Juventudes Comunistas de Sevilla defiende una semana santa “popular”

La UJCE defiende una semana santa de cultura popular y sin privilegios.

Desde la juventud comunista sevillana manifiestan su apoyo “a una festividad popular que no debería tener “dueños” que intentaran apropiarse de ella”

Para la UJCE de Andalucía la Semana Santa “ha sido y es un espacio de convivencia del pueblo sevillano desde hace siglos, siendo predominantes en él el compañerismo y la solidaridad obrera, pero desde el franquismo, el conservadurismo de la ciudad se ha apropiado de esta expresión popular, de la que han intentado expulsar a todo lo que no huela a ellos. La cultura del pueblo sólo pertenece al pueblo, no a los sectores más adinerados y rancios de la ciudad.”

La UJCE Sevilla “plantea su desacuerdo en la opulencia” de la festividad pagada con el dinero de todos los contribuyentes, destinado además “a instituciones tan opacas, machistas y retrógradas como la Iglesia Católica, a la que se le siguen manteniendo hoy día numerosas ventajas fiscales como el IBI o las inmatriculaciones que lleva realizando desde que la Ley Hipotecaria aprobada por Aznar se lo permitió, adquiriendo inmuebles a un coste de risa (como la Mezquita de Córdoba por 30 euros). ¿No sería mejor que ese dinero lo gestionaran directamente las hermandades de forma transparente?”

Asi, las comunistas “no hemos sido ajenas a esta tradición. Cabe recordar que en 1932, los sectores conservadores de la ciudad intentaron boicotear la fiesta para que ninguna cofradía saliese a la calle, y el pueblo creyese que la República prohibía la Semana Santa. Fue la Hermandad de la Estrella (“que es del pueblo, al pueblo se debe, que es tanto como decir que se debe al Régimen constituido legalmente; es decir, a la República”, rezan sus archivos) quien salió a la calle, ganándose así el sobrenombre de “La Valiente”.”

O cuando en 1978 el poeta gaditano Rafael Alberti, militante del PCE, escribía unos versos sobre la Macarena y el Baratillo que hacían tirarse de los pelos a la prensa conservadora sevillana. Con estos dedicados a la Esperanza de Triana resume muy bien el pensamiento de muchos sevillanos:

Flor del vergel sevillano,
sangre de tu santa tierra,
de la paz, no de la guerra,
jamás de Queipo de Llano.


COMENTARIO: Que la iglesia reconvirtió las antiguas fiestas “paganas” para adaptarlas al culto, el dogma o la liturgía católica y cristiana es cosa bien conocida, pero considerar la semana santa católica como fiesta “popular y de convivencia del pueblo sevillano” no parece que se pueda entender (al menos fuera de Sevilla). Que la República no suprimiera las procesiones y otros cultos religiosos (ya que son expresión de la libertad de cultos y conciencia de cada persona, que un Estado laico defiende, con total separación de lo público), no elimina el carácter confesional de la festividad. Nos parece muy bien que cada uno se monte la fiesta como quiera pero que la semana santa invada el espacio escolar, que se utilice a la infancia para proselitismo cofrade, que se gaste el dinero público en retrasnmitir una procesión tras otra por las televisiones públicas, que los ayuntamientos subvencionen o participen en estas liturgías católicas,… nos parece una clara vulneración de la laicidad.

Print Friendly, PDF & Email
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedInEmail this to someone

También te podría gustar...