11-11-11: el fin del mundo (otra vez)

Teorías, maldiciones y propuestas sobre la llegada del nuevo apocalipsis

Cada vez que el calendario se pone caprichoso, los profetas del apocalipsis salen de la cueva. Esta ocasión es especial: se acerca el 11 de noviembre de 2011, el 11-11-11, una oportunidad inmejorable para vaticinar el fin del mundo… o para hacerse rico.

Solo hay una posibilidad de que el fin del mundo no llegue el próximo 11 de noviembre de 2011. Que lo haga antes, concretamente este 27 de septiembre, cuando el cometa Elenin impacte contra la Tierra y deje a su paso todo tipo de catástrofes naturales. Esta es la cruda premonición, desbaratada por todos los científicos serios, empezando por la NASA, que estos días están haciendo los agoreros que oportunamente reaparecen cada vez que un fenómeno astronómico o una fecha especial les da pie para ello.

11 del 11 del 11. O si lo prefieren: 11-11-11. El fin del mundo está aquí, de nuevo, como cuando el predicador Harold Camping anunció (y a muchos convenció) que la Tierra se destruiría el pasado 21 de mayo. O como cuando diez días antes alguien vaticinó que un terremoto destruiría Roma y consiguió atemorizar a la población. O, sin ir más lejos, como cuando hace apenas dos semanas un pastor cubano se encerró con sus fieles en La Habana convencido de que solo ellos se salvarían del tsunami que iba a arrasar la ciudad.

Son los mismos, falsos científicos y pseudoprofetas, que vaticinan mediante multitud de teorías, que llevan siempre al mismo sitio, que la Tierra dejará de existir en 2012, y a los que ahora les ha saltado la alarma ante una fecha realmente llamativa, y que tardará un siglo en repetirse. Mucho más allá de ser un día capicúa, la llegada del 11-11-11 ha sembrado la red de todo tipo de teorías apocalípticas, que han calado en los más crédulos de los foros.

La maldición de una fecha y la numerología

Para empezar, desde el punto de vista de la Numerología nada hay que sostenga que esta fecha arrastra una maldición detrás, ya que según esta disciplina el 2011 hay que descomponerlo en 2+0+1+1, con lo que da como resultado el 4. Es decir, el día ya no será capicúa ni tendrá todas sus cifras iguales. Tampoco tiene sentido recurrir a las interpretaciones literales de las Escrituras ya que es un error intentar comprenderlas fuera del contexto en el que fueron escritas.

¿Cuándo se acabará, por tanto, el mundo? Por supuesto, nadie lo sabe, aunque hay quien ha intentado tranquilizar a la parroquia echando mano de aquellos que alguna vez se han lanzado a aventurarlo. Es lo que hizo estos días, por ejemplo, la web de la mexicana Univisión, que optó por recurrir a lo que el astrónomo y astrofísico Carl Sagan dejó escrito en su obra “Cosmos”: “Dentro de varios miles de millones de años habrá un día perfecto. Entonces, a partir de un período de millones de años el Sol comenzará a hincharse, la Tierra se calentará, la mayoría de las formas de vida desaparecerán, el mar se retirará dejando libres las costas, los océanos comenzarán a evaporarse y la atmósfera escapará al espacio. A medida que el Sol avance hacia una gran estrella roja y gigantesca, la Tierra se secará, quedará árida, sin aire. Eventualmente el Sol tragará nuestro mundo y todo habrá acabado”.

Varios miles de millones de años. Tiempo más que suficiente, por tanto, para seguir viviendo como si tal cosa. ¿Y cómo se puede celebrar el 11 del 11 del 11? De momento, en España la ONCE ha aprovechado que el Pisuerga pasará ese día por Valladolid para crear un “sorteo único” en el que repartirá 22 millones de euros mediante un “gordo” de once millones y otros 11 premios de un millón de euros cada uno.

Piénselo bien: el 11 de noviembre puede ser el día en el que usted se haga rico. Siempre y cuando, claro está, no se cumpla precisamente esa fecha la profecía, en cuyo caso habrá tirado el dinero que haya gastado.

Archivos de imagen relacionados

  • cometa elenin
Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...