Los Legionarios de Cristo, a la conquista de Madrid

imagen_6311.png

La batalla ya ha comenzado, aunque sorda, sin armas, a puro golpe de influencias. Los protagonistas son los Legionarios de Cristo, la orden creada por el extinto Marcial Maciel, y el escenario es el nuevo mapa del poder en España tras la arrolladora victoria del Partido Popular (PP) en las últimas elecciones generales. Junto con Mariano Rajoy se aprestan a ocupar posiciones claves en el nuevo gobierno personajes íntimamente ligados a la orden cristera, aunque la punta de lanza es, sin duda, Ana Botella, la esposa del ex presidente José María Aznar, quien se prepara para el asalto definitivo a la alcaldía de Madrid.

El objetivo primordial es reponerse del ostracismo al que se han visto relegados durante los últimos siete años los miembros de la Legión. Abrumados por la intervención vaticana en la orden luego de los numerosos escándalos, ahora se aprestan a concluir la pérdida de poder que tuvieron bajo el gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero. “No sé si ahora en los cenáculos de la derecha, en los salones distinguidos de Madrid, se seguirá presumiendo de ser legionario; pero yo creo que allí se comulga absolutamente con las ideas, con los postulados de la Legión (…) con la cerrazón, con el rigor en materia sexual llevado al extremo, con el activismo incesante”, explica Jesús Rodríguez, el periodista autor del libro La confesión. Las extrañas andanzas de Marcial Maciel y otros misterios de la Legión de Cristo, publicado por la editorial Debate. El gobierno del PP, afirmó Rodríguez en una reciente entrevista a la Cadena Ser, “supondrá una nueva válvula de escape para los Legionarios, que aspirarán a una época de más esplendor que la que han vivido con el gobierno socialista”.

Ana Botella, José María Aznar, Mariano Rajoy y su esposa celebran la victoria con la secretaria general del PP, y su dirigente. Foto: Jon Nazca/ Reuters

¡SE VIENE EL BOTELLAZO!

Las pintas aparecieron en algunas esquinas de la capital española y al principio pocos entendieron a qué se referían: el imparable ascenso de Ana Botella a la alcaldía de Madrid. La esposa del ex presidente de gobierno José María Aznar, en una reciente entrevista para la revista Vanity Fair, negó su pertenencia activa a la Legión. Para Rodríguez, en cambio, no hay dudas de que Botella es la figura más influyente cercana a la Orden, y quién más ha contribuido a que los seguidores de Maciel aumenten su poder en el PP. Primera en la lista de concejales electos por la derecha en las últimas elecciones municipales de mayo, todos los corrillos políticos coinciden en afirmar que se transformará pronto en alcaldesa de la capital cuando el actual regidor, Alberto Ruíz Gallardón, pase a formar parte del gabinete de ministros de Mariano Rajoy.

Daniel Sada Castaño, empresario miembro de la Legión. Foto: Archivo

Mientras su marido, José María Aznar, gobernaba el país entre 1996 y 2004, la Legión tuvo en España su época dorada. “En aquella época, Botella aún no había iniciado una carrera política propia, pero sí empezó a gestar una estructura de acción pública en materia social con varias ONG, en la que contó como principal asesor con el empresario Daniel Sada Castaño, a la sazón “el hombre con corbata de los Legionarios en España”, explica Rodríguez. La otra pata importante del poder legionario durante los últimos años es la Universidad Francisco de Vitoria de Madrid, de donde han salido cuadros intermedios muy impregnados por las ideas cristeras; Macarena, la hermana de Botella, es la actual directora de Relaciones Institucionales de esta casa de estudios, y otros altos cargos también están vinculados al partido, como es el caso de la mujer del ex ministro Ángel Acebes, directora de la carrera de Enfermería.

Algunas intervenciones públicas de Botella explican a qué le temen los madrileños cuando hablan del inminente “botellazo”: cuando se encontraba a cargo de Medio Ambiente de la ciudad, a principios de este año, afirmó que la excesiva polución de Madrid “no es nociva para los ciudadanos”, y cuando se le cuestionó que las calles estaban muy sucias afirmó que los mendigos eran “una dificultad añadida” a la limpieza, y no dudó en señalar a los grafitis como “foco de suciedad”. En un congreso de Medio Ambiente dejó estupefacta a la audiencia al afirmar que “el planeta debe estar al servicio del hombre”, en sintonía con las posiciones antiecologistas de su marido.

Universidad Francisco de Vitoria, propiedad de los legionarios. Foto: Archivo

Ordenación de Legionarios de Cristo en el Vaticano. Foto: Jon Nazca-Reuters

Pero cuando Botella muestra su verdadera garra es cuando se mete con cuestiones “sensibles” a la mentalidad cristera: en un paupérrimo libro de cuentos que publicó en 2009 dedicado, entre otros temas, a apostrofar contra el aborto, afirmó que las reivindicaciones a favor de la igualdad de género “son ya innecesarias”, y en una entrevista a la Cadena Ser en 2008, en la que despotricaba contra la nueva ley del aborto aprobada por los socialistas, afirmó que “todos los ciudadanos han visto esas escenas realmente espeluznantes de niños de siete meses de gestación en las trituradoras”. Le preguntaron después que de dónde había sacado esa información, pero nunca pudo corroborarla.

