Los directores urgen a sacar la Religión de las aulas de cara al pacto educativo

La asamblea nacional de responsables de los centros de Secundaria acuerda relegarla al «ámbito privado de las creencias»

Colegios e institutos de la provincia detectan un aumento de matriculados en la asignatura de hasta el 150% porque la nota cuenta y es una materia «más fácil».

Los directores de los institutos de Secundaria urgen a que la Religión salga de las aulas y se circunscriba «al ámbito privado de las creencias». Los responsables de los centros tachan de «sinsentido» que en los centros «sostenidos con fondos públicos se imparta como asignatura cualquier tipo de religión» y concluyen que «urge su eliminación como materia curricular».

Así lo han reflejado en las conclusiones redactadas tras su última asamblea nacional a la que acudió el representante de los institutos de Secundaria de la provincia, Toni González Picornell. «Estamos detectando, además, que al no ser una materia compleja en sus contenidos como puedan resultar algunas otras para los alumnos, resulta más apetecible de entrada y se ha incrementado sensiblemente el número de matrículas», apunta Picornell.

Los datos recogidos por este diario en función de la media de matriculados este curso en Religión tanto en Primaria como en Secundaria revelan un incremento de alumnado en la asignatura de Religión de hasta un 150% con respecto al curso pasado.

En el conjunto del alumnado de Secundaria el curso pasado se matricularon en Religión un 20% de los alumnos y este curso lo han hecho el 50%, como constata el portavoz de los directores en el Consejo Escolar de Alicante, José Antonio Perelló.

La materia cuenta como nota en el expediente desde hace dos cursos, que fue cuando entró en vigor el apartado de la Lomce que la tipifica como «oferta obligatoria» por parte de los centros y como «evaluable» a efectos académicos, pero ha sido este curso cuando se ha producido el espectacular incremento de la demanda, tras los resultados académicos constatados el año anterior por el alumnado y sus familias.

«Está pasando especialmente en los cursos de Bachillerato. La materia de Religión compite como optativa con Anatomía Aplicada y con Cultura Científica. La nota de cualquiera de las tres tiene el mismo rango, pero para el alumnado los contenidos de Religión les resultan menos complejos». Picornell valora que ante este panorama, los estudiantes no se lo piensan dos veces con el objetivo de puntuar lo más posible de cara al acceso a la Universidad.

Para el resto de los niveles, tanto de Primaria como de Secundaria, la elección de materias se plantea entre la Religión o los Valores Éticos, esta última impartida por el tutor en Primaria y el profesor de Filosofía en Secundaria.

Las posibilidades que se han abierto en el panorama educativo sobre un posible pacto estatal tras el acuerdo del ministerio con las comunidades autónomas, han llevado a los responsables de los institutos a dar la voz de alarma sobre esta situación para que se tenga en cuenta en las negociaciones que se lleven a cabo los próximos meses con el fin de que se erradique la Religión de la enseñanza. «A la vista de las decisiones que han venido tomando los sucesivos gobiernos de nuestra democracia, deja de resultar indispensable señalar el sinsentido de mantenerla como contenido curricular», concluyen los responsables de Secundaria.

Print Friendly, PDF & Email
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedInEmail this to someone

También te podría gustar...