Cáceres Laica aspira a un modelo de Escuela Pública y Laica

Aula escolar

Cáceres Laica aspira a un modelo de Escuela Pública y Laica, donde el conocimiento se construya desde la racionalidad, desde los métodos científicos y la filosofía humanista, no desde las creencias, que ya cuentan con sus propios espacios en las iglesias, templos, mezquitas, sinagogas…

Como asociación laicista, Cáceres Laica, está totalmente en contra de que, en un Estado Laico, se siga ofreciendo religión en la Escuela.

Nuestra organización apoya la campaña “Por una Escuela Pública y Laica: Religión fuera de la Escuela”, que surgió hace casi dos décadas, como una iniciativa y un compromiso activo en torno al objetivo democrático de lograr la plena laicidad del Sistema Educativo. La LOMCE y las medidas adoptadas en su aplicación suponen un mayor retroceso, en relación a una aspiración democrática, nunca resuelta de forma positiva y consecuente. Pedimos la derogación de la LOMCE y parte de la LOE. La mayoría de los partidos políticos que no la votaron (todos excepto el PP votaron en su contra) se comprometieron a derogarla en el momento que no gobernara el PP.

Analizado el Borrador del nuevo DECRETO, POR EL QUE SE ESTABLECEN LA ORDENACIÓN Y EL CURRÍCULO DE LA EDUCACIÓN SECUNDARIA OBLIGATORIA Y DEL BACHILLERATO PARA LA COMUNIDAD AUTÓNOMA DE EXTREMADURA, la asociación regional Cáceres Laica quiere mostrar su apoyo, aunque con matices, a dicho futuro Decreto.

Estamos de acuerdo en que se recupere la asignatura Educación para la Ciudadanía y los DD. HH. (2º ESO, 1 h); en que se apueste fuertemente por Filosofía, obligatoria y en todos los bachilleratos: Filosofía (1º BACH, 3 h) e Historia de la Filosofía (2º BACH, 3 h ); así como la inclusión de Ética y Ciudadanía (1º BACH, 1 h), también en las tres modalidades de bachillerato.

Estamos totalmente de acuerdo, como plantea el Borrador, en reducir, al mínimo posible, la carga horaria de Religión, en todos los cursos de la Educación no universitaria. Euskadi, Aragón, Asturias y Canarias fueron de las pocas comunidades autónomas que comenzaron el curso 2015-2016 disminuyendo las horas de Religión en el calendario escolar tras la entrada en vigor de la ley Wert (LOMCE). Como se puede comprobar, Extremadura lleva un curso de retraso en Secundaria… nunca es tarde… Sin embargo en Primaria e Infantil todavía está pendiente reducir al mínimo (45 min/semana) el horario de Religión. ¿Para el curso 2017-2018? Ahora no podrán decir que no han tenido tiempo.

Cáceres Laica quisiera colaborar en mejorar dicho Decreto con las siguientes propuestas:

Proponemos, mientras las leyes nos sigan obligando a comulgar con ruedas de molino, que se exija un mínimo de alumnos para poder formar grupos de Religión. En Euskadi, p.e., es necesario un mínimo de 15 estudiantes para poder impartir esta materia optativa. En Extremadura se dan casos de grupos con un alumno, lo cual es un privilegio exclusivo de la privilegiada Iglesia católica, ya que a ninguna otra materia, aun siendo troncal, se le permite formar grupo, ni siquiera con tres o cuatro alumnos.

Desearíamos que en los cursos de PMAR (2º y 3º de ESO) los alumnos tuvieran obligatoriamente la asignatura de Valores Éticos (1 h). En este Programa de Mejora del Aprendizaje y el Rendimiento (PMAR) es un tremendo error que los alumnos tengan la opción de elegir entre Religión y Valores Éticos, sólo se da este único caso de opcionalidad. Creemos que es una compensación a la Iglesia católica: una de cal y otra de arena. Sobra la catequesis de cualquier religión (católica, evangélica, judía o musulmana) en la Educación Pública y, sobre todos, en estos programas, al igual que ocurría en los cursos de Diversificación. Choca frontalmente con la esencia del programa: mejora del aprendizaje y del rendimiento. Estos alumnos están muy necesitados de otras muchas materias, pero no de catequesis.

El hecho religioso no se puede obviar, por eso está presente en la Enseñanza, transversalmente, en la mayoría de las materias: Filosofía, Historia de la Filosofía, Ética y ciudadanía, Educación para la Ciudadanía y los DD. HH., Historia, Historia del Arte, Música, Biología,…

La religión confesional hay que sacarla de la Enseñanza, de forma inmediata, potenciando la red pública de enseñanza, como vertebradora del Derecho a la Educación de todas y todos, evitando progresivamente la desviación de fondos públicos hacia intereses privados, católicos en su mayoría. El Estado gasta cerca de 5 000 millones de euros en Enseñanza de ideario católico, en un Estado Laico, de los cuáles unos 610 millones de € son para pagar al personal que imparte religión católica (catequistas) en todo el Estado español, según datos de Europa Laica.

La disminución a una sola sesión semanal de las clases de Religión en los centros públicos cumple la ley, LOMCE (2013, PP). Está claro que esta reducción dejará sin empleo a algunos catequistas. Si esto se produce, hay que tener en cuenta que se crearán otros tantos puestos de trabajo de docentes de otras asignaturas, y que estos sí se incorporarían por mérito y capacidad, y no por haber sido designados por los obispos.

El único camino para terminar con esta confesionalidad de hecho, es la derogación de los Acuerdos con el Vaticano, en tanto, de una parte, constituyen la base “legal” de los privilegios que sigue reclamando la Iglesia católica, especialmente dentro del sistema educativo; y, de otra, se ha producido un progresivo rechazo social y político a sus contenidos antidemocráticos. También tienen que anularse los Acuerdos con otras confesiones en los que se prevea impartir religión en la escuela.

En España, la religión en la Escuela sigue siendo un asunto pendiente de nuestra democracia.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedInEmail this to someone

Quizás te interese