Convencida de que ser gay es una enfermedad, atacó la ley de matrimonio homosexual promovida por el Partido Socialista Obrero Español (PSOE) afirmando que “las manzanas no son peras. Si se suman una manzana y una pera nunca pueden dar dos manzanas”. En 2003, cuando aún era la Primera Dama, a alguien se le ocurrió preguntarle qué pensaba de la violencia de género, un tema acuciante en España, donde se producen centenares de asesinatos de mujeres por este motivo: “La Cenicienta es un ejemplo para nuestra vida por los valores que representa. Recibe los malos tratos sin rechistar, busca consuelo en el recuerdo de su madre”, fue su insólita respuesta.

SON LEGIÓN

Pero Botella es sólo parte de la andanada. La Legión de Cristo tiene una larga historia en España: llegó para quedarse en 1946, de la mano de Íñigo de Oriol y de Alberto Martín Artajo (ministro de Relaciones Exteriores del dictador Francisco Franco). Durante el franquismo la Legión encontró el clima propicio para desarrollarse, aunque su poder fue siempre opacado por el Opus Dei, grupo con el que también se enfrentó en México, como revela Alfonso Torres en su libro La prodigiosa aventura de los Legionarios de Cristo.

Además de los Aznar, uno de sus “guerreros” más fieles en España ha sido Gustavo Villapalos, el ultracatólico que llegó a ser rector de la Universidad Complutense, y quien más ha hecho por instalar la Universidad Francisco de Vitoria como casa de estudio legítima a pesar de la dudosa ciencia que allí se enseña. A Villapalos lo secunda José María Michavila, otro de los hombres del PP fuertemente vinculados a la Legión, y quien posiblemente ocupe un cargo importante en el gobierno de Rajoy. Cuando era secretario general de la Complutense, Michavila viajó a México con el objetivo de conocer el funcionamiento de la universidad de los Legionarios, la Anáhuac, y cuando regresó trajo la receta para conseguir que la Complutense reconociera a la Francisco de Vitoria como universidad “adscripta”, abriéndole de ese modo las puertas al alumnado de clase alta que tanto codicia tener entre sus muros.

Otro legionario que pisa fuerte en el entorno de Botella es el empresario Daniel Sada Castaño, ex director de Educación y Cultura en el anterior gobierno de Aznar y fundador de la IUVE, la principal organización estudiantil de los legionarios puesta en pie en la Complutense mientras Villapalos era rector. Sada protagonizó sonoros choques con el Opus Dei durante el gobierno de Aznar, tanto que el socialista Alfonso Guerra, ex vicepresidente del gobierno, llegó a afirmar que “hasta el matrimonio Aznar tiene enfrentamientos, y por un lío de faldas… Uno está por las faldas del Opus y el otro por las de los Legionarios de Cristo”. Para Sada, el Opus es un nido de “liberales”, y en el PP hay quien afirma con sorna que gracias a los Legionarios la vieja orden fundada por Josemaría Escrivá de Balaguer luce moderada.

El poder de la Legión llega más lejos. Según datos de la propia orden, en España residen 40 mil de los 400 mil seguidores que tienen en todo el mundo y, además de la Universidad Francisco de Vitoria, que ya cuenta con cinco mil alumnos, los Legionarios tienen un seminario en Salamanca, un centro vocacional en Ontaneda, en Cantabria, y nueve colegios ubicados estratégicamente en Madrid, Barcelona, Sevilla, Valencia y Jerez, donde todavía se separa a los niños por sexo y se imparten las más absurdas teorías en materias tan diversas como la salud reproductiva, el origen del universo o las relaciones sexuales. A esta estructura se suma una potente red de casas de apostolados, academias de inglés, clubes juveniles y centros de asesoría familiar.

En el libro Los documentos secretos de los Legionarios de Cristo, su autor, José Martínez de Velasco, afirma que también pertenecen o simpatizan con la orden la millonaria Alicia Koplowitz, una de las mujeres más ricas del país; los arzobispos de Toledo y Valencia; el mismísimo Ángel Acebes —ex ministro de Aznar hoy caído en desgracia en la interna del PP—, y aun algunos miembros de la influyente familia Oriol que, aunque desencantados y habiendo renunciado a la orden los hermanos sacerdotes Ignacio, Santiago y Juan, cuentan aún con su hermana Malén, quien encabeza a las Señoritas Consagradas.

A estos perfiles recurrirá Botella casi con seguridad para armar su futuro gobierno madrileño, y será la próxima lucha de la orden por recuperar terreno contra el militante Opus o con la declinante Comunión y Liberación, otro de los grupos católicos, junto con Los Kikos de Camino Neocatecumenal, una de las sectas más radicales dirigida por el popular Kiko Argüello.

Kiko Argüello, dirigente de Camino Neocatecumenal. Foto: Archivo

Archivos de imagen relacionados

  • Legionarios Botella
  • Legionarios DanielSada
  • Legionarios Universidad F Vitoria
  • Legionarios curas
  • Kiko Neocatecumenal
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedInEmail this to someone

Quizás te interese