Anuncian protestas contra privilegios e irregularidades enseñanza concertada

Las organizaciones CGT, Mhuel, Stea y Marea Verde se han unido para denunciar los privilegios y las irregularidades de la enseñanza concertada en Aragón, además de para exigir la salida de la religión de las aulas, una denuncia que llevarán a las calles a partir de enero de 2013.

Así lo ha anunciado hoy Teresa Olalla, del sindicato CGT, quien ha señalado en una rueda de prensa que se niegan a aceptar el desmantelamiento de los servicios públicos y su privatización y que seguirán luchando "por una escuela pública, laica y de calidad", con movilizaciones en el segundo trimestre del curso escolar.

Olalla ha subrayado que desde 1986 se mantienen los conciertos educativos, que irán en aumento con las actuales políticas educativas, en detrimento de los recursos, del profesorado y de unidades de los centros públicos.

Ha puesto como ejemplo que el curso pasado había 50 programas para 78 centros públicos exclusivamente y que en el actual hay 49 para 68 colegios, también concertados, y la ampliación del programa Escuela 2.0 a los privados que tienen conciertos.

Además, ha agregado Olalla, los auxiliares de conversación han pasado de estar en 58 públicos a 47 entre públicos y privados y la convocatoria del programa de refuerzo educativo saldrá para ambos tipos de enseñanza.

En cuanto a los comedores, al suprimir la subvenciones a los públicos, ahora el precio mensual por alumno ha aumentado de 77 a 98 euros, mientras que los concertados ha bajado de 140 a 104 euros, una apuesta por la enseñanza concertada que según ha dicho se pone de manifiesto, asimismo, en los presupuestos de la comunidad para 2013, con recortes en educación especial, bilingüe o formación del profesorado.

Pero según Olalla "no acaban aquí" las denuncias realizadas por CGT, Mhuel, Stea y Marea Verde, quienes han detectado irregularidades en los conciertos, al mantener concertaciones de aulas vacías o con un mínimo de alumnos y, a la vez, suprimir clases y vías en la enseñanza pública, incluso en la misma zona.

Este sería el caso de los colegios concertados en la provincia de Zaragoza San Gabriel de Zuera, que mantiene en este curso una unidad de Infantil con doce alumnos, un número con el que se suprimen aulas en centros públicos, y Salesianos de La Almunia, en el que a fecha 14 de junio había dos grupos de primero de ESO con tres plazas ocupadas y 57 vacantes.

Junto a estas irregularidades en las matrículas, las cuatro entidades han denunciado el "desequilibrio" del alumnado más desfavorecido entre los centros públicos y los privados concertados, que "hacen una selección, aunque no de manera abierta", al exigir el pago obligatorio de actividades extraescolares o llevar uniforme, unos pagos a los que muchas familias no pueden hacer frente.

Un desequilibrio que, ha recordado, se puso de manifiesto en el último informe del Consejo Escolar de Aragón, relativo al curso 2010-2011, en el que se señalaba que el 78 por ciento de los alumnos extranjeros estaban matriculados en la enseñanza pública, el 20 por ciento en la concertad y el 2 por ciento en la privada.

Como tampoco es según Olalla equilibrado el reparto de alumnos con necesidades de apoyo educativo que se distribuyen, fundamentalmente, en la pública a la que los derivan desde la concertada.

Respecto a la educación religiosa, Asunción Villaverde, del Movimiento Hacia un Estado Laico (Mhuel), ha subrayado, tras decir que son respetuosos con todo tipo de creencias, que se oponen a los conciertos y que "bajo el mensaje de libertad de elección de centros lo que de verdad se oculta es la ausencia de libertad de conciencia".

"En la escuela se deben impartir saberes y conocimientos y no creencias", ha afirmado, al tiempo que ha informado de que se ha recortado en profesores, medios, becas y comedor pero no en clases de religión.

Mientras que Raúl Guerrero, del sindicato de Trabajadores de la Enseñanza de Aragón (Stea), ha reclamado que no se apruebe la futura ley educativa, Lomce, porque no mejora la calidad educativa, segrega, excluye y discrimina al alumnado, vuelve al adoctrinamiento en la educación, a la que privatiza, reduce la formación humanística y promueve una educación mercantilista y competitiva.

Para Alfonso Alegre, de la asociación Marea Verde, la Lomce "se carga las asignaturas caras", como música o tecnología, se centra en las asignaturas del informe Pisa, y está marcada por criterios ideológicos, además de promover la existencia de "centros de elite y centros ghetos" y de generar problemas en el mundo rural.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...