En México crecen las entidades religiosas, actualmente hay registradas 8.963, de las que 8.923 son cristianas y 40 de otras confesiones

En un año el número de asociaciones religiosas en Puebla, registradas ante la Secretaría de Gobernación (Segob), incrementaron un 5.4 por ciento al pasar -de finales de 2016 al mismo periodo de 2017- de 220 a 232.

Según la Dirección General de Asociaciones Religiosas, dependiente de la secretaría que encabeza Miguel Ángel Osorio Chong, a nivel nacional suman 8 mil 963 las agrupaciones, por lo que las de Puebla representan el 2.5 por ciento del total.

Dentro de las 232 asociaciones religiosas de Puebla, se encuentran la Arquidiócesis de Puebla, el Monasterio de Clarisas Capuchinas de Santa Clara de Asís y San José, la Alianza Cristiana Pentecostés de Iglesias Evangélicas Independientes y Hermanas Dominicas Docentes de la Inmaculada Concepción, por mencionar algunas.

La Ciudad de México encabeza la lista de las entidades con el mayor número de asociaciones al registrar mil 278, le sigue Nuevo León con 625, el Estado de México con 609, Tamaulipas con 549 y Veracruz con 487.

Del total de asociaciones a nivel nacional, 8 mil 923 son cristianas, 17 orientales, 10 judías, tres islámicas y 10 nuevas expresiones.

Dentro de las orientales están las religiones hinduistas, budistas y krishnaistas y dentro de las cristianas están las ortodoxo patriarcado, tradicionalista, apostólico, protestante luterano, evangélica modista y cristiana biblia de los testigos de Jehová.

La Dirección General de Asociaciones religiosas también da a conocer en su página web (www.asociacionesreligiosas.gob.mx) que en Puebla existen 42 ministros de culto, entre los que se encuentran: Iglesia Evangélica Pentecostés “Siloe” y sus Congregaciones, Doctrina Espiritualista Trinitaria Mariana de la Congregación del Sexto Sello y Comunidad Cristiana de Puebla.

Esta dirección, cuyo titular es Arturo Manuel Díaz León, tiene el objetivo de desarrollar la interlocución del Poder Ejecutivo Federal con las instituciones religiosas, mediante el impulso al diálogo permanente y fluido con los actores religiosos; garantizar el ejercicio de la libertad religiosa mediante la atención oportuna de los servicios gestionados por las asociaciones religiosas, y resolver los conflictos de intolerancia religiosa suscitados en el país mediante la intervención concertada y el fomento de los valores de la tolerancia.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...