El cronista que descubrió decenas de inmatriculaciones en su pueblo

El cronista oficial de Priego de Córdoba ha realizado una investigación en la que ha hallado hasta 26 bienes que la Iglesia ha inscrito en el Registro de la Propiedad

Una ermita con una finca de 6.000 metros cuadrados, un hospital, nueve iglesias, una ermita construida por los vecinos y hasta un antiguo teleclub fueron inscritos por el Obispado a su nombre

La investigación del cronista evidencia que estos bienes estaban considerados como públicos y pertenecían secularmente al Ayuntamiento, cofradías o a los vecinos del pueblo

“Fue casi por casualidad”. Y así, casi por casualidad y tras meses de investigación “con mi propia iniciativa, mi tiempo y mi dinero”, fue cómo el cronista oficial de Priego de Córdoba, Enrique Alcalá Ortiz, ha sacado a la luz que la Iglesia había inscrito a su nombre en el Registro de la Propiedad hasta 26 bienes inmuebles de este pueblo y sus aldeas.

Alcalá Ortiz, investigador de la historia local de Priego de Córdoba, comenzó en 2015 a tirar del hilo de las inmatriculaciones cuando escuchó que la iglesia de San Pedro de su pueblo había sido inscrita como propiedad de la Iglesia. Él, profundo conocedor de la historia de esta iglesia y de su convento, sabía a ciencia cierta que habían sido desamortizados y, posteriormente, cedidos al Ayuntamientode Priego, su propietario desde el siglo XIX. Pero en 2015 comprobó que en el Registro de la Propiedad del municipio estos bienes aparecían inmatriculados por el Obispado.

“Viendo este ejemplo, imaginé el alcance que podía tener esto de las inmatriculaciones”, cuenta Alcalá a eldiario.es/andalucia. Y así, solicitó en el Registro de la Propiedad todas las notas simples de iglesias y ermitas de Priego y sus aldeas, bienes que en sus investigaciones como historiador local aparecían documentadas como propiedad de los vecinos, el Ayuntamiento, cofradías o hermandades del pueblo.

“Hallé 26 inmatriculaciones entre capillas, iglesias, ermitas, terrenos propiedad del Ayuntamiento…todas creadas por el pueblo o por hermandades”, dice el cronista, que explica cómo “cuando en el siglo XIX se crean los Registros de la Propiedad,las iglesias no se registraban al considerarse un bien público, no tenían dueño”. De hecho, hasta la reforma hecha por José María Aznar, la Ley Hipotecaria prohibía inmatricular lugares de culto.

Sin embargo, y a la vista de las inmatriculaciones, la Iglesia sí ha querido ponerlas a su nombre. Enrique Alcalá Ortiz ha localizado en Priego un total de nueve iglesias inmatriculadas, un ermitas, edificio escolar, un hospital y una finca de olivar de más de 6.000 metros cuadrados que rodea a una ermita, además de un antiguo teleclub –con escrituras a nombre del Ayuntamiento- donde en los años 60 se veía la televisión en blanco y negro, se leía, se bailaba y, los domingos, “se decía misa”.

En su estudio, el investigador señala que “habrá que ver cómo han justificado la propiedad efectiva de muchas iglesias y ermitas, —si bien dedicadas al culto católico—, que fueron levantadas y mantenidas por el fervor popular, cofradías y corporaciones en terrenos donados por personas caritativas”.

La investigación del cronista detalla las “manos que firmaron los certificados: los vicarios generales de la Diócesis” y la superficie total inmatriculada por la Iglesia en Priego: los 26 bienes inmuebles suman un total de 18.179,42 metros cuadrados de superficie, de los que 14.440,42 estarían construidos. Y, estudiando las fechas de las inmatriculaciones, detalla que 2012 fue el año en el que más bienes se inmatricularon -un total de siete-, y en 2006 fueron inscritas la mayoría de las iglesias del pueblo.

Construcciones en suelo municipal y con dinero público

Para Enrique Alcalá Ortiz -que ha publicado artículos en su propia web con todos los hallazgos y estudios que ha realizado-, de todos los bienes inmatriculados en Priego de Córdoba, el más destacable es el de la Ermita del Calvario, sobre el que ha realizado un concienzudo estudio para documentar que se trata de una construcción que es de titularidad pública desde 1967, ya que se construyó en suelo del Ayuntamiento y con aportaciones de los vecinos. De hecho, la última restauración antes de ser inmatriculada fue llevada a cabo por una escuela taller, que solicitó el propio Ayuntamiento.  Después de ser restaurada, fue cuando  el Obispado la inscribió a su nombre.

El antiguo hospital de San Juan de Dios -hoy convertido en residencia-, la Iglesia de San Francisco, la Ermita de Belén junto a la casa del cura, la Ermita de Nuestra Señora de la Aurora, la Iglesia de Nuestra Señora de las Mercedes, la Iglesia de San Pedro Apóstol, la Parroquia de Nuestra Señora del Carmen, el Edificio Virgen de la Cabeza y el Patronato Fundación del Hospital de San Juan de Dios son algunos de los bienes más destacados de entre los inmatriculados en Priego y sus aldeas.

Tras esta investigación, Enrique Alcalá Ortiz llevó sus conclusiones a los distintos partidos políticos con representación en el pueblo y, tras las pasadas elecciones municipales y la conformación del nuevo Ayuntamiento, el grupo municipal de Podemos presentó dos mociones para investigar desde el Consistorio la propiedad de los bienes inmatriculados: cuántos bienes ha puesto la Iglesia a su nombre en Priego y cuántos, además, pueden ser de titularidad pública. Las dos mociones se aprobaron por mayoría, pero sin el voto del PP que forma el gobierno municipal en minoría. De momento, el Ayuntamiento no ha iniciado su tarea.

Print Friendly, PDF & Email
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedInEmail this to someone

También te podría gustar...