Unidad de acción ante el congreso de tinte «sexófobo» que organiza el Opus Dei

La próxima semana Miguel Sanz y Yolanda Barcina inaugurarán un congreso sobre ideología de género en la Universidad del Opus Dei. Las asociaciones en favor de los derechos de los homosexuales han organizado un congreso paralelo para denunciar

El primer Congreso Internacional de Identidad de Género, organizado por la Universidad de Navarra, ha cosechado como respuesta la unidad de acción de varias asociaciones feministas y en favor de los derechos de los homosexuales, bisexuales y transexuales. De esta forma ha nacido la Asamblea Divergente, que ha contraprogamado una serie de actividades a lo largo del mes de febrero, con las que ofrecerá una visión radicalmente diferente a los «planteamientos heterosexistas» en los que se fundamenta el congreso organizado por la Universidad del Opus Dei los días 9, 10 y 11.

Las Jornadas Divergentes arrancaron ayer con una charla sobre teoría Queer a cargo de Sejo Carrascosa. Las actividades -que abordarán temas como transexualidad, transformismo o feminismo- durarán hasta el día 25, cuando se impartirá el taller «Drag-Bitch. Reputifícate». Sin embargo, la fecha clave será el sábado 12, el día después al cierre del congreso del Opus Dei, cuando habrá una manifestación lúdico-reivindicativa que culminará con una comida popular en la sociedad Arrano y una fiesta por Alde Zaharra. El objetivo consiste en reivindicar la Iruñea que defiende la libertad y la diversidad, frente a las ideas «sexófobas» de quienes participan en el cónclave de la Universidad de Navarra. Y, además, dar un toque de atención al Gobierno y al Ayuntamiento de la capital navarra, ya que tanto el presidente, Miguel Sanz, como la alcaldesa de Iruñea, Yolanda Barcina, inaugurarán este I Congreso Internacional de Identidad de Género.

Según explica Josune Ortiz, una de las organizadoras de estas Jornadas Divergentes, el congreso sobre ideología de género pretende «ofrecer un supuesto respaldo científico al universo heterosexista del Opus Dei y UPN, que resulta discriminatorio y excluyente. Queremos denunciar la presencia allí de Barcina y Sanz, oficilizando ese acto y dándole cobertura». Asimismo, las distintas asociaciones critican que el Gobierno haya financiado con fondos públicos ese congreso.

La Asamblea Divergente ha emitido un manifiesto en defensa del derecho a construir la propia identidad y por la despatologización de todas las identidades y tendencias sexuales. Este texto ha recibido más de 300 firmas individuales, así como el apoyo de una veintena de colectivos. Además, ha abierto un blog para seguir la actualidad de la plataforma, recabar apoyos e informar de las actividades (divergenanitz-ak.blogspot.com).

Proyecto ilusionante

El congreso del Opus Dei -que en su carta de presentación ya indica que tiene por objetivo desacreditar la ideología de género, en beneficio de «otras propuestas realistas que respondan a una antropología más adecuada sobre el ser humano, varón y mujer»- ha supuesto un revulsivo y ha permitido reactivar, unir y reforzar los lazos entre distintos colectivos que defienden la libertad sexual, según explicó Josune Ortiz. Las distintas asociaciones se han visto atacadas por las «retrógradas ideologías sexistas del Opus Dei y UPN» y se han aunado en una plataforma que ha generado ilusión y expectativas. «Puede decirse que les ha salido el tiro por la culata», apuntó Ortiz

A diferencia del congreso, todas las Jornadas Divergentes han sido completamente autogestionadas por los distintos colectivos y no cuentan con ningún tipo de respaldo por parte de las instituciones.

Personajes polémicos que se darán cita en las conferencias sobre género

Varios ponentes del congreso que celebrará el Opus Dei en Iruñea resultan polémicos. El más popular es el juez José Luis Requero, que compara la homosexualidad con la zoofilia. Sin embargo, los expertos internacionales no se le quedan a la zaga. Jane Adolphe considera que permitir la adopción a parejas del mismo sexo supone ir en contra de los derechos humanos, y otra ponente, Lucetta Scaraffia, que «los homosexuales no son discriminados, sino los hijos que quieren o quisieran tener». La última conferencia queda a cargo de Francesco D'Agostino, que opina que negar que la homosexualidad sea una enfermedad supone hurtarles «su derecho a curarse».

Print Friendly, PDF & Email
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedInEmail this to someone

También te podría gustar...