álvaro Capella, que le ha sido impuesta en el transcurso del segundo día del triduo que anualmente le dedica su cofradía, oficiado por su consiliario, Domingo Moreno.

Como ha señalado en el acto el hermano mayor de esta corporación nazarena, Jesús Casero, esta imagen es la primera de la capital a la que le es impuesta la faja de Estado Mayor que, de forma extraordinaria lucirá de nuevo el próximo Domingo de Ramos en lugar del habitual fajín de general que porta en su salida procesional.

Casero ha calificado de “acto histórico” esta celebración que ha coincidido con el Día de la Constitución y ha recordado los vínculos que unen a la hermandad de las Penas con el Arma de Infantería, que se remontan al año 1987, al poco del traslado desde Granada del Córdoba 10, gracias a la mediación del general José Cassinello, y dos años más tarde se le impondría el fajín de general. Desde aquel momento se ha mantenido una estrecha relación entre ambas partes que se materializa cada Domingo de Ramos cuando un piquete escolta el paso de la Virgen de la Concepción.

El hermano mayor de las Penas ha enmarcado la importancia de esta celebración no sólo en los cultos de la hermandad sino también en las vísperas del aniversario del milagro de Empel, momento desde el cual la Inmaculada Concepción es la patrona de la Infantería española.

El coronel Capella, a quien se le ha impuesto la insignia de la hermandad en oro y rubíes, ha agradecido las atenciones recibidas, señalando que la donación de la faja de Estado Mayor hay que enmarcarla dentro del “cumplimiento del deber” de los militares. En su intervención, ha detallado algunos aspectos históricos de esta faja, cuyo origen se remonta a la Guerra de las Naranjas de 1801 entre España y Portugal. El encargado de comunicar la victoria a la reina María Luisa de Parma fue obsequiado con una similar, momento desde el cual fue común su uso en el Ejército español, aunque no fue regulado hasta 1844. Como curiosidad, esta faja se anuda a la derecha, mientras que el fajín de general lo hace a la izquierda.

Print Friendly, PDF & Email
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedInEmail this to someone

También te podría gustar...