Adoctrinamiento en las aulas

Ultimamente, los Borjamaris y las Sorayas de Nuevas Generaciones, cachorros de la derecha carpetovetónica, andan un poco desatados. Amenazan con denunciar al profesorado que utilice la tarima a modo de minarete, cual ulema, para el adoctrinamiento. Viendo su campaña «Me quieren adoctrinar. Que no te líen» pudiera dar la impresión de un laicismo de tinte liberal tardíamente sobrevenido. Pero no van por ahí los tiros, no. A los hechos me remito.

Hace escasos días dos matemáticos dos, el físico Juan Carlos Gorostizaga, profesor de la Universidad del País Vasco y Milenko Bernadic, doctor por la Universidad de Murcia aseguraban que la Tierra no se mueve sino que es el Sol junto al resto del Universo los que giran en rededor nuestro. Ni orbita alrededor del Sol ni rota sobre sí misma, es el firmamento al completo el que se mueve. Nuestro compatriota, además, afirma que fue creada ex nihilo por un dios en seis días hace 6.000 años, mes arriba mes abajo, como nuestros antecesores Adán y Eva. También que nos portamos mal y que hubo un diluvio del copón, etcétera.

Esta semana la profesora Gloria Casanova de la Universidad Cardenal Herrera-CEU (fundada por la Asociación Católica de Propagandistas) declaraba a su alumnado: «aunque tu marido te sea infiel, la verdadera prueba de amor es seguir amándole con lágrimas en los ojos, como Jesús lloraba en la cruz» afirmando, a renglón seguido, «las mujeres maltratadas no deben separarse porque eso es amor» , para la profesora que imparte Doctrina Social de la Iglesia en la carrera de Periodismo, «el aborto en el caso de violación no es tolerable porque dentro de lo terrible de la violación sacas algo bueno, que es un hijo, un don de Dios».

Así que ya sabéis, queridas mías, si os violan que lo hagan, si no con amor, al menos de manera concienzuda y generosa, al tiempo que rogáis a Dios que la violación haya sido productiva. Que venga con regalo. Rematando la faena afirmó, la tal Gloria, la existencia de supuestos estudios «que demuestran que los niños de padres homosexuales tienen más trastornos de personalidad» pero ella, tan católicamente llena de caridad, siempre dejando una puerta a la esperanza afirmó con fe ciega que «la homosexualidad se puede reconducir». Así lo dice su conmilitón en el espíritu de Cristo y Decano de la Facultad de Psicología de la Universidad de Sevilla, Antonio Aguilera Jiménez, que lejos de rechazar a quienes padecen la psicopatología de la homosexualidad, los comprende y los cura.

Para los Borjamaris y las Sorayas, los hechos anteriormente descritos -geocentrismo, creacionismo, monoteísmo, machismo, homofobia- no constituyen adoctrinamiento y sí, la enseñanza de sus contrarios, -ciencia, ateísmo, feminismo, sexualidad-. Aquellos son pertenecientes al Orden Natural de las cosas instaurado por Dios hace 6.000 años, semana arriba, semana abajo; y, éstos, al Caos que reiteradamente es promovido por los enemigos de España. Armados con la Doctrina de la Iglesia, Borjamaris y Sorayas denunciarán a quien se atreva adoctrinar mediante la falsa razón laica.

Print Friendly, PDF & Email
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedInEmail this to someone

También te podría gustar...