Grupos laicos estudian si Rouco ha incurrido en delito al relacionar laicismo y nazismo

“Por si hubiera motivo para denunciar a este y a otros jerarcas ante los tribunales de Justicia”

La asociación Europa Laica ha dejado ver su indignación por las palabras del cardenal arzobispo de Madrid y presidente de la Conferencia Episcopal Española, Antonio María Rouco Varela, quien el martes arremetió contra “todo aquello que discrepe del dogma católico”. En su discurso en el sínodo de los obispos en Roma, el jerarca católico llegó a relacionar laicismo y nazismo, algo en lo que los laicos ven “un nuevo intento de desprestigiar y atentar contra la filosofía laicista, que postula la emancipación del ser humano, la protección y defensa de la libertad de conciencia, la separación Iglesia-Estado y que defiende, frente a ideas totalitarias del catolicismo, que el ser humano está dotado de conciencia propia y tiene el derecho a vivir libremente sus propias convicciones”.

En el citado discurso, Rouco se refirió a un “laicismo radical, que desembocó en los totalitariosmos del siglo XX”. Sus palabras no han gustado nada a los laicos, que están analizando “estas y otras declaraciones de diversos jerarcas católicos, por si hubiera motivo para denunciarlos ante los tribunales de justicia”.

Podría haber delito
Europa Laica apela en concreto a la Fiscalía del Estado pues, según creen, debería estudiar las palabras del cardenal “por si fueran constitutivas de un presunto delito de alguna de las formas indirectas de apología del terrorismo o vulneran el código penal en su artículo 525.2 que expresa que ‘incurrirán en delito los que hagan públicamente escarnio, de palabra o por escrito, de quienes no profesan religión o creencia alguna”.

Las pretensiones de Rouco
El grupo indica que el presidente de los obispos ha actuado motivado por tres pretensiones claras y “muy preocupantes”. La primera, “difamar e insultar para confundir a la opinión pública”. La segunda, “atacar al estado y a la sociedad civil, con la pretensión de seguir disfrutando de los enormes privilegios de los que goza en el estado confesional español”, y la última, “alentar a sus bases más integristas contra ideas diferente al dogma y postulados católicos, conminándolos a luchar contra ellos”.

Obispos intolerantes
“No es la primera vez que representantes de la Conferencia Episcopal insultan y ofenden las creencias de personas que no profesan la fe católica, o que incluso siendo católicos estiman que el laicismo es un principio indisociable de un sistema político verdaderamente democrático”, lamentan los laicos.

Iglesia colaboracionista
En su opinión, “la jerarquía católica no debería estar muy satisfecha” de sí misma, pues en su caso es indudable que “amparó, defendió y protegió regímenes totalitarios como el nazismo alemán, el fascismo de Mussolini –que le premió otorgándole el estatuto de Estado Ciudad del Vaticano-, la dictadora franquista, y la de Pinochet entre otras”.

Print Friendly, PDF & Email

También te podría gustar...