Correa y «El Bigotes» callan sobre el pelotazo de la visita del Papa

imagen_7840.png

El cabecilla de la trama Gürtel, Francisco Correa, se ha negado a declarar ante el juez de la Audiencia Nacional, Pablo Ruz, que instruye el caso Gürtel e investiga el presunto pelotazo que resultó para la trama la visita del Papa a Valencia en 2006. El responsable de Orange Market, filial de la red en Valencia, Álvaro Pérez El Bigotes, ha adoptado la misma postura que Correa. Ahora es el turno del extesorero del PP, Pablo Crespo, imputado en la misma causa, que, previsiblemente, tomará la misma decisión.

Tanto El Bigotes como Crespo, antes de entrar en el juzgado, han apuntado que su decisión de no responder a las preguntas se debe a que consideran que el procedimiento “está contaminado” por las escuchas que el entonces instructor de la causa, Baltasar Garzón, autorizó entre abogados y reclusos. Ninguna de ellas afectó a Álvaro Pérez que, sin embargo, se ha acogido también a este argumento.

Correa ha llegado a la Audiencia Nacional en ambulancia debido a la claustrofobia que se le ha diagnosticado para viajar en furgón policial. A través de su letrado, trató de evitar este traslado pero el juez denegó la solicitud de que declarara por videoconferencia.

La investigación sostiene que en el contrato de sonorización de la visita del Papa a Valencia en 2006, que fue adjudicada por la Generalitat valenciana a Teconsa, esta empresa actuó como tapadera de la trama Gürtel, por lo que, tras cobrar, repartió parte de los 7,4 millones de euros que obtuvo por el contrato entre varias empresas relacionadas con la red corrupta.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedInEmail this to someone

Quizás te interese