La cofradía de los indultados suma 170 miembros en diez años

En nombre del Consejo de Ministros y por el ejercicio de la Gracia del Indulto, siete personas saldrán de prisión en la Semana Santa de 2017. La tradición centenaria de indultar a encarcelados durante esta festividad religiosa continúa por las peticiones de las cofradías que organizan procesiones y eventos. Desde 2007, consiguieron que el Gobierno indultara a casi 170 encarcelados. Este último acto de gracia está en entredicho: los criterios del Ejecutivo para decidir quién merece un indulto son un misterio.

El artículo 62 de la Constitución permite al Rey “ejercer el derecho de gracia con arreglo a la ley, que no podrá autorizar indultos generales”. La ley citada entró en vigor en 1870 y es de carácter excepcional y provisional. Casi un siglo y medio después sigue viva. Se modificó por última vez en 1988, cuando gobernaba el socialista Felipe González. Entonces se sustituyó en el texto “Decreto motivado y acordado en Consejo de Ministros” por “Real Decreto”. En cristiano: se eliminó la necesidad de justificar por qué se otorga un indulto.

El Ministerio de Justicia es el encargado de trasladar las peticiones de indultos al Consejo de Ministros, pero al publicar su decisión en el Boletín Oficial del Estado (BOE) no se recogen las razones por las que se otorga esta gracia a una persona en concreto. La fundación Civio, que trabaja para mejorar la calidad democrática en España, critica la existencia de los indultos. Para cuantificarlos elaboró una herramienta llamada El Indultómetro, donde recopila los más de 10.000 indultos publicados en el BOE desde 1996.

La periodista Eva Belmonte, que trabaja en Civio, considera que los procesos que rodean a los indultos son absolutamente opacos: “Sólo sabemos a quiénes se les concede porque el Gobierno está obligado a publicarlo en el BOE, pero no cuáles son las razones para conceder o no esta medida de gracia”.

El secretario de obra social de la Cofradía de Nuestra Señora de la Piedad y del Santo Sepulcro, José Antonio Sánchez Molina, justifica las razones por las que su agrupación defiende y pide el indulto de presos en Semana Santa: “Toda persona tiene derecho a la reinserción”.

indultos semana santa

Sánchez apunta que lo fundamental de los indultos es que hay un trabajo detrás de ellos: “Colaboramos de forma estrecha con trabajadores y educadoras sociales del Centro De Inserción Social Las Trece Rosas de Zaragoza. Pedimos el indulto de presos que han cumplido la mitad de la pena y que buscan su reinserción en la sociedad. Son personas que trabajan. Además, no pedimos el indulto de quienes hayan cometido delitos de sangre o sexuales”.

Esta cofradía indica que los presos a los que pidió indultar fueron condenados, en su mayoría, por delitos contra la salud pública. Este diario encontró al comparar información de la prensa, el Consejo de Ministros y el BOE que 13 de sus peticiones fueron escuchadas por el Gobierno desde 2007, lo que la convierte en la que más cadenas ha quitado a los condenados en diez años.

Los sucesivos gobiernos concedieron en una década 3.113 indultos, según recoge el Indultómetro, y bez.es ha localizado 168 que se otorgaron por peticiones a las cofradías: son un 5,39% del total. Es un porcentaje bajo que se disparó, de forma asilada, en 2016. Entonces se indultó a 27 personas y a 13 de ellas en Semana Santa: casi la mitad salieron por este acto de gracia que es tradición conceder en la fiesta religiosa.

Sánchez atribuye el éxito de su cofradía para que se apruebe la liberación de encarcelados a que se implican mucho en el proceso de reinserción. Trabajan con presos en libertad provisional y en tercer grado (capacitados para vivir en semilibertad). “Mantenemos el contacto con ellos cuando salen y les invitamos a participar en las procesiones de Zaragoza, como la que hacemos el Jueves Santo entre las 0:00 y las 3:00”, añade.

La última presa que ha recibido un indulto gracias a la petición de esta cofradía también fue invitada a participar en esta procesión en 2017. Fue condenada a tres años de prisión por un delito contra la salud pública. Ahora será libre si no comete un delito doloso en tres años.

La otra cara del perdón

En la Semana Santa de 2014 la Cofradía Penitencial de Nuestra Señora de la Piedad de Valladolid pidió el indulto para Francisco Segundo Domingo Vaquero, según indicó Civio. El Ministerio de Justicia, encabezado entonces por Alberto Ruiz-Gallardón, llevó la petición al Consejo de Ministros, que la aceptó. Domingo era director de una sucursal del Banco Santander. Fue condenado el 16 de mayo de 2013 por el Tribunal Supremo “por un delito continuado de falsedad en documento mercantil en concurso con otro delito continuado de apropiación indebida por extraer dinero de la cuenta de uno de sus clientes”.

