Madrid sólo tuvo 164.000 extranjeros más en la JMJ

imagen_5327.png

Cientos de miles de peregrinos un millón y medio, según algunas estimaciones llenaron Madrid durante la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ), celebrada entre el 16 y el 21 de agosto. Sin embargo, la JMJ no aportó tantos visitantes extranjeros como preveían los organizadores. Los datos de la Encuesta de Movimientos Turísticos en Fronteras (Frontur) evidencian que durante todo este mes de agosto sólo hubo en Madrid 164.454 visitantes extranjeros más que en el mismo periodo de 2010.

Incluso suponiendo que estos visitantes hubieran venido en su totalidad a la JMJ que duró cinco días, la cifra, que supone un aumento del 42,6% respecto a 2010, queda lejos de las previsiones. El director ejecutivo de la JMJ, Yago de la Cierva, dijo a Efe antes del evento que contaban con medio millón de peregrinos extranjeros. A nivel estatal, el número de visitantes extranjeros creció en agosto en un 9,4% hasta los 656.524. Además, de los 550.496 extranjeros que llegaron a Madrid en agosto, más de 200.000 procedían de países con escasa presencia de católicos, como Reino Unido o Alemania. Sin embargo, de uno de los países más católicos, Irlanda, sólo llegaron 764 en todo el mes.

Por otro lado, el presidente de Europa Laica, Francisco Delgado, volvió a criticar ayer la JMJ advirtiendo que, además del "despilfarro" de fondos públicos, la visita papal demostró la complicidad entre la Iglesia Católica y el ámbito político, impropia de un estado aconfesional". La organización presentó ayer 17 propuestas que, bajo el título "Compromiso para la construcción de un estado laico", se enviarán a todos los grupos políticos con el objetivo de avanzar hacia un modelo laico tras las elecciones del 20-N. Así, proponen, entre otras medidas, la retirada de las subvenciones a los colegios católicos, la eliminación del delito de ofensa a los sentimientos religiosos y la derogación de los acuerdos con la Santa Sede y del Concordato.

Ratzinger, en Alemania

Mientras, el papa, de viaje por Alemania, hizo ayer una visita histórica a Erfurt, la cuna del protestantismo. Allí presidió junto a Nikolaus Schneider, presidente del Consejo de la Iglesia Evangélica Alemana, una ceremonia en el convento de los Agustinos, donde Martín Lutero, impulsor de la reforma protestante, vivió y ejerció. En ella, el papa resaltó los "elementos de unidad" existentes entre ambas religiones y aseguró que Jesús reza por la unidad de los cristianos.

Antes mantuvo un encuentro en Berlín con representantes del Islam. Allí reconoció a la comunidad musulmana como un "rasgo distintivo" de la Alemania actual y abogó por mejorar "el conocimiento y la comprensión" entre ambas religiones.

Print Friendly
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedInEmail this to someone

Quizás te interese