¿Más laicidad en el PSOE?

El presidente del congreso socialista de Sevilla y líder andaluz, José Antonio Griñán, cerró la sesión de la mañana del sábado con una frase elocuente: «Id a votar con alegría y con espíritu laico, que todos estamos ganando». En efecto, la cuestión de la laicidad ha sobrevolado el cónclave con serias advertencias de denunciar los acuerdos Iglesia-Estado (1979), un tema blindado en el Gobierno de Zapatero, que pasó de practicar una laicización radical a realizar una política de mayor autonomía frente a las demandas de los obispos, según el análisis que presenta el sociólogo Rafael Díaz Salazar en su libro 'España laica' (Espasa). Ni las acusaciones tan graves de algunos prelados como que ciertas iniciativas legislativas del Ejecutivo socialista conducían «a la disolución de la democracia» o que hacían «retroceder la Declaración de Derechos Humanos» empujaron a una amenaza de revisar el Concordato.
Fuentes socialistas aseguran que Rubalcaba sabía que Chacón iba a utilizar el tema de la laicidad en su discurso y que el nuevo secretario general del partido tenía que hacerlo «para que no pareciera más blando que la exministra de Defensa». Estrategias aparte, es evidente que en el seno del PSOE hay una sensibilidad anticlerical, sobre todo ante lo que se considera el poder político de la Iglesia, un clima que ahora se ha acentuado por algunas de las primeras iniciativas del Gobierno de Rajoy que tienen que ver con la ley del aborto o la retirada de Educación para la Ciudadanía. Pese a que existe, también, un cierto desconocimiento del propio electorado del PSOE: según las investigaciones del CIS, la mitad de sus votantes quiere clase de Religión en la escuela pública. Por ejemplo.
Muchos creen que se trata de un aviso ante una posible alianza del PP con la Iglesia católica que, de visualizarse con fuerza, lo aprobado por el congreso tendría un recorrido más allá de un movimiento táctico para convertirse en posición estratégica. Rubalcaba utilizó un condicional para advertir de que si vosotros rompéis vuestra parte del consenso constitucional, nosotros, también. Desde ese prisma, sectores del PSOE defienden que Rubalcaba, educado en el pragmatismo, no se va a prestar a basar su acción política en banderas como el anticlericalismo, en una sociedad cada vez más plural. De haber ganado Chacón, conocida la trayectoria de algunos pesos pesados de su equipo, no habría habido ninguna duda.
Print Friendly, PDF & Email
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedInEmail this to someone

También te podría gustar...