En concreto, “emitió y rellenó recibos de disposición de fondos, imitando la firma de uno de sus clientes, para llevarse parte de sus fondos”, publicó Civio, que también indicó que “la mediana de tiempo entre condena e indulto es de 2,71 años”. Domingo estuvo en la cárcel menos de un año y en el BOE no se justificó por qué se le indultaba. No es el único caso llamativo.

Para Eva Belmonte no tiene sentido que el Gobierno “tome decisiones sin rendir cuentas sobre qué argumentos ha tenido en cuenta para hacerlo”. La periodista cree que “reformar el proceso del indulto y hacerlo más transparente es un primer paso, pero el objetivo tiene que ser ir más allá y suprimir el indulto o trasladarlo al poder judicial y sólo para casos excepcionales“.

En este aspecto, Sánchez defiende desde su cofradía de Zaragoza que los jueces “ya valoraron los hechos de los condenados en su día. El Ejecutivo, otro poder, es el que tiene que encargarse de hacerlo. Yo parto de que el indulto es un acto de gracia. Una medida de gracia“.

Belmonte no coincide: “La figura del indulto tiene poco encaje en un Estado de Derecho moderno y la tradición de los indultos de Semana Santa lo tiene aún menos. Aunque el Gobierno asegura que cumplen los mismos trámites y que son iguales que el resto de indultos, lo cierto es que el hecho de que siempre se concedan indultos en Semana Santa, incluso en épocas en las que el número de concesiones haya bajado de forma drástica, muestra que no es así”.

La cruz de los indultos

En 2017 se concedieron siete indultos por Semana Santa, una cifra que Europa Press fija en la más baja en una década. Esta misma agencia publicó en 2007 que, ese mismo año, fueron indultados 17 presos en Semana Santa. Este diario comprobó que 16 de ellos aparecen en el BOE, lo que confirma su afirmación.

El número de indultos baja tanto en Semana Santa como durante todo el año. Civio da cuenta de ello: en 2015 hubo 87; un año después 75 y en 2016 se redujeron a 27Para Belmonte “cada vez hay más presión social” para que se termine con la práctica de los indultos y, “desde que se publicó el Indultómetro a principios de 2013, existe un control directo sobre el número de ellos”. También considera que esas son las razones que han hecho que el Gobierno disminuya el número de concesiones, “pero la presión social, producida por la alarma de casos muy llamativos, también ha hecho más conocida la figura del indulto. Así, como más gente la conoce, aumentan las solicitudes“.

Esa presión social es la que el 14 de febrero de 2017 llevó a que el Congreso entero respaldara una proposición de ley del PSOE para prohibir que se indulte a los condenados por corrupción y por violencia de género. Según indicó Europa Press, los socialistas exigen razones de “justicia, equidad, utilidad pública o debida reinserción social del condenado” para poder otorgar el indulto total, justificaciones que deberán publicarse BOE a la hora de comunicar la concesión de indultos. Esa justificación desapareció con la modificación de la ley en 1988, durante el gobierno socialista de Felipe González.

Metodología

Para elaborar esta información se revisaron las referencias del Consejo de Ministros que coincidían con las fechas de las Semanas Santas desde 2017 hasta 2010. A partir de ese año, en la página web de la Moncloa no se recogen los indultos otorgados. Para recopilar la información hasta 2007 se consultaron publicaciones en medios de comunicación (o agencias) y se comprobó cada una de las siglas de los indultados con los nombres recogidos en el BOE. También se utilizaron datos de El Indultómetro. La razón que justifica la comparación es que, en ocasiones, en el BOE no se recoge si un indulto es a petición de una cofradía, algo que sí se recoge en la prensa y en las referencias del Consejo de Ministros desde 2010.

Todos los pasos de este trabajo pueden replicarse, pero se ha optado por ocultar las siglas de los indultados. Tres personas indultadas no fueron encontradas en el BOE, pese a aparecer en publicaciones (prensa) de esos años. La cifra total incluyéndolas sería de 171 indultados, pero no se las ha añadido al no poder confirmarse. Son: 1 de la Archicofradía de la Celeste Real y Militar de la Orden de Nuestra Señora Merced de Santander de 2007; 1 de la Cofradía de Nuestra Señora de la Piedad y del Santo Sepulcro de Zaragoza de 2008 y 1 de la Hermandad del Santísimo Cristo de la Paz de Burjassot de 2009.

Descargue aquí los datos con los que se elaboró esta información.

Si encuentra algún error, no dude en escribir a fernando.anido@bez.es

indultos semana santa mapa

Municipios de cofradías que pidieron y obtuvieron indultos de presos

Suma de los datos de 2007 a 2017. Utilice el zoom para acercarse a los municipios que se solapen

Print Friendly, PDF & Email
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedInEmail this to someone

También te podría gustar...