Polémica entre el Síndic y Educación por las clases de religión islámica en los colegios

José Cholbi aclara que se equivocó al interpretar que la consejería implantaría la materia el próximo curso

Las clases de religión islámica en las aulas públicas deberán esperar. La Sindicatura de Greuges y la Consejería de Educación han protagonizado hoy una polémica en torno a este asunto que ha comenzado con una nota difundida por José Cholbi. El defensor del pueblo valenciano se atribuía en el comunicado haber "logrado" incluir las clases de religión islámica en los centros públicos a partir del próximo curso, siempre y cuando "la Unión de Comunidades Islámicas aporte la documentación necesaria del profesorado cualificado en la materia". La Consejería de Educación lo ha negado "rotundamente" poco después, y al final Cholbi ha admitido que se trata de un error.

Cholbi admitió a trámite una queja presentada por el coordinador de la Unión de Comunidades Islámicas de la Comunidad Valenciana en la que se lamentaba de que ningún centro público impartiera clases de religión islámica. Una vez estudiada la queja fue remitida a Educación, y sugería al consejero, Alejandro Font de Mora, realizar un estudio sobre las necesidades reales de los centros educativos. La consejería, según el Síndic, "aceptaba su propuesta" y subrayaba "su derecho a mostrar su aquiescencia respecto al profesorado designado por la Federación de Comunidades Islámicas, por reunir las competencias y requisitos legales".

Sin embargo, la consejería ha destacado poco después de conocer la primera nota del Síndic que en la documentación que remitió a la institución señaló "que no se podía aceptar esta petición por el desconocimiento de la demanda del alumnado y porque el profesorado no responde a los requisitos para impartir docencia en el Estado español".

El Síndic ha admitido esta tarde el error y ha lamentado la confusión. Según la oficina de comunicación del Síndic, este "interpretó que la respuesta de la consejería de Educación suponía la aceptación parcial para elaborar un calendario para impartir dichas clases". Sin embargo, lo que manifestó Educación es "la predisposición a elaborar un estudio en el ámbito de las competencias propias de la consejería para la detección de la posible demanda de implantación de clase de religión islámica".

Mientras tanto, Majed Khadem, representante de la comunidad islámica en Alicante, recuerda que llevaban años con esta reivindicación para que sus hijos puedan "estudiar su religión en clase, como hacen los demás, una medida que en Zaragoza o Melilla llevan años aplicando". Khadem asegura que hay demanda suficiente de niños y profesorado cualificado, y no entiende "los reparos y problemas" de la consejería valenciana.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...