El Código Civil de la democracia no puede ratificar los privilegios de la iglesia católica

Ante la inminente presentación del texto del nuevo Código Civil y Comercial sobre el cual se dictaminará, la Coalición Argentina por un Estado Laico reitera la necesidad de terminar con el carácter de persona jurídica pública de la ig

En poco tiempo más la Comisión Bicameral para la Reforma, Actualización y Unificación de los Códigos Civil y Comercial de la Nación dará a conocer un borrador de dictamen sobre el cual se definirá el texto que será llevado al recinto. En este contexto, desde la Coalición Argentina por un Estado Laico recordamos, como lo hiciéramos junto a otras organizaciones en las audiencias públicas, que urge otorgar a la iglesia católica el carácter de persona jurídica privada, al igual que a cualquier otra organización religiosa o de cualquier tipo.

Durante las audiencias públicas de todo el país gran cantidad de organizaciones, entre las que se cuentan la Coalición Argentina por un Estado Laico, la Federación Argentina de Lesbianas, Gays, Bisexuales y Trans, la Federación Argentina de Iglesias Evangélicas, la Asociación Civil Ateos de Mar del Plata, la Mesa Nacional por la Igualdad, entre otras, insistieron en la necesidad de modificar el artículo 146 del proyecto de Código eliminando el inciso c, para que todas las organizaciones se regulen como personas privadas y ninguna cuente con privilegios anacrónicos.

Cabe recordar que la redacción del proyecto viene a perpetuar una situación de privilegio insostenible, hecha explícita en nuestro Código Civil por el dictador Juan Carlos Onganía. Resulta llamativo y grave que el código civil de la democracia otorgue el carácter privilegiado de persona pública a la iglesia católica mientras que a los pueblos originarios de estas tierras, que sufrieron la persecución, el adoctrinamiento y el genocidio con la complicidad de aquella, se los relega al carácter de personas jurídicas privadas.

Principios constitucionales tan fundamentales como la igualdad ante la ley, la libertad de culto y de conciencia se encuentran agraviados por esta situación injusta, por lo que confiamos en que el Congreso de la Nación al definir el nuevo Código Civil y Comercial de la democracia sabrá reparar las inequidades históricas.

Este es el momento para empezar a desandar el camino de los privilegios y avanzar hacia un estado argentino verdaderamente laico respetuoso de todos sus ciudadanos y sus ciudadanas.


Haciendo clic acá podés leer la ponencia completa que CAEL presentó ante la Comisión Bicameral en 2012.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...